lunes, 16 diciembre 2019

Las entidades sociales reivindican su contribución económica a Navarra

El último ForoEmpresas del Hotel Pamplona El Toro reunió a representantes de unas veinte ONG y asociaciones de la Comunidad foral que, entre otros temas, analizaron su relevancia como sector, la creciente implicación de las empresas en la RSC y los problemas actuales para hacer despegar los ODS.

Yosune Villanueva
Pamplona - 2 diciembre, 2019

Los representantes del tercer sector, junto a Andrés Carbonero, dtor. general de Protección Social y Cooperación, y Sara Martínez, dtora. del Hotel Pamplona El Toro. (Fotos: Eduardo Sanz)

“Somos empresas que aportamos a la economía navarra”. Así de firmes se mostraron las entidades sociales convocadas al ForoEmpresas que promueve el Hotel Pamplona El Toro, en colaboración con NavarraCapital.es, y en el que actores económicos y empresariales relevantes analizan la situación de su sector y sus principales retos de futuro. En este caso, se dio voz al tercer sector, tanto a organizaciones relacionadas con la discapacidad como la cooperación, determinadas enfermedades o la lucha contra la pobreza y la exclusión social.

Sara Martínez, directora de El Toro.

Acudieron a la cita y participaron en el debate Diego de Paz Ballesteros, coordinador general de Medicus Mundi; Ángel Iriarte, director de Cáritas; Teresa Barrio, gerente de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC); Iñaki San Miguel, delegado en Navarra y Euskadi de Acción contra el Hambre; Silvia Astrain, responsable social y de Comunicación de Adacen; Yaki Hernández, secretaria técnica y psicóloga de Saray; Paula Rodríguez y Amaya Áriz, directora y presidenta de la Asociación Navarra de Autismo (ANA) respectivamente; Josean Villanueva, director de Esclerosis Múltiple Navarra (EM Navarra); Ámparo Bértolo, líder de Giving Tuesday en Navarra; Yolanda Andueza, de Acnur; Joaquín Fernández, presidente del Banco de Alimentos; Rafael Olleta, director general de Aspace; Valetín Fortún, delegado en Navarra de la ONCE; Rafael Huarte, director de Cruz Roja Navarra; Gerardo Posada, gerente de Anfas; Mari Luz San Escudero, presidenta de Cermin; Berta Giménez, trabajadora social de Gerna; y  María José Merino, de Inserta Empleo Fundación ONCE.

También estuvo presente el director general de Protección Social y Cooperación del Gobierno foral, Andrés Carbonero, que se mostró “agradablemente sorprendido por el formato” del encuentro, en el que las entidades hablaron “muy libres” y aflorarontendencias como la relación con el sector privado, que hay que abordar porque son dos sectores que viven opuestos -no enfrentados-“.

En el debate, las entidades defendieron su realidad como “empresas”. De hecho,  algunas de las más grandes tienen que gestionar a final de mes el sueldo de entre 500 y 1.000 personas, la mayoría de ellas con discapacidad o en riesgo de exclusión. Pero también aceptaron sus limitaciones, especialmente a la hora de transmitir a la sociedad todo lo que hacen y en su relación con las compañías forales, porque a veces no consiguen que se les vea como colaboradoras, sino como meras “entidades a las que dar dinero”.

Precisamente, Carbonero destacó el debate “abierto y libre” que se fomentó, en el que hubo “autocrítica y ganas de crear alianzas entre ellos” para mejorar su labor en pro de los más desfavorecidos y su imagen, además de peticiones y sugerencias al Gobierno de Navarra.

LA RSC, UNA CUESTIÓN “DE CORAZÓN”

Uno de los temas sobre los que se les pidió su opinión fue acerca de si la RSC empresarial es puramente estética o nace de la convicción. Una disyuntiva que fueron analizando entre todos para llegar a la conclusión de que nació casi por obligación y, quizás, al principio fue “una moda. Eso sí, también dejaron claro que “siempre ha habido empresas que la hacían, con otro nombre y sin la misma carga ideológica, filosófica y reflexiva detrás”.

En la actualidad, según los representantes de las entidades que acudieron a este foro, la RSC va adentrándose en la filosofía empresarial, hasta el punto de que existen compañías que sí creen en ella “de corazón”. Pero todavía nos encontramos en una fase de transición y estas conviven con otras que la desarrollan más como “escaparate o marketing”. Y destacaron “magníficos ejemplos de buenas prácticas” por parte de algunas, como el propio Hotel Pamplona El Toro, que invitó a todas estas organizaciones para escucharlas y darles visibilidad. Precisamente, Sara Martínez, directora del hotel, estuvo presente y participó en el encuentro.

El único interrogante que se puso sobre la mesa fue que “el 12,5 % de las personas con trabajo en Navarra están excluidas”. De modo que la primera medida a tomar sería tener salarios justos para todos ellos.

RETOS: ALIANZAS, COMUNICACIÓN, EL 2 %…

En la actualidad, sigue habiendo un importante desconocimiento de las entidades sociales por parte de las empresas, que no ven al tercer sector como “realmente profesional”. Y, en este sentido, admitieron que también es “responsabilidad” de ellas ponerse “en valor” y que se les conozca en profundidad. Por eso, es importante “mejorar en comunicación”.

Los asistentes, durante la comida previa al debate.

Los asistentes, durante la comida previa al debate

Todos destacaron el incumplimiento del 2 % por parte de la administración, una ley que viene desde 1985 y que obliga a las empresas de más de 50 trabajadores a que ese porcentaje de la plantilla corresponda a personas con discapacidad: “Si no has pagado la Seguridad Social, si no estás al día con Hacienda, no puedes optar a concursos públicos ni a subvenciones. Pero si no cumples el 2 %, sí puedes hacerlo”, subrayaron.

Por lo tanto, pidieron firmeza en ese punto, ya que “la RSC es un gran avance, pero hay aspectos de más atrás que deberían estar más consolidados”. Y apuntaron igualmente la importancia de generar nuevas líneas de innovación con empresas y con centros educativos para “compartir conocimiento”. Porque a veces, las compañías también tienen recursos económicos escasos, pero disponen de “canales de distribución, contactos, conocimiento…”.

La retención del talento es otro de los hándicaps en el tercer sector porque no tiene “capacidad económica para competir” en este campo. Y a este se suma la necesidad de que las entidades sociales colaboren más entre ellas: Pecamos a veces de estar en nuestro trocito de realidad y nos olvidamos de compartir, de hacer campañas conjuntas, de encontrarnos, como hoy para charlar y analizarnos”. 

Con la crisis, se redujeron las ayudas públicas a las entidades sociales en un 80 %. Y aunque ahora se están discutiendo los presupuestos, el director general indicó que “volver a tiempos pasados va a ser difícil”. El tercer sector ha respondido a esta nueva realidad, según declararon sus representantes, ampliando su red de ayuda, “con un extra de esfuerzo, reduciendo sueldos y haciendo más horas sin aumento de salarios”. Por lo que demandaron “colaboración de la administración”, por ejemplo, para acometer “cambios en la fiscalidad”.

EL LIDERAZGO DE LOS ODS, TAREA DE LA ADMINISTRACIÓN

Andrés Carbonero.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la agenda 2030 no terminan de arrancar. De hecho, muy pocas empresas navarras, apenas 35, se han adherido a ellos. Y, en este punto, fue el director general de Protección Social y Cooperación quien tomó la palabra para reconocer que “es la administración quien tiene que liderar esto”.

Por eso, además de hablar de los diecisiete ODS y de los 67 planes del Gobierno de Navarra que están alineados con ellos, Carbonero adelantó que está previsto un plan de acción con distintas actividades para trasladarlos a toda la sociedad: “El 30 de enero va a haber un encuentro de ODS, con una parte más académica, con expertos nacionales e internacionales”. En el ámbito del networking, se quiere contar con todos los actores “para que se generen espacios de comunicación entre el tercer sector, la empresa privada y la administración”. 

Entra aquí para leer más sobre los últimos ForosEmpresas.


To Top