martes, 16 agosto 2022

La UPNA invertirá 3,8 millones para reducir su consumo energético de fuentes no renovables

El proyecto 'UPNA Green Smart & Sustainable Campus', presentado este martes, prevé la instalación de placas fotovoltaicas; la colocación de puntos de recarga de vehículos eléctricos en distintas ubicaciones; y, en una fase posterior, la acumulación de la energía sobrante en sistemas de almacenamiento. Todo ello para reducir en más de un 30 % el consumo de energía primaria no renovable. En su vertiente investigadora, la iniciativa involucra principalmente al Instituto de Smart Cities.

Redacción
Pamplona - 14 junio, 2022

El investigador Pablo Sanchis explicó el proyecto diseñado por la UPNA. (Foto: cedida)

En el plazo de dos años, la Universidad Pública de Navarra (UPNA) reducirá su consumo de energía procedente de fuentes no renovables en más de un 30 %, a través de distintas actuaciones por valor de 3,8 millones de euros. En su mayor parte, estarán financiadas por el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de los Fondos Next Generation de la Unión Europea (3,1 millones) y enmarcadas en el Plan de Impulso a la Rehabilitación de Edificios Públicos (PIREP).

Para regular el desarrollo del proyecto se procedió este martes a la firma de un convenio entre la UPNA y el Departamento de Universidad, Innovación y Transformación Digital del Gobierno de Navarra, que transferirá los fondos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. El texto fue suscrito por el rector de la UPNA, Ramón Gonzalo, y la directora general de Universidad del Gobierno de Navarra, Ana Burusco. Por parte del Ejecutivo foral estuvo también presente el consejero de Universidad, Innovación y Transformación Digital, Juan Cruz Cigudosa.

En concreto, el proyecto ‘UPNA Green Smart & Sustainable Campus’ prevé la instalación de placas fotovoltaicas en el campus de Arrosadia, actuando de esta manera sobre una superficie cercana a los 40.000 metros cuadrados. Asimismo, se prevé la colocación de puntos de recarga de vehículos eléctricos en distintas ubicaciones del campus y, en una fase posterior, la acumulación de la energía sobrante en sistemas de almacenamiento.

El proyecto incluye, asimismo, la instalación de un sistema de control y monitorización de las actuaciones y el desarrollo de un sistema de gestión inteligente, que permita operar de forma óptima los consumos y la generación renovable del campus. El objetivo es, según informó la UPNA, “integrar todas estas tecnologías en nuevo sistema energético centralizado, sostenible e inteligente que permita avanzar en la autosuficiencia energética del campus y, a la vez, mostrar la competitividad de dichas tecnologías para su implantación en entornos industriales, comerciales y urbanos”.

En cuanto al cronograma de actuación, en julio de este año se prevé la entrega del proyecto, en 2023 está programada la instalación de las placas solares y, en 2024, la colocación de los puntos de recarga. El proyecto contempla la instalación de aproximadamente 3,1 MWp (pico de vatios) de módulos fotovoltaicos en los edificios del campus, con una generación anual estimada de electricidad de aproximadamente 3,9 GWh (gigavatios hora). De esta generación, más del 80 % será consumida en el campus, “lo que permitirá alcanzar un nivel de autoconsumo eléctrico por encima del 45 %, incluyendo la energía que se prevé sea consumida en los puntos de recarga de vehículos eléctricos”. Finalmente, la energía no consumida en el campus, equivalente al consumo de unas 250 viviendas de tamaño medio, “será vertida a la red eléctrica”.

Respecto al consumo energético global del campus, incluyendo no solo la parte de electricidad sino también el consumo de gas natural, la generación fotovoltaica supondrá una reducción de más del 30 % en el consumo de energía primaria no renovable.

En su vertiente investigadora, el proyecto involucra principalmente al Instituto de Smart Cities de la UPNA (ISC) y, en concreto, a los investigadores Pablo Sanchis, Julio Pascual, Alfredo Ursúa, Alberto Berrueta, Idoia San Martín, Ernesto Barrios y Luis Marroyo, miembros todos ellos del Grupo de Investigación Ingeper (Ingeniería Eléctrica, Electrónica de Potencia y Energías Renovables). Además, se ha colaborado estrechamente con el Servicio de Infraestructuras y Servicios Generales, en concreto con su director, Santiago Álvarez, y con Miguel Berazaluce.

Entra aquí para leer más sobre innovación en Navarra.


To Top