La viñeta científica de Forges

domingo, 29 marzo 2020

La viñeta científica de Forges

Mezclar humor y ciencia con la crítica como nexo de unión. Solo alguien como el magistral Forges podría hacerlo. La reivindicación de mayores recursos para la ciencia y la tecnología y la precariedad del sector fueron temas recurrentes en sus viñetas. Ahora, parte de su legado se expone en la muestra 'La ciencia según Forges', que permanecerá abierta hasta el 1 de marzo en Barcelona.

Redacción
Barcelona - 22 febrero, 2020

El CSIC rinde homenaje a Antonio Fraguas con la exposición ‘La Ciencia según Forges’. Fotos: cedidas.

Muchos científicos adornan sus laboratorios con alguna de sus viñetas cuyo objetivo es denunciar de forma satírica las dificultades cotidianas por las que pasa la investigación. Antonio Fraguas de Pablo, más conocido como ‘Forges’ (fallecido en 2018), fue uno de los cronistas gráficos más certeros de la España de los últimos 50 años. Sus dibujos y viñetas relativos a la ciencia constituyen un apartado apasionante.

Desde su tribuna diaria retrató múltiples facetas de la investigación científica: imaginó escenarios y situaciones insólitas, abordó a sus protagonistas desde prismas desternillantes, contempló con atención el avance vertiginoso de la tecnología, retrató con agudeza los desafíos a los que se ha de enfrentar, y denunció de forma recurrente el abandono que han sufrido tradicionalmente los organismos españoles dedicados a generar conocimiento e investigación. 

Ahora, 66 de esas viñetas que el humorista gráfico dedicó a la ciencia y la tecnología se exponen en la muestra ‘La ciencia según Forges’, que fue inaugurada el pasado martes 11 de febrero en la Residencia de Investigadores del CSIC de Barcelona y que permanecerá abierta hasta el próximo 1 de marzo.

El público se mostró muy interesado en la exposición de Madrid.

El público se mostró muy interesado en la exposición de Madrid.

La exposición ofrece un recorrido por las viñetas que Forges dedicó a la ciencia y a la comunidad científica entre 1995 y 2018 a través de ocho apartados, que abarcan desde los descubrimientos, teorías y principios que han cambiado a la humanidad a las dificultades para investigar en nuestro país, pasando por las aplicaciones de la ciencia que nos han cambiado la vida. “La muestra trata de ser una ventana a la divulgación, a la curiosidad y a un mejor conocimiento público de lo que desde la ciencia y la
investigación se puede ofrecer a la sociedad. Bajo muchas de las viñetas aguardan algunos de los envites que a la complejidad de la naturaleza le ha lanzado el género humano, sus sueños de conocimiento, sus aspiraciones de trascender los límites, la modesta voluntad de alcanzar vidas mejores para todos”,
explicaba Fernando del Blanco, comisario de la exposición ‘La ciencia según Forges’.

El cambio climático, el descubrimiento del bosón de Higgs o la pérdida de biodiversidad son algunos de los temas que Forges plasmó de forma recurrente en sus viñetas. También la reivindicación de más recursos para una ciencia española de calidad ocupó sus dibujos y textos. “Antonio tenía la cualidad de ver los problemas cotidianos de los oficios, como el de científico, y de hacer que el resto de la sociedad cobrara conciencia de su existencia y de este modo lograran empatizar con ellos”, recordaba la viuda de Forges, Pilar Garrido.

Viñeta de Forges publicada en ‘El País’ el 5 de agosto de 2013.

Viñeta de Forges publicada en ‘El País’ el 5 de agosto de 2013.

“En sus dibujos, el CSIC aparece como símbolo de la investigación pública española”, señalaba la presidenta del organismo, Rosa Menéndez. “Esta exposición quiere agradecer y reconocer su trabajo. Sus viñetas nos hacen reír por su brillantez e ingenio y nos hacen pensar en las cuestiones relevantes, una de las cuales es la ciencia”, añadió Menéndez. “Le debíamos un homenaje desde la investigación”, resumió durante la inauguración Fernando del Blanco, responsable también de la biblioteca del Centro de Investigación y Desarrollo del CSIC.

Esta colección recoge la visión sobre la ciencia del humorista gráfico a través de sus viñetas, pero es también un recorrido por el pasado, el presente y el porvenir de la investigación, con el objetivo de ser una ventana a la divulgación, a la curiosidad y a un mejor conocimiento público de lo que se ofrece desde la ciencia y la investigación.

Su contenido refleja la particular interpretación de Forges sobre cuestiones universales como el origen de la vida o la evolución humana; se detiene en descubrimientos y teorías como el Principio de Arquímedes o la teoría de los agujeros negros, y recoge viñetas dedicadas a científicos eminentes como Newton, Darwin o Einstein. Los avances tecnológicos aparecen a través de un Cervantes twittero o un “robot de cuñado gorrón”, entre otras situaciones propias del estilo del humorista. 

Borges tenía un estilo propio y original en la manera de dibujar sus viñetas. Utilizaba unos muy personales bocadillos de gruesa línea negra y usaba un estilizado lenguaje extraído directamente de la calle. Inventaba palabras y formas de hablar como gensanta, stupendo, bocata, firulillo, esborcio, tontolcool, etc… Gráficamente creó la palabra malsonante tachada en los textos de sus dibujos, intentando suavizar así el grado de grosería.

Las viñetas de Forges son una crítica a satírica a las dificultades cotidianas por las que pasaba la investigación.

Las viñetas de Forges son una crítica a las dificultades por las que pasa la investigación.

Forges creó toda una extensa iconografía de personajes y situaciones cómicas que refleja la idiosincrasia y la sociología de la España contemporánea. Entre ellos, todos conocemos a Mariano, un burgués frustrado casado con Concha, que representa a la represiva conciencia; los náufragos en una isla aburrida que tienen que combatir la soledad con una hipertrofia de la fantasía; las viejas que conjugan informática e ignorancia; el yuppi americanizado e idiota; el niñato pijo e imbécil o el político corrupto, entre otros muchos. 

Esta exposición itinerante está realizada en colaboración con el CSIC y el Instituto Quevedo de las Artes del Humor y en su inauguración participó la Fundación Dr. Antoni Esteve. Esta fundación nació para honrar la memoria de Esteve, un decidido amante de la ciencia y un destacado empresario, con el objetivo de facilitar la comunicación y la discusión científica, especialmente en el ámbito de la farmacoterapia.

“La ciencia según Forges” comenzó su andadura el 5 de noviembre de 2019 en el edificio central del CSIC, donde permaneció hasta el 31 de enero de 2020. Tras su paso por Madrid y Barcelona, la muestra seguirá viajando después a diferentes ciudades españolas.

Forges murió en febrero de 2018, pero su particular manera de dibujar y de escudriñar una crítica a la sociedad española forman parte ya del histórico nacional que quedará para siempre en nuestras retinas.


To Top