"Las empresas están demandando test del coronavirus"

jueves, 6 agosto 2020

“Las empresas están demandando test del coronavirus”

Carlos Fernández Valdivielso, secretario general de la CEN, analiza para NavarraCapital.es el trabajo realizado en las últimas semanas por su organización, que está "insistiendo" al Gobierno de María Chivite para que las compañías puedan hacer test en sus plantillas, tal y como demandan. También subraya que los empresarios "se han encontrado muy desamparados, especialmente al principio de la crisis", y que la prórroga de los ERTE "es un tema capital".

Miguel Bidegain
Pamplona - 4 mayo, 2020

Carlos Fernández Valdivielso considera que la respuesta de las empresas y la sociedad está siendo ejemplar. (Fotos: archivo)

A pocas semanas de que se produzca el relevo en la presidencia de la Confederación de Empresarios de Navarra, que pasará a manos de Juan Miguel Sucunza, el secretario general de la patronal, Carlos Fernández Valdivielso, concede una entrevista a NavarraCapital.es para hacer balance de la labor realizada por organización desde que fue decretado el estado de alarma con el fin de frenar el avance del Covid-19. Y, además, analiza las perspectivas de un futuro que se antoja complicado para la economía navarra.

No hace falta ser muy intuitivo para llegar a la conclusión de que están siendo jornadas difíciles para la CEN…
Sí, sin duda, pero también jornadas en las que fortalecer el asociacionismo y poder ofrecer a las empresas el máximo de ayuda posible en unas circunstancias tan excepcionales. Estas semanas hemos estrechado e intensificado la relación con todas nuestras asociaciones, que están realizando un trabajo inmenso. Gracias a ellas y al entramado que conforman, hemos podido canalizar nuestra ayuda y soporte a muchas empresas navarras.

El hecho de que coincida la fase aguda de la pandemia con las fechas teóricas previstas para el relevo en la presidencia de la CEN, ¿ha complicado aún más la actividad estos días?
La verdad es que no. La actividad está siendo muy intensa, con un grado muy alto de compromiso por parte de todo el equipo, que se encuentra muy cohesionado. La transición en el relevo de la presidencia se ha planteado de una forma muy ordenada, aunque es cierto que, como en otras muchas organizaciones, hemos tenido que adaptarnos a la nueva realidad.

“Desde el primer momento, tuvimos claro que la transparencia era clave y apostamos por aportar valor con información veraz y contrastada”.

¿Cuál es el cometido principal estos días de la Confederación, además de velar por los intereses de los asociados? ¿El asesoramiento?
Somos canal de representación, proponemos medidas y soluciones, y facilitamos el apoyo a las empresas. Hemos hecho un poco de todo, pero de una forma muy ordenada y proactiva. Ya la segunda semana de marzo creamos un comité de crisis interno para definir las vías de acción prioritarias. Inicialmente, pusimos el foco en tres grandes apartados: información, interlocución con las administraciones y resolución de dudas en el ámbito laboral, sobre todo con los ERTE. Recuerdo que las primeras semanas nos encontramos con una avalancha de información diaria: del Gobierno de España, del Gobierno de Navarra, de las diferentes organizaciones empresariales (fundamentalmente CEOE y Cepyme) y de otras fuentes. Desde el primer momento, tuvimos claro que la transparencia era clave y apostamos por aportar valor con información veraz y contrastada, que pusimos a disposición de las empresas de una forma ordenada y priorizada, descartando la información no relevante o poco fiable. De esta forma, durante las primeras semanas enviamos ocho boletines especiales con información exclusiva de la crisis y enfocada al interés del tejido empresarial.

También han tenido que realizar gestiones ante el Gobierno e instituciones. ¿En qué han consistido?
Así es. Con el objetivo de trasladar las inquietudes y sugerencias del tejido empresarial, fundamentalmente en el ámbito fiscal y en el laboral, pero también para aportar medidas para paliar los efectos de esta crisis, estamos manteniendo una interlocución directa con las distintas administraciones, tanto con el Gobierno de Navarra como con la Delegación del Gobierno de España en Navarra y con el SEPE, que desde el primer momento mostró una receptividad y proactividad muy destacable. Por último, para la resolución de dudas, hemos habilitado tres buzones con el fin de prestar un servicio continuo de apoyo y atender las  innumerables y variadas consultas que nos han llegado tanto en materia laboral y de prevención de riesgos ([email protected]) como de financiación ([email protected]). Recientemente, hemos puesto en marcha un buzón específico dirigido al personal autónomo ([email protected]).

“Los empresarios se han encontrado muy desamparados, especialmente al principio de la crisis, por las numerosas incógnitas que surgieron a raíz de los diferentes reales decretos”.

Además, han trabajado conjuntamente con Sodena para facilitar equipos de protección para los trabajadores.
Una vez asentados estos tres primeros ámbitos de actuación a los que me he referido, hemos ido avanzando en otros que para las empresas eran prioritarios. Nos han trasladado la necesidad en el acopio de Equipos de Protección Individual (EPI) para garantizar la seguridad de sus trabajadores, una de sus máximas preocupaciones, y en efecto hemos actuado firmando un convenio de colaboración con Sodena para centralizar la compra de estos materiales y asegurar su distribución a las empresas. Con todo esto, nuestro objetivo en todo momento ha sido prestar un servicio cercano, ágil y útil.

Nos consta que algunas empresas han pedido la realización de test de detección del coronavirus en sus plantillas. ¿Están trabajando en ese sentido?
Esta es una muy buena pregunta. Nosotros estamos insistiendo en esta materia porque, efectivamente, las empresas los están demandando. Pero, por el momento, el Gobierno nos indica que este es un tema que lleva Salud. Espero que, en próximas fechas, con algo más de claridad, podamos avanzar en este asunto.

“Tras las primeras semanas, y una vez asentadas las bases de la crisis, el sentimiento actual es de mucha preocupación. Sigue sin atisbarse un horizonte de estabilidad”.

Tras los contactos con sus asociados, ¿qué sensación cree que predomina?, ¿pesimismo y preocupación por el futuro de sus empresas?, ¿ganas, pese a todo, de redoblar los esfuerzos para sacarlas adelante?
Los empresarios se han encontrado muy desamparados, especialmente al principio de la crisis, por las numerosas incógnitas que surgieron a raíz de los diferentes reales decretos que se fueron publicando, dejando muchos aspectos a la interpretación, sin ser muy concisos en las definiciones, como por ejemplo en las causas de fuerza mayor en los ERTE o en las actividades esenciales. Hubo mucha inseguridad. Tras las primeras semanas, y una vez asentadas las bases de la crisis, el sentimiento actual es de mucha preocupación. Sigue sin atisbarse un horizonte de estabilidad. A estos sentimientos hay que añadirle el básico de los empresarios: la responsabilidad. Responsabilidad por sacar adelante sus empresas con la ayuda de sus equipos y, por lo tanto, como bien dice, con las ganas de redoblar los esfuerzos para conseguirlo. También hay que destacar que esta crisis está sacando acciones muy positivas de la mayor parte de la sociedad que se pueden resumir en solidaridad, compromiso, responsabilidad y esfuerzo.

“Todos hemos hecho un esfuerzo por aparcar los intereses legítimos de cada organización y poner por delante el interés común”.

En este sentido, ¿vamos a asistir a una recuperación rápida de la economía navarra o se producirá más lentamente de lo que desearíamos?
Seguro que es más lenta de lo que nos gustaría. Es pronto para vaticinar plazos, pero habrá sectores más castigados que otros y donde la recuperación será más lenta. El caso de la hostelería y el comercio es muy claro. Otro sector que nos preocupa es el de las residencias, que tanto desde las administraciones públicas como desde el ámbito empresarial debemos proteger por tratarse de un servicio imprescindible para el cuidado de nuestros mayores. Además, se convertirá en un sector refugio del mercado laboral.

La CEN ha mostrado su apoyo a algunas de las medidas económicas y financieras aprobadas por el Gobierno de Navarra. ¿Cómo valora en este sentido su gestión?
El Gobierno de Navarra reaccionó rápidamente al inicio de la crisis con una batería de medidas fiscales que, seguramente, tendrá que ampliar y prorrogar. También hubo celeridad con la inyección de liquidez a través del acuerdo de Sodena con las sociedades de garantía recíproca y el posterior convenio con las entidades financieras. Por parte de CEN, apoyamos ambas iniciativas porque son necesarias para preservar nuestro tejido productivo. Ahora se está preparando un plan transversal, en el que los agentes económicos y sociales debemos participar. En cualquier caso, nosotros ya estamos trabajando con las asociaciones empresariales para poder presentar una serie de medidas urgentes y a medio plazo, con base en las necesidades y realidades de nuestro tejido empresarial. Debatiremos estas y otras propuestas en el marco del Consejo del Diálogo Social, amparado por la ley que lo define.

“Seguro que la recuperación económica es más lenta de lo que nos gustaría”.

¿El Gobierno de María Chivite ha sido receptivo a sus demandas?
Hasta el momento, sí. Le hicimos llegar una serie de propuestas para medidas fiscales que elaboramos junto con la Cámara de Comercio de Navarra y, tal y como ya manifestamos en su momento, adoptaron buena parte de nuestras demandas. Ahora estamos a la espera de poder trasladar nuestra opinión sobre la configuración del plan de reactivación, que es imprescindible para el futuro de Navarra.

¿Cómo calificaría la actitud de los sindicatos mayoritarios en las reuniones que han mantenido?
Tanto con CCOO como con UGT estamos teniendo una interlocución fluida y muy intensa. La crisis afecta a las empresas que, en definitiva, son el conjunto de personas que trabajan en ellas. Todos estamos en el mismo barco y, por tanto, la parada de actividad se tenía que hacer con consenso. También la reactivación y puesta en marcha. En estas circunstancias, todos hemos hecho un esfuerzo por aparcar los intereses legítimos de cada organización y poner por delante el interés común. Hemos abordado conjuntamente el planteamiento de las mejores medidas de prevención para preservar y priorizar la salud de las personas y estoy seguro de que ahora trabajaremos en la reactivación también con ellos.

“Las empresas claro que quieren mantener el máximo de empleo, pero será imposible pasar de cero a cien una vez se levante el estado de alarma”.

Volvemos gradualmente a la actividad. ¿Tienen noticias de empresas que, pese a tenerlo previsto, no van a poder reabrir?
En principio no, salvo una caída fulminante de los pedidos. La actividad industrial se está retomando, lentamente, pero se está reactivando. Como decía antes, otra cosa serán el comercio y la hostelería, que veremos cómo se les puede ayudar para volver a la actividad.

En este sentido, se ha perfilado un calendario para la apertura gradual de los comercios, para la vuelta parcial de la actividad en la hostelería… ¿Cuál sería la propuesta de la CEN?
En este ámbito estamos trabajando de la mano de nuestras asociaciones de hostelería y de comercio. El deseo de todo el mundo es poder recuperar la actividad lo antes posible y lo más rápido posible. Evidentemente, este deseo hay que balancearlo con las indicaciones de salud, que aún no están claras. Se habla de distancia mínima, de mascarillas, de mamparas, etc. Evidentemente, para la hostelería es fundamental fijar el cuándo, en este sentido parece que ya se están definiendo fechas con las fases anunciadas el martes, aunque habrá que esperar al desarrollo normativo como ocurrió con los anteriores Reales Decretos para ver el nivel de concreción. También habrá que ver el cómo, esto es más complicado, y ver también la transición de los ERTE (esto es fundamental) y el tratamiento fiscal a todas estas semanas de inactividad.

El secretario general de la CEN sostiene que el Gobierno foral está siendo receptivo a las propuestas de su organización.

El secretario general de la CEN sostiene que el Gobierno foral se está mostrando receptivo.

Las empresas acogidas a ERTE advierten de que no van a poder mantener los empleos durante seis meses una vez reanuden la producción. Por eso piden que se prorroguen los expedientes. E, incluso, la presidenta Chivite se ha mostrado favorable. ¿Tienen indicios de qué puede ocurrir?
Este es un tema capital que se está discutiendo con el Gobierno de España. CEOE tiene muy clara esta reivindicación y está enfocando todos sus esfuerzos en conseguir una flexibilización de la norma. Las empresas claro que quieren mantener el máximo de empleo, pero será imposible pasar de cero a cien una vez se levante el estado de alarma. Por eso se pide flexibilidad y que se pueda comenzar la actividad manteniendo a parte de los trabajadores en el ERTE. Sería la mejor manera de garantizar a futuro el mayor empleo posible. No adoptar un periodo de transición que facilite la reactivación en las empresas sería un error con graves consecuencias para el empleo.

“La prórroga de los ERTE es un tema capital que se está discutiendo con el Gobierno de España. CEOE tiene muy clara esta reivindicación”.

A pesar de todo, su mensaje es positivo, aplaude la actitud de empresarios, sindicatos y administraciones, habla de fomento del asociacionismo  y de anteponer el bien común…Es que la respuesta de las empresas y la sociedad en general está siendo ejemplar. Queremos enviar un mensaje de agradecimiento por la gran lección de solidaridad, compromiso, responsabilidad y esfuerzo que nos están dejando. En los momentos de crisis se hace más visible la calidad humana. Son innumerables las iniciativas solidarias que las empresas, pequeñas, grandes y autónomos, han lanzado en esta situación excepcional. Desde CEN hemos promovido una iniciativa para recogerlas en nuestra web y la respuesta está siendo muy positiva. Todos están aportando en función de sus posibilidades el granito de arena necesario para paliar los efectos de la crisis, tanto sanitaria como económica. Es necesario también agradecer el enorme esfuerzo de los empresarios, tanto los que han tenido que paralizar su actividad con todo lo que ello supone como los que, al contrario, han tenido que mantenerla e incluso ampliarla, haciendo grandes esfuerzos e inversiones y priorizando la seguridad laboral de todos los trabajadores. El esfuerzo ha sido muy grande y es de aplaudir y de reconocer.

Entra aquí para leer más sobre el coronavirus en Navarra.


To Top