martes, 28 septiembre 2021

Las obras de la segunda fase del Canal generarán 217 millones

El Gobierno navarro espera que, de dicha cantidad, 187,5 millones se produzcan dentro de la Comunidad foral. Así lo anunció este jueves María Chivite en la gala de los V Premios Alimenta Navarra 2020, otorgados por este medio; patrocinados por la Comunidad de Bardenas Reales, Eroski, Bankia y Coca-Cola; y que cuentan, así mismo, con la colaboración del Ejecutivo regional y el Ayuntamiento de Tudela.

Redacción
Tudela - 26 noviembre, 2020

En la gala, Chivite dio a conocer el impacto económico que el Gobierno foral espera generar con las obras de la segunda fase del Canal. (Foto: Víctor Ruiz)

La presidenta del Gobierno foral, María Chivite, dio a conocer este jueves el impacto económico que generarán las obras de la segunda fase del Canal de Navarra. Y lo hizo ante los principales agentes del sector agroalimentario foral, durante su intervención en los V Premios Alimenta Navarra 2020. Unos galardones otorgados por NavarraCapital.es; patrocinados por la Comunidad de Bardenas Reales, Eroski, Bankia y Coca-Cola; y que cuentan, así mismo, con la colaboración del Ejecutivo regional y el Ayuntamiento de Tudela.

De los 187,5 millones que el Gobierno foral espera generar en Navarra, 106,8 serían “de impacto directo” en la construcción y los servicios técnicos de arquitectura e ingeniería.

Las cifras proporcionadas por Chivite reflejan el calado de la segunda fase del Canal, cuyo presupuesto asciende a 220 millones de euros. Por un lado, recordó una vez más el cómo permitirá el abastecimiento de agua de calidad “para 70.000 personas” de la Ribera, que ahora sufren graves carencias en este sentido como ya han puesto de manifiesto varios estudios realizados por INTIA y NILSA. Un problema que “viene derivado de la mala calidad del agua de las fuentes de suministro provenientes del Ebro-Canal de Lodosa, el canal Imperial y aguas de pozo”. Pero, además, adelantó algunos datos que el consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, amplió horas después. En concreto, las obras de la segunda fase generarán 217 millones de euros de valor añadido bruto (VAB) “durante los próximos años”, según las estimaciones que maneja el Gobierno navarro. Y, de dicha cuantía, el 86 % “se produciría dentro de Navarra”. Es decir, 187,5 millones de euros“Estas cifras, relativizadas con respecto a la contabilidad regional de 2018, sugieren que la inversión propuesta produciría un VAB de una magnitud cercana al 1,1 % del PIB navarro”.

IMPACTO POR SECTORES

De esos 187,5 millones, 106,8 serían “de impacto directo” sobre los sectores receptores de la inversión pública: la construcción y los servicios técnicos de arquitectura e ingeniería. El impacto indirecto sobre actividades auxiliares ascendería a 56,5 millones, entre las que figurarían “la industria de productos no metálicos, el suministro de energía, las actividades jurídicas y de contabilidad y el comercio mayorista y minorista, entre otros”.

Además, el incremento en la producción, “tanto directa como indirecta”, se traduciría “en un aumento en las rentas de los trabajadores y, por ende, de su consumo”. Y dicho repunte del consumo, siempre según las previsiones del Ejecutivo foral, generaría en los hogares navarros un aumento de VAB inducido equivalente a 24,2 millones de euros.

Según Bernardo Ciriza, las obras propiciarán 3.160 puestos de trabajo a tiempo completo, de los que 2.668 serían en Navarra (el 84 % del total).

“Estas cifras ponen de manifiesto la existencia de un efecto multiplicador de la inversión en infraestructuras sobre el resto de la economía. En concreto, por cada euro generado de VAB directo se crean 2,03 euros en efectos indirectos e inducidos”, desglosó.

Chivite hizo hincapié en que esos datos se centran exclusivamente en las obras en sí. De modo que, próximamente, se podrá realizar una lectura más minuciosa del “indiscutible impacto” que tendrá el proyecto en sectores “tan estratégicos” como el agroalimentario, una vez entre en funcionamiento.

“Este proyecto es susceptible de recibir fondos europeos y, en caso de lograrlos, es de obligado cumplimiento que se finalicen las obras para el año 2026. También es un proyecto susceptible de obtener financiación a través de los Presupuestos Generales del Estado”, remató la presidenta, quien resaltó la importancia dada a esta infraestructura dentro del ‘Plan Reactivar Navarra 2020-2023’.

LA INTERVENCIÓN DE CIRIZA

Ciriza compareció este viernes en sede parlamentaria para ofrecer algunas pinceladas más sobre el efecto que las obras de la segunda fase tendrán en la economía local. El consejero especificó que propiciarán 3.160 puestos de trabajo a tiempo completo, de los que 2.668 serían en Navarra (el 84% del total). O, lo que es lo mismo, el 1 % de los ocupados a jornada completa en la Comunidad foral: “Por cada millón de euros invertido en infraestructuras, se generan 14,4 puestos de trabajo”.

Entra aquí para leer más sobre los Premios Alimenta Navarra.


To Top