jueves, 23 septiembre 2021

Laboral Kutxa vaticina que la crisis “se cerrará en 2022”

El director de Estudios de la entidad financiera, Joseba Madariaga, afirmó este jueves que "2021 es el ejercicio de la recuperación". Según pronosticó, el PIB foral crecerá un 6,4 % este año y un 7 % en 2022. En cuanto a los factores que podrían poner en riesgo sus previsiones, mencionó la efectividad de las vacunas ante las nuevas variantes del Covid-19, la incertidumbre asociada a los costes económicos de la pandemia y la herencia que deja esta en términos de endeudamiento. Madariaga también advirtió de que "una inflación sostenida podría dar al traste con la recuperación".

Jesús Jiménez
Pamplona - 1 julio, 2021

De izda. a dcha., Javier Cortajarena, Ibon Urgoiti y Joseba Madariaga. (Foto: Víctor Ruiz)

“Este 2021 es el año de la recuperación y la crisis se cerrará para 2022”. Así se manifestó este jueves el director de estudios de Laboral Kutxa, Joseba Madariaga. Lo hizo durante la presentación en Pamplona del estudio ‘Economía Navarra: Informe de 2020’, elaborado por la entidad financiera. En dicho análisis, Madariaga estimó que el PIB foral aumentará este año un 6,4 % y, el próximo, un 7 %. No obstante, para España matizó esas cifras, de tal forma que el crecimiento será del 6 y del 6,5 % respectivamente.

Dentro de sus pronósticos, además, el director de estudios de Laboral Kutxa advirtió sobre los tres factores que, en su opinión, podrían poner en riesgo esas previsiones. “En primer lugar, la efectividad de las vacunas ante las nuevas variantes del virus”.

“Los fondos Next Generation EU son una excelente oportunidad para modernizar la estructura económica del país”.

Igualmente, se refirió a la incertidumbre asociada a los costes económicos del Covid-19: “El marco de ayudas desarrollado impide ver los verdaderos costes que se han producido en términos de destrucción del tejido productivo y deterioro del mercado laboral”.

En ese sentido, Joseba Madariaga calificó los fondos Next Generation EU como “una excelente oportunidad para modernizar la estructura económica del país”. Y, finalmente, citó la herencia que la pandemia ha dejado en cuando a los niveles de endeudamiento. “Esto puede suponer un laste en un futuro, lo que exigirá la toma de medidas pertinentes”.

LA INFLACIÓN

Por otro lado, Madariaga también analizó cómo puede afectar el alza de los precios que viene produciéndose de un tiempo a esta parte. Un fenómeno que achacó a la conjunción de dos factores. De una parte, recordó que “la actividad comienza a cobrar protagonismo a medida que el proceso de vacunación va avanzando y permite ir recuperando la normalidad”. De otra, explicó la asimetría que se está produciendo en el nivel de inmunización “y que está afectando en la recomposición de las cadenas de suministro globales”.

“La inflación se dejará notar en el IPC, pero el subyacente se mantendrá acotado en una tasa próxima al 1,2 %”.

Todo ello se está traduciendo, según el experto, en unas tensiones de precios que ya empiezan a notarse. Por ejemplo las materias primas se han revalorizado un 38,1 % en el primer trimestre del año y los costes industriales han aumentado un 1,5 % en tasas interanuales.

Sin embargo, Madariaga se mostró confiado sobre la evolución futura de estos índices: “No pensamos que en Europa nos vayamos a encontrar con una situación problemática en este sentido. A lo sumo se dejará notar en el IPC, pero el subyacente se mantendrá acotado en una tasa próxima al 1,2 %”. No obstante, advirtió de que “una inflación sostenida podría dar al traste con la recuperación”, ya que podría obligar entonces a cambiar la actual orientación expansionista de la política monetaria que mantienen los bancos centrales.

OTROS HECHOS RELEVANTES

El estudio ‘Economía Navarra: Informe de 2020’ incluyó otros hechos relevantes. De todos ellos, sobresalió la mayor contracción del PIB mundial en varias décadas. Así, en términos de caída, Reino Unido, Italia y Francia lideraron los registros negativos con una rebaja del 9,8, 8,9 y 8,2 % respectivamente. En el otro lado de la balanza, el ajuste en Estados Unidos fue de apenas un 3,5 % y, entre medias, Navarra y España registraron un 8,3 % en el primer caso y un 10,8 % en el segundo.

Paralelamente, el descenso del empleo fue más atenuado, en gran medida por la aplicación de los ERTE. Pese a todo, la Comunidad foral finalizó el año con una tasa de desempleo del 10,1 % que, para el resto del Estado, se situó en el 15,5 %. Y, finalmente, en cuanto a la oferta, todos los sectores marcaron registros negativos, salvo el agrícola.

Entra aquí para leer más sobre economía navarra.


To Top