martes, 19 noviembre 2019

La tensa espera del sector agroalimentario

Los productores de Navarra contienen la respiración, mientras aguardan la resolución de las incógnitas que penden sobre su futuro. El Brexit y la posible imposición de aranceles a sus exportaciones a EEUU pueden obligarles a buscar nuevos mercados.

Miguel Bidegain
Pamplona - 14 octubre, 2019

El vino sería uno de los sectores más castigados por los aranceles de EEUU y el Brexit.

El sector agroalimentario navarro vive días de incertidumbre ante las consecuencias que pueden derivarse de dos serias amenazas para su futuro: la posible imposición de aranceles a las exportaciones a los Estados Unidos y el Brexit, que en la práctica se traduciría asimismo en aranceles a las ventas en el Reino Unido. En el caso de concretarse las peores previsiones, las empresas señalan que su única opción es buscar nuevos mercados, pero afirman que no podrán hacerlo sin apoyo institucional.

Por el momento, el Gobierno de Navarra apela a instancias superiores para reclamar negociaciones que eviten, o minimicen, los efectos negativos de ambos conflictos. La consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez, reivindicó, en la reunión del Consejo Consultivo de Política Agrícola para Asuntos Comunitarios recientemente celebrada en Madrid, una Política Agraria Común (PAC) “fuerte y unitaria” para paliar las posibles consecuencias de los aranceles anunciados por Estados Unidos, cuyo impacto en Navarra ascendería a 7,9 millones de euros en las exportaciones de vino, queso y aceite.

Itziar Gómez cifró en 194 millones de euros el impacto del Brexit y los aranceles de EEUU para el agro navarro.

Gómez consideró “preocupante” la nueva política comercial estadounidense en un momento “especialmente delicado” por las consecuencias que también conllevaría el Brexit, que afectaría a los mismos productos y a las exportaciones de verduras con un coste estimado de 186 millones de euros. Por eso, reclamó al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación “un plan de contingencia eficaz” para paliar los efectos negativos del Brexit.

Además, la consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo, participó en Bruselas en el Comité de las Regiones, organismo que aprobó una resolución instando a la Unión Europea a una negociación bilateral con Estados Unidos y a la activación de nuevas políticas de ayudas para las empresas afectadas.

LAS CIFRAS

Estados Unidos quiere imponer aranceles a más de 150 productos que compra en España, Alemania, Francia y el Reino Unido, como represalia a las ayudas que los cuatro países concedieron a Airbus, consideradas ilegales por la Organización Mundial del Comercio. Entre los productos que podrían ser gravados con recargos comerciales del 25 % figuran algunos que empresas navarras exportan a EEUU como vinos, aceites y quesos, con un impacto económico que oscilaría entre los 6,34 y los 7,9 millones de euros, según estimaciones.

EEUU es el sexto mejor cliente de las empresas navarras y el primero extracomunitario, con unas compras totales en 2018 de 382,73 millones de euros tras aumentar un 14,02 % con respecto al año anterior. Y el Plan de Internacionalización de Navarra (PIN 2017-2020) señala al mercado norteamericano como uno de los prioritarios para las empresas navarras. En 2010 era el décimo receptor de productos navarros y, desde entonces, ha mantenido una tendencia creciente con altibajos, de forma que en 2013 las exportaciones a EEUU cayeron un 20,41 % hasta los 185,46 millones, al año siguiente crecieron un 77,35 % y llegaron a 328,92 millones, y en 2015 retrocedieron un 12,92 % y se quedaron en 286,44 millones.

El vino navarro mira hacia otros mercados, especialmente el chino.

El vino navarro mira hacia otros mercados, especialmente el chino.

De las exportaciones navarras sobre las que recaerían los aranceles destacan los vinos, cuyas ventas a EEUU en 2018 ascendieron a 4,58 millones de euros y que, en lo que va de año (hasta julio), suman 3,3 millones. El aceite de oliva supuso 935.620 euros el año pasado y 427.480 hasta julio, mientras las exportaciones de queso fueron de 492.830 euros en 2018 y 427.480 en el primer semestre de este año. Algunas cifras varían según las fuentes manejadas, y así la Cámara Oficial de Comercio de España eleva a 680.000 euros la cifra relativa al queso. También sufrirían recargos las exportaciones de aceitunas, que supusieron 33.580 euros en 2018 y 3.920 euros en lo que va de este año. El resto, hasta los 6.343.200 euros que sumaron en 2018 los productos exportados por Navarra a los EEUU incluidos en la lista de los que tendrían el recargo del 25 %, son derivados de estos cuatro productos y formatos diferentes o calidades y variedades de estos alimentos.

Según la D.O., el aumento de las ventas de vino a China compensaría los efectos negativos de la subida de aranceles y del Brexit.

En 2018, las exportaciones navarras al Reino Unido sumaron  441,7 millones de euros, con un descenso del 22,3 % con respecto a los 568,4 millones de 2017. Pero en el primer semestre de 2019 han crecido un 21,85 % en relación con el mismo periodo del año anterior. El Reino Unido es el decimoprimer país al que más compra Navarra, con unas importaciones que en 2017 sumaron 106,6 millones de euros, si bien el año pasado crecieron un 11 % hasta los 118,33 millones. En el primer semestre, el Reino Unido bajó al puesto decimosegundo tras verse superado por Estados Unidos, al que Navarra ha comprado un 173,55 % más este año.

EL VINO MIRA A OTROS MERCADOS

Jordi Vidal, gerente del Consejo Regulador de la D.O. Navarra, dice acoger el anuncio de los recargos arancelarios “con expectación y prudencia”, porque todavía no ha entrado en vigor su aplicación por parte de los EEUU ni se sabe cómo se concretará el Brexit. En cualquier caso, relativizó los efectos que los aranceles pueden tener para los vinos de Navarra al precisar que las exportaciones a los EEUU suponen un 5,1 % del total, y sí resultan más significativas las ventas a Gran Bretaña, que representan el 12,4 %.

El país que más vino de D.O. Navarra compra es China, con 2,5 millones de litros en 2018, seguido de Alemania (1.7 millones), Reino Unido (1,1 millones) y Holanda (0,7). EEUU es el quinto mejor cliente, con 484.287 litros importados en 2018. En total se venden 10.319.711 litros en el exterior, por lo que China recibe casi una cuarta parte del vino navarro que se exporta, concretamente el 24,36 %, y la tendencia es creciente porque, en lo que llevamos de año, ha comprado un 30 % más que en el mismo periodo de 2018. “Es un dato que por sí solo compensa en buena parte los posibles efectos negativos de la imposición de aranceles por parte de los EEUU y del Brexit”, indica Vidal.

El gerente del Consejo Regulador añade que el mercado norteamericano “es muy complejo, casi cada uno de sus estados es diferente, con distintas normas comerciales y sanitarias”. Pero, al mismo tiempo, “es un mercado interesante, porque el precio medio al que se vende cada botella es más alto que en otros”.  Por el contrario, el británico “es un mercado de valor más bien medio-bajo”, argumenta Jordi Vidal.

Además de China, la D.O. Navarra orienta su política comercial a países con gran potencial de crecimiento, como son los de Europa Oriental, México, el sudeste asiático o Brasil. Estos días, precisamente, ha recibido a un grupo de agentes comerciales ucranianos.

LOS EFECTOS DEL BREXIT

Sandra Aguirre, gerente de Nagrifood.

Sandra Aguirre, gerente del Cluster Agroalimentario de Navarra, Nagrifood, confirma que uno de los sectores más afectados en Navarra por el Brexit sería el agroalimentario: “Podría disminuir de manera significativa las exportaciones y provocar dificultades importantes en la llegada de los productos en su tránsito”.

Sin embargo, opina que el Reino Unido “seguirá consumiendo y comprando los productos, especialmente los perecederos que llegan desde la Europa continental, incluso aunque se produzca un Brexit sin acuerdo, ya que actualmente no tiene posibilidad de autoabastecerse”.

Por eso, añade, la salida británica de la Unión Europea “podría ser una oportunidad, a pesar de los riesgos, para afianzar las relaciones comerciales ya existentes”. Y, en este punto, ve preciso “trabajar duro para que las consecuencias sean lo menores posibles. Contar con la presencia de Navarra en las instituciones europeas es clave”.

Aguirre considera importante negociar y consensuar medidas que alivien los efectos de las posibles aduanas y las barreras burocráticas, elaborar un plan de contingencia eficaz y mantener a las compañías informadas en todo momento. De ahí que destaque la puesta en marcha por parte de Gobierno de Navarra del Observatorio del Brexit, “a través del cual se está prestando información y atendiendo de manera personalizada a las empresas navarras”, y “los bonos dirigidos a empresas para subvencionar consultorías sobre el impacto del mismo”. Recuerda que las compañías afectadas también cuentan con el soporte de ICEX, la Cámara Navarra de Comercio e Industria y Nagrifood.

Sandra Aguirre: “El Reino Unido seguirá consumiendo y comprando productos de la Europa continental”.

Al igual que Gómez, aboga por que la nueva PAC “se constituya sólida para conseguir una Europa más fuerte, con planes de desarrollo rural eficientes”. Y cree que los aranceles estadounidenses supondrían una pérdida de competitividad para las empresas españolas: “Hay que pedir a las autoridades de la Unión Europea una posición indivisible y firme”. 

OTRO DAÑO MÁS PARA EL ACEITE

Laura Sandúa pasea entre los olivos que la empresa posee a las afueras de Ablitas.

Laura Sandúa pasea entre los olivos que su empresa tiene en Ablitas (Foto M.Bidegain).

Laura Sandúa, gerente de Aceites Sandúa, valora que la imposición de aranceles y el Brexit “son dos muy malas noticias que afectan, una vez más, a un producto como el aceite de oliva, que ya arrastra una situación difícil por los malos precios en origen y una cosecha que se presenta más reducida durante la presente campaña”.

Además, agrega, “la medida que anuncia EEUU supone un agravio comparativo porque otros competidores como Italia, Grecia, Túnez o Turquía ahora lo tendrán más fácil”. Es decir, “puede tirar por tierra el trabajo duro que llevamos haciendo para conseguir un hueco en un mercado tan competitivo como el norteamericano, que no es para nosotros el principal, pero que presenta un enorme potencial”.

De ahí que reclame “responsabilidad y colaboración” a los dirigentes políticos, incluidos “los de carácter internacional, porque las consecuencias económicas de sus decisiones afectan a todo el planeta”. 

El Reino Unido supone el 12 % de las ventas en el exterior de Sandúa.

El Brexit sería “otro punto de incertidumbre” para el “más que dañado sector del aceite”. El motivo es simple: el Reino Unido supone el 12 % de las ventas en el exterior de Sandúa. Y si este proceso, “que se prevé largo y conflictivo”, no se cierra con acuerdo, “habrá que buscar nuevos mercados”, con la inversión que eso supone.

“UNA VERDADERA FAENA” PARA LOS QUESOS

El queso mueve cifras inferiores, pero sus productores están igualmente preocupados. Miguel Aznárez, gerente de Quesos Larra (Burgui, D.O. Roncal), señala que exportan entre el 10 y el 12 % de su producción. “Y más del 80 % de lo que vendemos fuera va a Estados Unidos, por lo que un arancel supondría una verdadera faena”, subraya.

Miguel Aznárez, responsable de Quesos Larra (Foto: M. Bidegain).

Miguel Aznárez, responsable de Quesos Larra (Foto: M. Bidegain).

En su caso, el Brexit no supone un grave problema porque se trata de cantidades menores, aunque lógicamente tampoco es una buena noticia. Aznárez ya está negociando un reparto del coste del arancel con su importador en Norteamérica para que el impacto sea algo menor. “Pero es una solución provisional. Vamos a ver qué pasa porque igual no nos compensa comercialmente mantenernos en EEUU. Nos dan una patada en el culo a los quesos, bueno, al sector agroalimentario, dirigida a Airbus, a los aviones. Yo al menos no lo entiendo. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?”, resalta.

Aznárez: “Si al final se reducen las ventas de queso en Norteamérica y Gran Bretaña, habrá una bajada de precios aquí, que influiría en toda la cadena”.

Aznárez argumenta que los quesos europeos no suponen una competencia para los de EEUU “porque allí no fabrican nada parecido”. Por eso, le parece “exagerado” un arancel del 25 %. Además, advierte de los daños colaterales que puede acarrear la medida: “Si se reducen las ventas en Norteamérica y Gran Bretaña, tendremos que compensarlo con más ventas aquí. Eso se traducirá en una bajada de precios, que influirá en el precio de la leche y en toda la cadena. Perderemos todos”. 

Entra aquí para saber más sobre el comercio exterior de Navarra.


To Top