domingo, 24 octubre 2021

Laboral Kutxa obtuvo un beneficio de 87,4 millones en 2020

La entidad financiera hizo una provisión extraordinaria en el contexto del Covid-19 de 65,7 millones, con el objetivo de "anticipar los previsibles efectos negativos de la pandemia". Y, además, alertó de que "se espera un repunte de la morosidad en los próximos meses y años como consecuencia del cese de las medidas de estímulo a familias y empresas".

Redacción
Pamplona - 15 febrero, 2021

Txomin García (presidente) y Xabier Egibar (director general). (Foto: cedida)

Laboral Kutxa logró cerrar 2020 con “notables elementos positivos” en términos de negocio, donde destacan los crecimientos de la inversión crediticia de empresas, los aumentos en las formalizaciones hipotecarias y la aportación del negocio de seguros. Todo ello supuso una generación de recursos que, según informó la entidad financiera, posibilitó una provisión extraordinaria en el contexto del Covid-19 de 65,7 millones de euros, con el objetivo de anticipar los previsibles efectos negativos de la pandemia”, y cerrar así el ejercicio 2020 con un beneficio neto consolidado de 87,4 millones de euros

La entidad presenta “una posición financiera destacada y un negocio de seguros consolidado”. En lo referente a la solvencia, el CET1 se situó en el 21,26 % a cierre de ejercicio. Por su parte, la liquidez LTD se ubicó en un holgado porcentaje del 64,36 %. Y en cuanto al capítulo de la rentabilidad, la entidad logró un ROE del 4,83 %, que si se descontara el efecto de la dotación extraordinaria por la Covid-19, se elevaría hasta un 7,75 %: “Eso posiciona a la cooperativa de crédito en el grupo de cabeza en este ámbito”

La irrupción de la pandemia ha estresado aún más la obtención de resultados recurrentes, muy condicionados ya por un escenario sostenido de tipos negativos: el euríbor a doce meses cerró el año en el entorno con una caída del 0,5 %. 

CUENTA DE RESULTADOS

Para Laboral Kutxa, la evolución de los márgenes típicamente bancarios fue positiva. El margen de intereses alcanzó los 254,6 millones y experimentó un crecimiento del 1,89 %, “fruto del aumento del impulso comercial de la fuerza de ventas, sobre todo en el ámbito de la concesión crediticia”.  

El margen bruto, por su parte, fue de 410,36 millones y también creció un 1,25 % en su comparativa interanual, donde la entidad “logró mantener estable la aportación de las comisiones” (con una caída del 0,25 %). También “mejoró la contribución del negocio de seguros” (que subió un 17,1 %).

Laboral Kutxa decidió anticipar una provisión singular de 65,7 millones de euros en previsión de futuros efectos económicos adversos de la crisis sanitaria.

Además, la cooperativa continúa desarrollando una “gestión eficiente” sobre el apartado de gastos, que descendieron un 3,43 % respecto a 2019, y se situaron en 232,6 millones, lo que trasladó una rebaja de 8,2 millones de euros en su comparativa interanual. Esta importante reducción de gastos se llevó a cabo “sin renunciar a la exigente hoja de ruta de proyectos transformadores a medio y largo plazo” planificada por la entidad.  

Aunque la cartera de créditos no presentó “ninguna evidencia de deterioro”, más bien al contrario, ya que la asignación de dotaciones a saneamientos y otros deterioros descendió un 16,7 %, la entidad optó por extremar la prudencia. Ante el previsible aumento de la morosidad contenida durante estos meses por las medidas establecidas “para que empresas y familias pudieran superar lo peor de la crisis sin incurrir en impagos”, se decidió anticipar una provisión singular de 65,7 millones de euros en previsión de los futuros efectos económicos adversos. 

Como consecuencia directa, el beneficio bruto consolidado de 2020 fue un 32,9 % inferior al ejercicio pasado, alcanzando los 103,1 millones. Tras descontar la carga fiscal de 15,7 millones de euros, el beneficio neto resultante se situó en 87,4 millones de euros, previo a la dotación a los fondos de  obra social de la cooperativa, lo que supuso un descenso del 36,5 %  respecto a 2019. 

MOROSIDAD CONTENIDA

A pesar de la grave situación de crisis, la calidad de la cartera crediticia de la entidad ha permitido que el índice de dudosidad no presente síntomas de deterioro a cierre de ejercicio”, y que incluso descienda 42 puntos básicos en el transcurso de los doce meses del año, hasta contenerse en el 3,31 %, “que se compara muy positivamente con la media de morosidad del conjunto del sector  bancario” (4,5 %, según el último dato de noviembre). 

No obstante, hay implícito un mayor riesgo de crédito y “se espera un repunte de la morosidad en los próximos meses y años como consecuencia del cese de las medidas de estímulo a familias y empresas”. Con tal motivo, la entidad ha llevado a cabo un ejercicio prudente de modelización predictiva de escenarios adversos y, merced a los buenos resultados obtenidos por el negocio típicamente bancario, puede anticipar los previsibles efectos de la crisis, realizando una provisión extraordinaria de 65,7 millones de euros. 

INVERSIÓN EN FAMILIAS Y EMRPESAS

En el ejercicio 2020 se produjo un punto de inflexión en lo referente a la  evolución de la inversión crediticia. Las nuevas formalizaciones tanto de particulares como de empresas lograron superar el volumen de amortizaciones. En su conjunto, el saldo vivo de créditos presentó un aumento del 4 % y se situó en los 14.382 millones de euros. 

En el ámbito de los hogares, por primera vez en una década se incrementaron los saldos de préstamos hipotecarios, que crecieron un 1,2 %. Y en lo concerniente a las contrataciones registradas en el año, la entidad “ha superado holgadamente las previsiones más optimistas” y concluyó el ejercicio con un aumento interanual del 16,8 % en el volumen de las formalizaciones  hipotecarias.  

Los instrumentos habilitados por las instituciones para aliviar los problemas de liquidez originados por la pandemia ocuparon un papel protagonista en la interacción de Laboral Kutxa con la red comercial.

En cuanto a los créditos al consumo, el comportamiento de la entidad fue mejor que la media del sector financiero, que experimentó una caída del  16,1 % en sus formalizaciones acumuladas. Por su parte, Laboral Kutxa cerró el ejercicio con una rebaja del 9,7 % en sus formalizaciones y un ligero descenso del 1 % en los saldos totales. 

En el apartado de empresas, el aumento de la inversión “se ha visto muy  favorecido por la respuesta de Laboral Kutxa” a la demanda de crédito por parte de las compañías. 

Así, el volumen acumulado por las nuevas formalizaciones mercantiles aumentó un 80 % en su comparativa interanual, y el saldo vivo de créditos totales a empresas aumentó un 15 % en el ejercicio. En este ámbito, los instrumentos habilitados por las instituciones para aliviar los problemas de liquidez originados por la pandemia (ICO, Elkargi, Sonagar y EIF) ocuparon un papel protagonista en la interacción de la red comercial, lo que ilustra “el compromiso de Laboral Kutxa con el acompañamiento a sus clientes de empresa cuando más lo necesitan”. 

DIGITALIZACIÓN

En el ámbito de la digitalización, Laboral Kutxa logró un crecimiento de usuarios del 12,4 %. Destacó también que el 57 % de los llamados DISPON (préstamos instantáneos preconcedidos) se contrató en un dispositivo móvil, lo que supone el 47 % de los importes totales contratados. La modalidad DISPON copa el 63 % de los importes de préstamos con garantía personal formalizados por la entidad durante el año. Se trata de un indicador “muy relevante” del salto digital y móvil en la interacción comercial de la entidad. La clientela utiliza ya su smartphone para contrataciones de mayor valor añadido y no se limita solo a consultas u operaciones sencillas.

Un 57 % de los préstamos instantáneos preconcedidos se contrató con un dispositivo móvil, lo que supone un 47 % de los importes totales contratados.

En este sentido, también es “muy significativo” el dato comparativo interanual acerca de las operaciones con pago móvil contactless. En 2020, la proporción de uso del pago móvil casi se ha duplicado sobre el total de los pagos con tarjetas.

Otros hitos destacados han sido la incorporación del servicio de Banca de Empresas a la nueva plataforma de banca online, en la que ya operaban los clientes particulares y que permite su acceso a nuevas funcionalidades, así como al entorno de open banking. Precisamente en este ámbito, se lanzó el servicio de agregador de cuentas de otras entidades, tanto para clientes particulares como para las empresas, que ya pueden visualizar el conjunto de sus cuentas a través de la banca online de Laboral Kutxa, así como incorporar sus movimientos al servicio Argitu de análisis de la distribución y evolución de sus ingresos y gastos en el conjunto de sus cuentas.

En el ámbito del asesoramiento en inversiones, desde este año los clientes pueden obtener recomendaciones personalizadas para la inversión de su ahorro en fondos de inversión directamente en su banca online, tanto en modo autoservicio como a través de las herramientas colaborativas con su gestor.

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.


To Top