miércoles, 19 enero 2022

“La mayoría de los particulares no están preparados para la renta telemática”

Los asesores fiscales cobran más protagonismo que nunca tras la negativa de Hacienda a realizar declaraciones presenciales, que se suma al aplazamiento previsto por las entidades financieras colaboradoras. Algunos admiten a NavarraCapital.es que ya están recibiendo más carga de trabajo que en ejercicios anteriores. Y hay quienes vaticinan “un aluvión” de peticiones, debido a las dudas y la inseguridad de los contribuyentes.

Cristina Catalán
Pamplona - 6 mayo, 2020

Este año, los contribuyentes no podrán hacer declaraciones presenciales en Hacienda. (Foto: cedida)

La mayoría de ellos comienzan la primera campaña de la renta no presencial con una carga extra de trabajo, que se suma al que ya estaban afrontando tras la modificaron de los plazos para abonar ciertos impuestos. Por eso, los asesores fiscales van a ser fundamentales en esta campaña, marcada por la pandemia del coronavirus.

En primer lugar, Hacienda Foral de Navarra no atenderá a los contribuyentes en sus oficinas. Y, además, las entidades financieras colaboradoras señalaron, tal y como avanzó NavarraCapital.es este martes, que tardarán unos días en poder realizar declaraciones telemáticas y que las presenciales comenzarán en junio, siempre y cuando se den las circunstancias adecuadas.

Laura Revuelta: “Espero un aluvión inicial de peticiones para hacer la renta”.

Varios asesores fiscales consultados por este medio resaltan que la situación en estos momentos es muy cambiante y evoluciona día a día. De modo que las futuras decisiones del Gobierno foral y la propia marcha de la desescalada marcarán los tiempos. Este mismo lunes, algunos recibieron formación para conocer más a fondo las novedades de este ejercicio a la hora de elaborar las declaraciones vía online. En muchos casos, por tanto, hay inquietud e incertidumbre.

LA VISIÓN DE LOS PROFESIONALES

El trabajo se acumula, por ejemplo, en el despacho de Laura Revuelta Gutiérrez, que ya ha notado un aumento de peticiones para realizar declaraciones de la renta. “El número de clientes que me han solicitado el servicio es un 50 % superior a otros años. Luego habrá que comprobar las que realmente llegaré a realizar”, analiza.

Laura Revuelta: Lo peor es que a las asesorías se nos están solapando muchos plazos y esto está provocando una gran carga de trabajo”.

Esta asesora se muestra convencida de que aún le llegará “un aluvión” de peticiones tanto en los próximos días como cuando se aproxime el final de la campaña.

“Inicialmente, los clientes tendrán reticencias a usar los procesos remotos y un desconocimiento de los mecanismos. Además, muchos contribuyentes creen que el primero que hace la declaración es el primero al que le devuelven, cosa que no es cierta en muchos casos. Pasados los primeros días, se estabilizarán las peticiones, pero una vez agotadas las citas telefónicas, los clientes volverán a contactar con su asesor para llegar al plazo (finaliza el 20 de julio)“, vaticina.

Sin embargo, recuerda que ella y sus colegas están acostumbrados a trabajar en remoto, tanto con clientes como, sobre todo, con Hacienda. “No notaremos mucho cambio en ese sentido. Desde el punto de vista del cliente, sí que cambia el proceso radicalmente. Estaban acostumbrados a ir físicamente y salir con la declaración hecha. Creo que va a ser más complicado para los particulares cambiar el chip, no tanto para las empresas. Lo peor es que a las asesorías se nos están solapando muchos plazos y esto está provocando una gran carga de trabajo”.

Ana Mateo Celaya, socia y responsable del departamento fiscal de Itzea, apunta que, por el momento, no ha recibido más peticiones este año. Pero intuye que le remitirán “numerosas” dudas “cuando el contribuyente se encuentre con dificultades para acceder al servicio de renta guiada facilitado por el Gobierno de Navarra”.

Ana Mateo Celaya: “El cese de actividad ha provocado una reducción de los ingresos. Por eso, los contribuyentes cuya renta es con resultado a devolver querrán tenerla hecha cuanto antes”.

De hecho, prevé que este inicio de campaña va a ser “muy complicado”. El motivo: que las personas a quienes Hacienda enviaba la declaración por correo postal ahora tienen que obtenerla vía web: “Para algunos es difícil acceder a ella”.

Y, por otro lado, también cree que surgirán dificultades entre quienes solían pedir cita previa los primeros días de campaña para hacer la declaración presencial. Porque muchas personas no están familiarizadas con las nuevas tecnologías: “A esto se añade que, dada la situación de crisis que estamos viviendo, el cese de actividad ha provocado una reducción de los ingresos. Los contribuyentes cuya renta es con resultado a devolver querrán tenerla hecha cuanto antes. En general, lo vemos complicado, con gran incertidumbre y preocupación“. 

Ana Mateo Celaya: “En función de cómo se desarrolle la campaña, puede ser que Hacienda tenga que poner en marcha mecanismos para acelerar el proceso”.

En principio, atisba que esta campaña se va a desarrollar de manera “lenta”, puesto que a los contribuyentes “les va a generar mucha inseguridad”. Porque si bien se trata de “un sistema guiado”, es una materia que desconocen y les van a surgir infinidad de dudas, especialmente al principio de la campaña.

“Posteriormente y en función de cómo se desarrolle la campaña, puede ser que Hacienda tenga que poner en marcha mecanismos para acelerar el proceso. Deseamos equivocarnos, pero salvo que el sistema sea muy claro e intuitivo, la mayor parte de los contribuyentes no están preparados para realizar la declaración de la renta de esta manera. Quizá aquellas declaraciones que sean muy sencillas, únicamente con rendimientos de trabajo, no generen problemas, pero el resto lo vemos muy complicado. Las llamadas de consultas van a ser más que numerosas”, incide.

LOS PROCESOS

Algunos asesores, como los que integran OHRconsideran que su actividad no será muy distinta desde el punto de vista técnico a la de otros ejercicios, aunque sí están recibiendo más peticiones que de costumbre. Óscar Hortigüela, socio director de la empresa, señala que su equipo está acostumbrado a trabajar de forma telemática.

En su caso, primero solicitan al cliente que rellene un sencillo formulario para conocer el volumen de trabajo que requiere su declaración y, en consecuencia, establecer un presupuesto. Después, si el contribuyente desea el servicio, reciben la documentación escaneada en un repositorio seguro y preparan la declaración.

Óscar Hortigüela: “Con una buena organización, no debería existir ningún obstáculo para que la campaña se desarrolle de forma ordenada”.

“Debemos tener en cuenta que la mayor parte de los conceptos reflejados en la declaración (rendimientos de trabajo, capital mobiliario, donativos, deducción en vivienda…) vienen recogidos en las declaraciones anuales informativas presentadas a Hacienda por las diferentes entidades obligadas a ello. De este modo, con el PIN del contribuyente es posible descargar telemáticamente una buena parte de la información fiscal necesaria”, precisa.

Los datos restantes no disponibles en Hacienda se recopilan a través de unas plantillas que ellos mismos facilitan a sus clientes. Y, de manera complementaria, se les presta la atención telefónica necesaria para poder completarla: “Por tanto, con una buena organización del trabajo, no debería existir ningún obstáculo para que la campaña de la renta se desarrolle de forma ordenada”.

Entra aquí para leer más información sobre coronavirus.


To Top