miércoles, 19 junio 2024

Los cuatro proyectos apoyados por el ‘Teaming’ de Cinfa

Las iniciativas apoyadas, que han recibido 3.500 euros cada una, son promovidas por Hodeilargi, Motxila 21, Goizargi y el Centro Hospitalario Benito Menni-Benito Menni Ospital Zentroa de Elizondo.


Pamplona - 15 mayo, 2023 - 12:49

El plazo de inscripción de cara a la siguiente edición permanecerá abierto hasta próximo día 24 de mayo. (Foto: cedida)

El Teaming de Cinfa cierra su decimoprimera edición, iniciada en 2022, con el apoyo a cuatro nuevos proyectos sociales centrados en los pacientes y sus necesidades. El laboratorio aportó a cada uno de ellos 3.500 euros, reunidos por sus trabajadores y trabajadoras y por la propia empresa.

Estas ayudas, según indicó Cinfa, se destinaron a mejorar la calidad de vida de dos niños navarros afectados por la enfermedad rara Batten CLN6 y de menores con discapacidad en Filipinas, a dar respaldo financiero a un programa de realidad virtual como herramienta terapéutica para personas mayores con diagnóstico de demencia, a un servicio de atención a personas vulnerables en situaciones de duelo y a un grupo de música formado por jóvenes con síndrome de Down.

La primera de las entidades beneficiarias fue la Asociación HodeiIargi, cuyo objetivo es dar a conocer la enfermedad rara Batten CLN6 y recaudar fondos para investigar sobre esta patología neurodegenerativa, actualmente sin cura, que afecta a niños y niñas pequeños. Las personas afectadas sufren un deterioro progresivo y presentan una corta esperanza de vida.

La entidad fue fundada por una de las dos únicas familias en España diagnosticadas con este trastorno, la de Hodei e Ilargi, dos hermanos navarros de siete y cinco años. “Esta es una enfermedad muy dura, en la que el tiempo corre en nuestra contra. Por eso, junto a la investigación, también buscamos apoyo para mejorar la calidad de vida de los ‘peques’ y hacer más fácil nuestro día a día”, detalló su madre, Joana Aramendía. La ayuda de los trabajadores de Cinfa se empleó en la instalación de un ascensor en la vivienda de la familia “para facilitar el traslado y la vida cotidiana a los menores, que presentan movilidad reducida”.

El proyecto ‘Una mirada al olvido’ se lleva a cabo en el Centro Hospitalario Benito Menni-Benito Menni Ospital Zentroa de Elizondo, dirigido por Hermanas Hospitalarias Navarra. Y busca “mejorar el bienestar y la calidad de vida de personas con diagnóstico de demencia u otros trastornos mentales a través del uso de unas gafas de realidad virtual”. “Estas gafas recrean imágenes reales de lugares en los que las personas usuarias han estado o a donde pertenecen, como por ejemplo la plaza de Estella o la playa de La Concha. Estas escenas les recuerdan a su niñez y les tranquilizan”, subrayó la jefa de Enfermería de la organización, Uxua Lazkanotegi.

El sistema de realidad virtual se divide en tres módulos: el módulo fit para el ejercicio físico, que combina el uso de pedales con las gafas de realidad virtual; el módulo diseñado para el entretenimiento y las visitas al exterior con los paseos virtuales; y el módulo cognitive para realizar terapia cognitiva con simulación de acciones de la vida diaria “para recuperar o mantener habilidades que la enfermedad ha deteriorado”: “Atendemos a pacientes que no pueden moverse de otra manera, y este proyecto les cambia la vida -aseguró la profesional del centro-. Por eso, lo poquito que podamos hacer, que es mucho gracias a ayudas como la de Cinfa, tiene un enorme beneficio en las personas”.

DE PAMPLONA A MANILA

Por su parte, la Asociación Goizargi recibió un impulso para su servicio de atención a personas en situación de vulnerabilidad social en procesos de duelo. Juana Olleta, su coordinadora, profundizó en el proyecto: “Trabajamos para que la situación económica no sea un factor que complique la gestión del duelo. Con este servicio, que ofrecemos a un bajo coste, posibilitamos que las personas en situación de vulnerabilidad social o exclusión social de Pamplona tengan las mismas oportunidades de ser atendidas que quienes sí pueden costearse esa ayuda”.

Así, la asociación busca responder a la necesidad social de quienes pasan por este proceso vital, adaptándose a sus situaciones económicas, e intervenir para prevenir patologías o complicaciones que pueden derivarse de un proceso de duelo, así como disminuir los factores de riesgo y potenciar su protección.

El Teaming de Cinfa también reforzó la iniciativa ‘Mejora de las condiciones de vida gracias al centro para niñas y niños con discapacidad de Elsie Gaches Village, Manila’, de la Fundación Juan Bonal. Una ONG creada por las Hermanas de la Caridad de Santa Ana. Esta entidad gestiona en Filipinas un centro donde son acogidas, desde la infancia hasta la tercera edad, 626 personas con distintos tipos y grados de discapacidad.

En palabras de Fernando Hernández, responsable en Navarra de la fundación, “las familias de estos chicos y chicas son tan pobres que no pueden permitirse cuidarlos ni costear sus tratamientos médicos y los abandonan”. “Las hermanas los recogen de agencias sociales del Gobierno filipino u hospitales y los llevan al centro, donde son atendidos durante toda su vida. Aquí podrán acceder a tratamientos médicos específicos, fisioterapia, programas ocupacionales y programas deportivos”. La ayuda de los trabajadores de Cinfa se va a dirigir a un proyecto de desarrollo de la autonomía personal para varios beneficiarios del centro y a sufragar diversos gastos relacionados con la alimentación y la atención sanitaria de los residentes.

El proyecto que cierra esta edición del Teaming es Motxila 21, un grupo de música formado por quince jóvenes con síndrome de Down y ocho voluntarios músicos, todos ellos de Pamplona. “Surgió del amor a la música y del esfuerzo de superación”, indicó su representante, Teo Lázaro: “Nos preguntan mucho por el significado del nombre de la banda: esa mochila se refiere al cromosoma 21, esa que hace que las personas con síndrome de Down sean como son, personas con distintas capacidades. Y con el grupo y la música lo que buscamos es llenar esa mochila de experiencias y vivencias, y dar a estos chicos y chicas la oportunidad de hacer de la música una vía de comunicación, de transmitir a la sociedad que ellos también son capaces, con un poco de ayuda, de llegar a sitios increíbles”.

Con la donación de los trabajadores de Cinfa, “esta banda asegura su continuidad para seguir ensayando y ofreciendo conciertos y, lo que es más importante, trabajando valores tan importantes como la inclusión, el aprendizaje mutuo, el empoderamiento, el trabajo en equipo o el espíritu de superación, entre otros”.

Ahora, el plazo para presentar nuevos proyectos de cara a su siguiente edición permanecerá abierto hasta próximo 24 de mayo.

Entra aquí para leer más noticias de RSC.


To Top