sábado, 15 diciembre 2018

La sociedad Corralizas y Electra apuesta por potenciar la economía y la cultura en Artajona

Surgida a finales del siglo XIX y de la que forman parte todas las familias de Artajona, patrocina este fin de semana las jornadas sobre empoderamiento y PYME ‘El líder imperfecto’.

Yosune Villanueva
Artajona - 28 septiembre, 2018

Ángel María Úsar finaliza la presidencia de la Asociación en mayo, tras 8 años en el cargo y 8 más en que estuvo en torno al año 2.000. (FOTOS: David Muñiz)

Ángel María Úsar finaliza la presidencia de la Asociación en mayo, tras 8 años en el cargo y 8 más en que estuvo en torno al año 2.000. (FOTOS: David Muñiz)

La adquisición de la Ermita de Artajona y la obra de un espacio cultural en el centro del pueblo son la punta del iceberg de una apuesta por el desarrollo económico y cultural de la localidad de Artajona que se inicia este fin de semana con las jornadas del Líder Imperfecto. Hablamos con Ángel María Úsar Echarri, presidente de la Sociedad de Corralizas y Electra de Artajona.

¿Cuál es el origen y los objetivos de la organización que preside, Corralizas y Electra de Artajona?

La sociedad nació hacia el año 1865, entonces solo se llamaba Sociedad de Corralizas, y vino a raíz de las famosas desamortizaciones, sobre todo de comunales, que se pusieron a la venta en casi todos los pueblos por la crisis económica tras las guerras carlistas y porque los ayuntamientos necesitaban dinero. Como eran a pública subasta y se corría el riesgo de que grandes terratenientes las compraran, en Artajona, hubo un importante movimiento social, porque se quería preservar el patrimonio común. Así que los ricos de entonces, que se llamaban los grandes contribuyentes, pagaron por los terrenos y luego los donaron a toda la sociedad. Fue un gran gesto, porque las compraban a título personas y las devolvieron al pueblo, cosa que no hacía cualquiera.

La Sociedad tiene un presupuesto anual de medio millón de euros.

Con respecto a los objetivos, damos un servicio al pueblo. Inicialmente con ayudas puntuales y ahora con servicios de mayor envergadura.

En breve hablamos de esos proyectos de mayor envergadura, pero ¿quiénes forman esta Sociedad?

Desde el comienzo, estaba formada por el cabeza de familia de cada una de las casas de Artajona. Luego se cambiaron los estatutos y, hoy en día, cada familia decide quién le representa en la sociedad. En total, somos unos 500 socios, todas las familias del pueblo.

¿Cómo es su forma de funcionamiento, quién compone Corralizas y cómo se elige su junta directiva?

Nos regimos por unos estatus. El órgano decisorio de la sociedad es la Asamblea General de socios, los 500, y nos reunimos una vez al año. Y la que se reúne todos los meses según estatutos, aunque la realidad es que casi todos los viernes, es la Junta General, que se compone, igual que el ayuntamiento, de 9 miembros. Se elige cada cuatro años y no podemos estar más de dos legislaturas seguidas. Esta junta tiene unos límites, porque tenemos que pedir permiso a la Asamblea de socios si queremos hacer una inversión tanto de dinero como de tierras.

Hay dos términos que quedan fuera de esta sociedad: los elementos políticos y los religiosos, porque la sociedad es totalmente social, con fines sociales y no persigue otra cosa.

Usted es el actual presidente de esa Junta General, ¿cuáles son sus principales fuentes de financiación?

Inicialmente, las corralizas de pastos fueron la principal fuente de financiación. La Sociedad compró el antiguo Molino harinero de Larraga, para dar un servicio a los agricultores de Artajona. A partir de ahí, ese molino harinero se transformó en central hidroeléctrica para producir energía y se bombeaba agua desde Larraga hasta Artajona.

La actividad industrial, la agrícola y la ganadera, en ese orden, son las tres patas que sustentan la Sociedad.

Posteriormente, la sociedad Electra Tafalla-Olite puso a la venta la estación eléctrica que hay en Andión, Mendigorría, y la compramos también. Así que, entre las dos centrales, se suministró electricidad a todo el pueblo. En la actualidad, como eso ya no es posible, se vende a Iberdrola. De esta forma, la financiación pasó a tener una segunda fuente, que es la industrial. Al mismo tiempo, estas propiedades ganaderas se pusieron también en cultivo. Actualmente, la industrial, la agrícola y la ganadera, en ese orden, son las tres patas que sustentan a la sociedad.

¿Qué presupuesto aproximado manejan anualmente?

Unos 500-600.000 euros. Más de la mitad viene de la producción de energía eléctrica, después de las tierras de regadío que están arrendadas a los agricultores y la tercera es la vía ganadera. Hay algún otro ingreso, pero menor, nuestras tres fuentes de financiación son estas.

Van a construir un espacio escénico en el centro del pueblo que cuenta con un millón de presupuesto.

¿Qué tipo de servicios prestan a la sociedad de Artajona?

Siempre se han prestado servicios a la sociedad. Por ejemplo, las Corralizas trajeron el agua a Artajona por primera vez y se encargó de gestionarla hasta el año 70. Pero como estos servicios están subvencionados por el Gobierno de Navarra, que no da ayudas a sociedades así, se traspasó al ayuntamiento. También hemos dado subvenciones a asociaciones y a entidades de la localidad. Pero actualmente, estamos queriendo ser protagonistas en aspectos culturales y económicos de mayor envergadura.

Imagen de la Ermita de Artajona que ha adquirido la Asociación Corralizas y Electra.

Imagen de la Ermita de Artajona que ha adquirido la Asociación Corralizas y Electra.

Han terminado con las deudas de la reforma de las centrales y resulta que se meten en una nueva inversión, ¿porque acaban de adquirir la Ermita de Artajona?

Es que había que meterse. Teníamos que dar este servicio al pueblo. Desde la asamblea de marzo de 2017, nos metimos en tres proyectos importantes, de los cuales uno se nos ha caído:

  • Dotar a Artajona de banda ancha, algo tras lo que llevábamos mucho tiempo. Es como la carretera, si no estás bien comunicado, no tienes nada que hacer. A nivel industrial y social, es importante. Ahora se ha metido Orange, así que hemos dado un paso atrás, porque ellos dicen que ya la instalan.
  • Los famosos escombros son otro problema y estamos intentando buscar una solución.
  • En la tercera pata hay dos proyectos: La construcción de un espacio escénico o centro de desarrollo social y cultural ubicado en el centro del casco urbano de Artajona. El proyecto ya está encargado, nos va a costar alrededor de un millón de euros levantar el edificio en su totalidad y el ayuntamiento va a aportar los terrenos. Por otro lado, un grupo de gente joven inquieta de Artajona nos presentó la idea de liderar una especie de trabajo sociocultural turístico para intentar traer colectivos a realizar charlas, turismo e incluso a pernoctar alguna noche. Así que el sitio nos pareció perfecto el antiguo colegio de los Sagrados Corazones, la Erminta, un espacio muy grande que se va deteriorando y no queremos que eso ocurra.

La adquisición de la Ermita, donde va a tener lugar el encuentro ‘El líder imperfecto’, ha ascendido a 700.000 euros.

¿Podemos saber cuál ha sido el montante económico?

No llega al millón de euros, algo más de 700.000 euros. Queremos fomentar el turismo rural, incluso que los alumnos del colegio vayan a pasar unos días.

Corralizas también patrocina la próxima jornada ‘El Líder Imperfecto’. ¿Qué es lo que más les atrajo de este proyecto y cuáles puede ser, en su opinión, los principales beneficios u oportunidades que dicha iniciativa puede suponer para Artajona?

Ahí está Itineris Coma, que está trabajando para impulsar la actividad económica, cultural y turística en la zona y estamos encantados de apoyarles. Personalmente, nuestra asociación no tiene interés en hacerse propaganda, porque nuestro ámbito de actuación es exclusivamente Artajona, pero es importante que apoyemos este tipo de eventos que trabajan por reactivar la localidad.

‘El líder imperfecto’ celebrará sus primeras jornadas este próximo fin de semana, reuniendo a un grupo de profesionales de distintas áreas para debatir y poner en común ideas y conceptos sobre liderazgo, analizar su impacto en los programas de aprendizaje profesionales y empresariales, y proponer nuevos enfoques e iniciativas formativas.

En la Ermita, se pretende dar un espacio a nuevas empresas que necesiten un local.

Esta iniciativa queremos que sea la primera de otras actividades que se desarrollen en ese espacio del que estamos hablando, la Ermita. Queremos impulsar incluso iniciativas privadas de gente de Artajona que se quiera poner como autónoma, darles ahí un local, como una especie de nido de empresas. Darles ese espacio y ese servicio. Y si pueden ser empresas de tecnología elevada, mejor. Incluso empresas más manuales e industriales. Queremos apoyar temas socioeconómicos que dinamicen la economía de Artajona.

Al margen de la Ermita y del Líder Imperfecto, ¿qué otros proyectos mantienen a corto y medio plazo en la cartera para impulsar el desarrollo económico y social de Artajona?

Hemos de intentar darle vida a la Ermita, aunque todavía no sabemos el nombre que le vamos a dar. Queremos impulsar y captar proyectos de informática y alta tecnología, aunque sabemos que es difícil, ese es nuestro deseo.

¿Cómo ve Artajona en la actualidad? ¿Qué puntos fuertes destacaría del municipio y cuáles debería mejorar?

Por empezar por los puntos a mejorar, industrialmente, tenemos que mejorar. Desde que se marchó la fábrica de zapatos, se ha notado mucho, porque empleaba a muchas mujeres que tenían una autonomía económica y que llevaban un segundo sueldo a casa, lo que también conllevaba obras en las casas y tirón en la construcción y en muchas otras cosas. Eso se echa de menos.

Culturalmente, Artajona está bastante bien, bastante desarrollada, porque la gente se mueve entre las asociaciones y movimientos. Y socialmente, Artajona es un pueblo unido, no hay excesivos conflictos entre la gente, es bastante tolerante.

Para acceder a más noticias relacionadas con el mundo de la Economía en Navarra… LEER AQUÍ.


To Top