lunes, 22 julio 2024

Laboral Kutxa eleva hasta el 2,1 % su previsión de crecimiento para Navarra en 2024

Así lo refleja su 'Informe de Economía de Navarra', presentado este jueves en Pamplona y en el que la entidad financiera ha aumentado en siete décimas su pronóstico del pasado diciembre para la Comunidad foral. Igualmente, augura que la economía española crecerá este ejercicio hasta el 2,4 % (nueve décimas más).


Pamplona - 4 julio, 2024 - 14:18

De izquierda a derecha, Javier Cortajarena, Ibon Urgoiti y Joseba Madariaga, de Laboral Kutxa. (Foto: cedida)

El director de Desarrollo de Negocio de Laboral Kutxa, Ibon Urgoiti, anunció que su entidad financiera espera este año una tasa de crecimiento del 2,1 % para Navarra y del 2,4 % para el conjunto del Estado. Dichas cifras «suponen una revisión al alza significativa» (de siete y nueve décimas respectivamente) con respecto a las que ofreció el pasado diciembre. No obstante, Urgoiti matizó que «la lucha contra la inflación no se puede dar por finalizada» y que «aún resta tiempo hasta que los valores se consoliden en la referencia del 2 % deseada por el Banco Central Europeo«.

Las manifestaciones de Urgoiti se produjeron durante la presentación este jueves del ‘Informe de Economía de Navarra‘, elaborado por el Departamento de Estudios de Laboral Kutxa que dirige Joseba Madariaga. Este último completó el escenario macro con algunas claves más. Así, por ejemplo, pronosticó que la subida de los precios rondará el 3 % y que, en este 2024, se volverá a crear empleo «dentro de un mercado laboral con tasas de paro ya ajustadas».

Según Laboral Kutxa, la inflación rondará el 3 % en este ejercicio y se volverá a crear empleo «dentro de un mercado laboral con tasas de paro ya ajustadas»

A la vista de todas estas cifras, Madariaga proyectó un escenario de ‘aterrizaje suave‘, «que en la historia de los ajustes de política monetaria solo se ha producido un 25 % de las veces o el 10 % si el ajuste empezó a producirse una vez que la inflación era elevada». Por eso, «una recesión sería también una posibilidad que debería considerarse en el horizonte», añadió.

Para argumentar su análisis, recordó cómo el reciente avance del indicador compuesto del PMI de servicios y manufacturero de la Eurozona rompió la tendencia alcista que mantenía desde noviembre, con una caída de 1,4 puntos. «Un dato no hace tendencia, pero eso no esconde el hecho de que el registro en sí sea malo», opinó el director del Departamento de Estudios de Laboral Kutxa.

En este sentido, la consecución de ese ‘aterrizaje suave’, que requiere una inflación del 2 %, aún no está completamente asegurada. En primer lugar, los precios de la cesta de la compra no están bajo control y la política monetaria sigue siendo restrictiva. Además, «a pesar de los soportes aparentemente sólidos en los que se basa la economía (un sector servicios en expansión, un mercado laboral con tasas de paro en mínimos históricos y un consumo creciente), los riesgos de posibles ‘shocks adversos‘ (geopolíticos, económicos, sociales, etc.) son elevados», advirtió Madariaga.

Como ejemplo de esto último, señaló que «los resultados de la segunda vuelta en las elecciones francesas podrían poner en tensión los cimientos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, con consecuencias difíciles de prever». A todo lo anterior agregó que, «en estos tiempos de cambio constante, es crucial ajustar las proyecciones periódicamente». No obstante, confió en que se materialice el escenario proyectado «por su viabilidad y porque es el más probable de ocurrir».

INFORME 2023, AL DETALLE

Antes de estas explicaciones, Madariaga se detuvo en analizar en detalle algunas de las claves que contiene el ‘Informe de Economía de Navarra’ elaborado por su departamento. Aquí destacó cómo los problemas en la cadena de suministros, el coste de la energía, la guerra en Ucrania, la inflación o la subida de tipos por parte del BCE afectaron de manera diferente al PIB de las principales áreas geográficas a partir de 2022. «Europa fue la región más afectada, con la Eurozona pasando de un crecimiento del 3,5 % hace dos años al 0,5 % en 2023. Sin embargo, a la desaceleración experimentada por Italia, Francia y Alemania se contrapusieron las tasas superiores de crecimiento de Japón y Estados Unidos«, explicó.

Joseba Madariaga: «Los resultados de la segunda vuelta de las elecciones francesas podrían tensionar los cimientos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, con consecuencias difíciles de prever»

En un ámbito geográfico más cercano, Madariaga valoró el hecho de que tanto Navarra como España recuperaron completamente el nivel de renta previo a la pandemia en 2023, con un PIB aproximadamente un 3 % superior al del cuarto trimestre de 2019. «La Comunidad foral tuvo un crecimiento del 1,9 %, mientras que la economía nacional se revalorizó hasta un 2,5 %, superando a la Eurozona», desglosó.

En esa misma línea, el mercado laboral mostró un comportamiento positivo, con un crecimiento del empleo del 1,1 y del 3,1 % respectivamente, de tal forma que la tasa de paro foral se quedó en el 9,9 % y la española se redujo hasta el 12,2 %. Unas cifras próximas a las registradas antes de la crisis de 2008. «La inflación se redujo significativamente, pasando del 6 % a principios de año al 2,9 % en Navarra y al 3,1 % en España», completó.

A nivel sectorial, el comportamiento fue mayoritariamente positivo, con tasas de crecimiento del Valor Añadido Bruto (VAB) salvo en la actividad agropecuaria a nivel nacional. Esa evolución de los negocios se dejó notar en la variable empleo. Si el sector primario incorporó a 2.100 personas en Navarra, a nivel nacional registró una pérdida de 31.200 puestos de trabajo. La industria vivió el fenómeno inverso: se resintió en 1.200 personas en la Comunidad foral y aumentó en 35.400 en el resto del Estado. La construcción, por su parte, también destruyó 3.500 empleos frente a los 43.000 generados en España. Y finalmente, los servicios crecieron con 5.900 y 587.500 nuevas afiliaciones en ambos territorios.

EXPECTATIVAS GLOBALES

El aumento agresivo de los tipos de interés del BCE para combatir la inflación dio como resultado un crecimiento mínimo y una economía estancada en Europa en 2023, con tasas trimestrales del PIB cerca del 0 % y una tasa interanual de apenas el 0,2 % así como episodios esporádicos de recesión en Alemania. Además, el PMI, que indica la actividad manufacturera y de servicios, se mantuvo durante todo el ejercicio por debajo de 50, señalando contracción.

Sorprendentemente, el inicio de 2024 ha sido mejor de lo previsto en un primer momento, con un crecimiento trimestral del 0,3 % y un repunte del PMI de servicios. Un escenario en el que ha sobresalido el buen comportamiento de las economías de España y Navarra, con subidas trimestrales del 0,8 y del 1 % y todos los indicadores en expansión por el buen comportamiento de la industria, la construcción y los servicios. El mercado laboral, asimismo, se ha mantenido fuerte en ambos territorios, con tasas de paro en mínimos y afiliación en máximos históricos. Y los salarios recuperaron poder adquisitivo tras apuntarse una subida del 4,7 %, muy superior a la inflación, lo que ha impulsado el consumo, apoyado por una reciente bajada de tipos de interés del BCE.

Para el director de Estudios de Laboral Kutxa, el «posible despegue del sector manufacturero europeo este año sería beneficioso para la economía»

Con estos datos en la mano, las expectativas de crecimiento del PIB para 2024 en la Eurozona han mejorado, con previsiones actuales del 0,9 % para Francia, 0,2 para Alemania, 0,8 para Italia y 0,7 para la zona Euro. «El posible despegue del sector manufacturero europeo sería beneficioso para la inversión y las exportaciones, impactando positivamente en la economía española», opinó Madariaga, quien confió a su vez en que, pese a los repuntes vislumbrados en el horizonte más cercano, «la inflación regrese a los valores objetivo del BCE».

Navarra no se quedará al margen de todos esos movimientos. Muestra de ello es que su PIB previsiblemente se comportará como el del resto de las economías vecinas, «tal vez con tasas de crecimientos trimestrales ligeramente inferiores por la debilidad que aún mantiene su sector manufacturero», vaticinó el director de Estudios de Laboral Kutxa. Dicha evolución, en todo caso, no afectará a un mercado laboral que seguirá vigoroso, «con crecimientos significativos en la ocupación y una disminución del desempleo, llevando la tasa de paro al 9,4 % para finales de año».


To Top