jueves, 29 octubre 2020

Las empresas de Peralta resisten al confinamiento

Representantes de algunas de las empresas más importantes de Peralta, como el Grupo Azkoyen, Jofemar, Dynamobel y Falcón Electrónica, explican a NavarraCapital.es cómo están viviendo el confinamiento. Por un lado, tratan de mantener el buen ánimo y sostienen que las restricciones actuales no están afectando a su producción, aunque sí están viviendo algunas dificultades a la hora de gestionar sus plantillas. "Espero que la imagen que se está dando de Peralta no afecte al tejido empresarial. No sería justo", defiende el alcalde, Juan Carlos Castillo.

Óscar Azparren
Peralta - 2 octubre, 2020

La actividad productiva de las empresas de Peralta no se ha visto mermada por el momento. (Fotos: cedidas)

“El confinamiento de Peralta no está afectando en absoluto a nuestra actividad”. Así de rotunda se muestra Yolanda Falcón, directora general de Falcón Electrónica, una compañía fundada en 1976 y que fue una de las primeras de Europa dedicadas al montaje de circuitos impresos. Su valoración también es compartida por otras importantes compañías de la zona como el Grupo Azkoyen, Jofemar o Dynamobel.

Yolanda Falcón (Falcón): “Los trabajadores están madrugando más para llegar puntuales debido a las retenciones en las entradas”.

No obstante, Falcón puntualiza que las retenciones a la entrada de la localidad están obligando a los empleados de fuera de Peralta a modificar sus horarios. “Están madrugando más para llegar puntuales”, asegura a NavarraCapital.es.

Coincide con ella el alcalde del municipio, Juan Carlos Castillo. “Los controles incomodan muchísimo, y espero que la imagen que se está dando en los medios no afecte al tejido empresarial. No sería ni justo ni razonable”, matiza el primer edil preocupado.

Otra de las empresas más reconocidas de Peralta es el Grupo Azkoyen. Su director de Recursos Humanos, Iker Zubia, apunta a este medio que, desde el punto de vista del cliente externo, el confinamiento apenas está teniendo incidencia. Sobre todo porque sus productos y servicios son muy diversos, tanto en mercados geográficos como en tipología de clientes. De hecho, menos del 20 % de sus ventas se concentran en el mercado español. Pero la pandemia como tal sí ha mermado sus resultados. Este lunes, la compañía anunció un beneficio neto de 1,35 millones de euros en el primer semestre, un 79,4 % menos que en el mismo periodo de 2019.

Juan Carlos Castillo (alcalde): “Espero que la imagen que se está dando en los medios no afecte al tejido empresarial. No sería ni justo ni razonable”.

El propio Zubia explica que una de las lecciones que les está enseñando la pandemia del Covid-19 es lo poco que valen las previsiones y planificaciones. “En la actualidad, el valor más constante y apreciado es la adaptabilidad a un entorno sanitario, legal, familiar, laboral en plena incertidumbre y cambio”, enfatiza.

Por eso, todos los esfuerzos respecto a la plantilla se focalizan en dos líneas de trabajo. La primera, en aunar y equilibrar las necesidades personales con las necesidades de negocio y de supervivencia financiera de la compañía. Y, por otro lado, en el constante escrutinio y aprendizaje de los cambios y de las nuevas circunstancias para lograr una ventaja competitiva a través de la adaptación al contexto.

GESTIÓN DE LAS PLANTILLAS

Según indica el alcalde de Peralta, uno de los problemas que sí están sufriendo las compañías peraltesas está relacionado con la logística de las plantillas, debido a posibles bajas y a las alteraciones que estas ocasionan en su funcionamiento diario. En una línea similar se manifiestan César Zubiri, director comercial de Jofemar, Javier Egido, director general de Dynamobel. Aunque ambos, al igual que el director de Recursos Humanos del Grupo Azkoyen, difieren al valorar el estado de ánimo de sus equipos.

Iker Zubia (Azkoyen): “El valor más apreciado es la adaptabilidad a un entorno en pleno cambio”.

Por ejemplo, Zubia especifica que este no se está viendo influenciado únicamente por el confinamiento en sí, sino por la situación general vivida desde marzo en toda España. Una plantilla que, en su caso, proviene tanto de la misma población como de otras localidades navarras y riojanas.

Zubiri, por su parte, sostiene que en su equipo hay “buen ambiente”, al menos por ahora. “De momento estamos bien, como que esto no es para tanto. Los números están ahí, pero como la incidencia en nuestra planta es mínima, da la sensación de ser menos grave”, matiza.

En Dynamobel, la actividad productiva y comercial también se está manteniendo “sin mayores sobresaltos”. Pero Egido sí matiza que el ánimo “no es el mejor”“Gran parte de nuestros trabajadores provienen y viven en Peralta y sus alrededores. Y la situación no está siendo fácil para nadie porque el que más y el que menos tiene algún familiar o amigo afectado por el Covid-19”, precisa.

La mayor parte de la plantilla de Dynamobel vive y trabaja en Peralta y sus alrededores.

Por eso, la compañía vive “con preocupación” el impacto que la situación actual está teniendo en el ámbito familiar de sus trabajadores. Aunque, al mismo tiempo, sus responsables conservan el “espíritu positivo”. “Nuestra gente es luchadora. Y ha demostrado que es capaz de sobreponerse a situaciones muy complicadas a lo largo de su historia. Esta pandemia no será la excepción“, remarca Egido.

Javier Egido (Dynamobel): “Gran parte de nuestros trabajadores viven en Peralta y sus alrededores. Y la situación no está siendo fácil para nadie porque el que más y el que menos tiene algún familiar o amigo afectado por el Covid-19”.

Desde el punto de vista de la gestión de la plantilla, en Dynamobel sí están notando “un aumento de las ausencias justificadas” entre los trabajadores, derivadas de los protocolos sanitarios en caso de ser contacto estrecho de un caso positivo: “Pero no hemos tenido ningún caso de origen interno ni ningún proceso de contagio dentro de nuestras instalaciones, que consideramos un lugar seguro por las medidas sanitarias que hemos puesto en marcha con la ayuda de todos nuestros trabajadores”.

A este respecto y mirando al futuro más inmediato, el director comercial de Jofemar considera que el confinamiento no tendrá mayor repercusión en términos generales, ya que muchos empleados están teletrabajando. Ahora bien, sí le inquieta que la situación se agrave y afecte, más concretamente, a la plantilla de Producción, que no puede teletrabajar. “Un incremento de casos elevado en este departamento sería de gran repercusión si fuera para mucho tiempo. Una semana o diez días tendrían un mínimo impacto. Pero más días, a corto plazo, tendrían su repercusión financiera, aunque también es cierto que en este departamento podemos recurrir a ETT y eso minimizaría mucho la cosa”.

César Zubiri (Jofemar): “Los números están ahí, pero como la incidencia en nuestra planta es mínima, da la sensación de ser menos grave”.

TRES LECCIONES PARA EL FUTURO

El director general de Dynamobel trata de extraer una lectura positiva de este confinamiento. Es más, cree que ayudará de cara al futuro en tres ámbitos concretos. Por un lado, se muestra convencido de que “parar al virus ahora garantiza que los trabajadores podrán seguir con su vida personal y profesional con más garantías”. También considera que, en este tipo de situaciones, “el aprendizaje es una de las mayores recompensas”, hasta el punto de que permitirá desarrollar una memoria colectiva “para no volver a bajar la guardia y no cometer los mismos errores”. Por último, porque la respuesta de los vecinos de Peralta ante este confinamiento “está siendo modélica, lo que demuestra su compromiso”. 

Todos los agentes consultados insisten en la importancia de no transmitir una imagen negativa de la localidad. Y, mientras tanto, siguen trabajando con la esperanza de que, “tal y como ha comenzado esto, terminará”, sentencia Falcón.

Entra aquí para leer más sobre el impacto del coronavirus en Navarra. 


To Top