lunes, 24 febrero 2020

Las inversiones estrella de 2020

Varios expertos analizan para NavarraCapital.es las inversiones que consideran más rentables de cara a este año. Todos ellos miran con prudencia la “débil” economía mundial y, aunque prefieren apartar el fantasma de una posible recesión, se muestran confiados sobre las posibilidades de la renta variable y la marcha de sectores como la salud, la tecnología, el consumo, las materias primas o el 'biotech', entre otros.

Yosune Villanueva
Pamplona - 17 enero, 2020

Fila superior: Jesús Mariñas, Cristina Morodo y Miguel Puertas. Fila inferior: Carlos García, Mario Grande y Juan Pablo Montes. (Fotos: cedidas)

Nadie tiene una bola de cristal para predecir el futuro, pero NavarraCapital.es quiso contar con las voces de algunos expertos para conocer sus predicciones sobre dónde y cómo invertir en 2020. Un año que, según ellos, será “de débil crecimiento económico”.

Sin embargo, todos confían en que no llegue la recesión que amenazó a Alemania durante algunos meses de 2019. Para evitarla, señalan en Renta 4 Banco y Diaphanum, ayudarán “la escasa inflación y el apoyo de los bancos centrales, quienes continuarán inyectando liquidez y manteniendo políticas ampliamente expansivas”.

LA RENTA VARIABLE

La mayoría de los expertos consultados ve la renta variable como el activo estrella de 2020. Un tipo de inversión en el que la recuperación y la rentabilidad del capital invertido no están garantizadas ni son conocidas de antemano. Pero “en el medio y largo plazo, la renta variable siempre es más beneficiosa que la fija, ya que las empresas tienen en cuenta la inflación y la revalorización del nivel de vida”, explica Mario Grande, socio fundador y responsable de Inversión en XtartCube.

Juan Pablo Montes: “Nos decantamos por la renta variable europea”.

En la misma línea se posiciona Jesús Mariñas, socio de JDS Capital: “No ha llegado el momento de abandonar la renta variable, que sigue siendo el activo más atractivo que existe en el largo plazo y el más fiable”. Esta opinión la respalda el presidente de la Asociación Española de Empresas de Asesoramiento Financiero (ASEAFI), el navarro Carlos García Ciriza, que es también socio de C2 Asesores. Eso sí, todos ellos destacan que hay que ser pacientes para lograr una buena rentabilidad.

Por su parte, Miguel Puertas, director general de Norgestion Asset Growth, es partidario deesperar a que se dé una corrección de mercado cercana al 10 % para acometer inversiones en renta variable, prefiriendo geografías tales como EEUU, China y emergentes, más que Europa o España”. Del mismo porcentaje habla Cristina Morodo, gestora de patrimonios en Diaphanum, quien apuesta por la renta variable, aunque con moderación con respecto al año pasado: “Reducimos nuestra posición de positiva a neutral”.

Tanto la bolsa norteamericana como la europea tiene defensores entre los especialistas consultados.

Juan Pablo Montes, director de la oficina de Renta 4 en Pamplona, también muestra una clara preferencia por la renta variable, pero incluye la opción de “la renta fija”. Además, dentro de la variable se decanta por la renta variable europea, puesto que “goza de valoraciones menos exigentes que las americanas”. Además, advierte de que hay que “ser selectivos” con países emergentes y apostar por “Brasil, China e India, principalmente”.

EMPRESAS Y SECTORES

Aunque la transición energética copa actualmente las agendas de instituciones y empresas, Jesús Mariñas considera que hay que tener en cuenta también el petróleo, ya que “podría ofrecer una de las mayores y mejores oportunidades de 2020”.

Jesús Mariñas: “El sector del petróleo podría ser una de las mejores oportunidades de 2020”.

Tanto desde Renta 4 Banco como XtartCube recuerdan que, en renta variable, “se deben seleccionar bien las empresas”. Y eso pasa por invertir en compañías que tengan “un bajo nivel de deuda, alta generación de caja y óptima retribución por dividendo”, organizaciones “de calidad y a precio razonable”, sin descartar aquellas que tuvieran valoraciones atractivas.

A nivel sectorial, Montes se decanta por la salud, tecnología, consumo, automoción y materias primas”. Grande aboga por “todas la empresas relacionadas con el medio ambiente y la sostenibilidad, energías limpias, transporte sostenible, ‘smart cities’, tecnologías de datos y, por supuesto, por “las compañías relacionadas con el sector ‘biotech’, que es la gran oportunidad para los próximos veinte años”. En esa misma línea, Puertas, de Norgestion, recomienda “la tecnología (robótica y automatización), ciencias de la salud y biotecnología”, ya que son los sectores de mayor crecimiento “y deberían continuar haciéndolo bien”.

NEW GREEN DEAL

Hay quienes sostienen que el New Green Deal puede implicar una inversión del 2,25 % del PIB mundial durante este año, de modo que se podría aprovechar esta oportunidad. El motivo: que las inversiones socialmente responsables ofrecen “rentabilidades iguales o mejores a las no socialmente responsables y con menor volatilidad”, aseguran desde Norgestion.

A juicio de Puertas, las inversiones destinadas a limitar el calentamiento global serán positivas, pero “han de contar con el apoyo de las dos economías principales, EEUU y China”, ya que hasta la fecha no parece que muestren demasiado interés en preservar el medio ambiente por el consiguiente impacto en sus tasas de crecimiento.

Miguel Puertas: “New Green Deal ha de contar con el apoyo de las dos economías principales: EEUU y China”.

En la misma línea se muestra el presidente de ASEAFI, Carlos García: “Aunque hay fondos sectoriales que se podrían beneficiar, nosotros preferimos gestores generalistas y que sean ellos los que identifiquen esa posible inversión”. Para él, invertir en un sector no implica forzosamente que las empresas puedan dar “un retorno sustancial a sus accionistas por el riesgo asumido”.

ESTADOS UNIDOS

Una de las principales disyuntivas reside entre apostar por la bolsa estadounidense o la española. Por un lado, Montes subraya que las bolsas americanas “encadenan más de diez años de subidas ininterrumpidas, batiendo máximos históricos día sí y día también”. De hecho, añade Morodo, a pesar de “la ralentización global, la incertidumbre política y el agotamiento de los estímulos fiscales”, la principal economía del mundo “siguió avanzando a ritmos del 2,1 % en el tercer trimestre de 2019, consolidando su periodo de expansión más largo desde mediados de siglo XIX.

Mario Grande: “Apostamos por la inversión alternativa en empresas no cotizadas en bolsa”.

Varios de los expertos consultados resaltan la fortaleza de EEUU, gracias a un importante consumo privado (70 %), el crecimiento de su economía y sus tasas de paro en mínimos. Estos factores han permitido un ciclo alcista en la bolsa sin precedentes en cuanto a su duración temporal. Por eso, la bolsa norteamericana puede ser una buena opción si se tiene en cuenta, además, que los años de elecciones han sido positivos para el mercado de renta variable y Wall Street sube de promedio más de un 7 % anual en dichos ejercicios.

Por lo tanto, es probable que invertir en el mercado de la primera potencia mundial, al menos hasta los comicios, sea más que interesante. De hecho, Donald Trump está basando su estrategia electoral en “la baja tasa del paro, el elevado nivel de los mercados y las renegociaciones de los acuerdos comerciales internacionales”, recuerda el director general de Norgestion, quien ve probable que trabaje para mantener esos niveles.

Sin embargo, Mario Grande remarca la oportunidad que ofrece la inversión alternativa, es decir, la renta variable en empresas no cotizadas en bolsa o que van a salir a cotizar en no demasiado tiempo. “Aunque son sectores teóricamente más arriesgados” porque no hay un mercado regulado, “si eres capaz de analizar bien los proyectos y eliges uno bueno, esos riesgos se eliminan y los multiplicadores son mucho más grandes”. No hay que olvidar que estas empresas no dependen tanto del ciclo económico ni de la volatilidad política o de los mercados, sino del propio proyecto en sí.

Históricamente, los años de elecciones en Estados Unidos han sido buenos para la renta variable local.

Entra aquí para leer más sobre economía.


To Top