"Ahora toca enfrentarse a la dura realidad de la calle"

lunes, 10 agosto 2020

“Ahora toca enfrentarse a la dura realidad de la calle”

Hosteleros y comerciantes conforman los dos sectores más afectados por el plan de Pedro Sánchez para la desescalada. Los primeros lo califican como una "tomadura de pelo" y exigen aclarar tanto si los ERTE por fuerza mayor podrán prolongarse como si se aprobarán medidas de flexibilidad laboral. Los segundos ponen el foco en las dudas que les suscitan las nuevas pautas, que tildan de "muy abiertas". Eso sí, coinciden en que el consumo será muy bajo hasta que vuelva la normalidad.

Redacción
Pamplona - 28 abril, 2020

Los bares, restaurantes y comercios de Pamplona llevan cerrados desde el 14 de marzo. (Foto: Maite H. Mateo)

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, desglosó este martes las etapas que conformarán la desescalada tras el confinamiento decretado por la pandemia del coronavirus. Esta será asimétrica y constará de cuatro fases, que concluirán a finales de junio si se dan las condiciones necesarias. Es decir, las fechas están condicionadas a la propia evolución de la crisis.

A partir del 4 de mayo, en la fase cero, la hostelería podrá ofrecer el servicio de take away, es decir, de comida para llevar pero sin consumo dentro del negocio. También podrán abrir aquellos comercios minoristas que atiendan con cita previa y de forma individualizada

El 11 de mayo, las comunidades autónomas que hayan superado la anterior comenzarán la fase uno, en la que podrán abrirse las terrazas, pero con una ocupación del 30 % y sin presencia de clientes en el interior de los bares y restaurantes. Igualmente, podrán operar los hoteles y otros alojamientos turísticos solo en régimen de alojamiento, de modo que no podrán utilizarse las zonas comunes y habrá restricciones para la restauración y un refuerzo de las medidas de higiene. En el caso de los comercios, se prevé una apertura generalizada de establecimientos y locales, con aforos limitados al 30 % y manteniendo las distancias de seguridad.

FASES DOS Y TRES

En la fase dos, que empezaría dos semanas más tarde si se van cumpliendo las previsiones (en torno al 25 de mayo), se dará permiso para utilizar un tercio del aforo en los bares y restaurantes, pero únicamente podrá ofrecerse el servicio de mesas y con separación entre ellas (estará prohibida la atención en la barra). Los hoteles podrán abrir sus zonas comunes, limitadas también a un tercio de su capacidad (salvo restaurantes y cafeterías, con sus propias restricciones). Y será el momento en que los centros comerciales volverán a la actividad, aunque no se autorizará la permanencia en zonas comunes o recreativas.

Por último, en la fase tres, los negocios de hostelería, incluidas sus terrazas, podrán cubrir un 50 % del aforo, preservándose nuevamente la distancia de seguridad. Discotecas y bares nocturnos volverán a la actividad, con un tercio del aforo. Y las zonas comunes de los hoteles podrán usarse al 50 %, igual que las de los centros comerciales y las zonas recreativas de estos.

REACCIÓN DE LOS HOSTELEROS NAVARROS

Minutos después de conocerse el plan previsto por Madrid, Nacho Calvo, secretario general de la Asociación de Hostelería y Turismo de Navarra, explicó a NavarraCapital.es que “el cuándo” preocupa mucho al colectivo que representa, formado por 570 establecimientos. Pero los propietarios de bares, restaurantes y hoteles tienen una inquietud mucho mayor en estos momentos. “El cómo nos importa aún más. Ahora mismo, la clave es saber qué va a pasar con los ERTE por fuerza mayor, si va a haber flexibilidad o no para prorrogarlos después del estado de alarma“.

Nacho Calvo: “Seguimos esperando. ¿Para qué hablar del cuándo hasta no saber el cómo? ¿Tenemos que coger al cien por cien de los trabajadores? Parece que estamos a vacilar al sector”.

De hecho, esa es la gran pregunta para la que el tejido empresarial de casi todos los sectores, tal y como informó este medio, pide respuestas urgentes. Sobre todo porque, en estos momentos, las compañías que se han acogido a esta clase de expedientes están obligadas a mantener sus plantillas durante seis meses una vez concluido el estado de alarma. En este sentido, el presidente de España se limitó a decir que el Ejecutivo central “está estudiando” el tema. Pero aún no ha adoptado ninguna medida concreta. “Seguimos esperando… ¿Para qué hablar del cuándo hasta no saber esto? ¿Tenemos que coger al cien por cien de los trabajadores? Con la obligación de seis meses vamos a cerrar muchísimas empresas”, agregó Calvo, en la línea de lo que ya reclamó el colectivo recientemente respecto a la posibilidad de reestructurar las plantillas.

Este miércoles, tras haber analizado más a fondo el calendario diseñado por Madrid, su indignación aún parecía mayor. Es más, definió el plan de Sánchez como “una tomadura de pelo”. “Parece que estamos a vacilar y a volver locos a los empresarios y trabajadores del sector de la hostelería y el turismo”, criticó para insistir nuevamente en contar con el número de trabajadores acorde al grado de apertura, mientras el resto siguen bajo el ERTE.

Sobre los hoteles, cuestionó que se permita su apertura parcial a partir del 11 de mayo, y, sin embargo, no se autorice la movilidad hasta finales de junio. “¿Llenamos los hoteles con gente de Pamplona?”, declaró a Europa Press. Todas estas dudas le llevaron a concluir que “es inconcebible lo que Sánchez está haciendo” con su sector, que “está harto”.

LA VISIÓN DE LOS COMERCIANTES

Más positivo fue el discurso de Inmaculada Elcano, gerente de la Asociación de Comerciantes de Navarra, quien señaló que tener una fecha para abrir los locales ha sido muy bien acogido porque, antes, la incertidumbre era total”. Eso sí, “hay muchas cosas que no tenemos claras en las pautas generales que se anunciaron ayer, ya que son muy abiertas y tienen que concretarse por sectores”.

Por eso, Elcano remitió una serie de preguntas a la Delegación del Gobierno y al Instituto Navarro de Salud Pública y Laboral para tratar de resolver las dudas existentes: “Cada comunidad tendrá que adaptar la normativa estatal en función de los indicadores que se han establecido. Y no estoy segura, pero podría ser que también tuviese que adaptarse en cada ayuntamiento”.

Inmaculada Elcano: “Hay muchas cosas que no tenemos claras en las pautas generales que se anunciaron, ya que tienen que concretarse por sectores”.

También especificó que la apertura de los comercios dependerá de factores como su tamaño, el control del aforo y la posibilidad real de poder cumplir las normas de seguridad sanitarias para contener la propagación del Covid-19.

“Ya llevamos un tiempo trabajando en este sentido para que, por lo menos, podamos facilitar todo lo que esté en nuestras manos”, añadió Elcano, que apuesta por seguir las recomendaciones de la guía de buenas prácticas para el comercio, difundida por el Ministerio de Sanidad, así como las indicaciones del Gobierno de Navarra.

Finalmente, respecto a la problemática laboral que plantearon los hosteleros, la gerente de la Asociación de Comerciantes de Navarra aclaró que los bares, restaurantes y hoteles “son empresas de mayor tamaño”, donde los ERTE se han generalizado. Pero en la “inmensa mayoría de los comercios que aglutina su colectivo, la situación no es así”. El motivo es simple: “prácticamente todos” son autónomas y autónomos, afectados por otro tipo de conflictos.

CAÍDAS DE ENTRE EL 70 Y EL 80 %

Más pesimista que Elcano se mostró su colega Pablo Goñi, presidente de la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo de Pamplona. Porque ahora tocará enfrentarse “a la dura realidad de la calle y del consumo”. En este sentido, la mayoría de sus asociados son tiendas de complementos, moda y otros artículos que no entran en la categoría de productos de primera necesidad. De modo que prevé una caída del consumo en los primeros meses de entre el 70 y el 80 %. La situación es, simplemente, dramática. También por eso unos 450 comercios de la ciudad ya se han sumado al escaparate online habilitado en la web del Ayuntamiento de Pamplona para que puedan ofrecer información en caso de estar abiertos o tengan servicio a domicilio.

Unos 450 comercios ya se han sumado al escaparate online habilitado en la web del Ayuntamiento de Pamplona.

“Esto hace que (el plan para la desescalada) resulte muy poco viable. No es una medida que nos invite al optimismo. Pero lógicamente no se puede cambiar la realidad y sabemos que la manera gradual de recuperar la normalidad, que tardará muchos meses en llegar, pasa por empezar la actividad a partir del día 11”, señaló a Europa Press.

Es más, fue categórico al resaltar que la normalidad “va a tardar tiempo en llegar y nunca va a ser la normalidad completa” de antes. Pero sí quiso destacar que la pandemia “ha puesto todavía más en evidencia que la vida de las ciudades va intrínsicamente ligada al comercio de trama urbana”.

Por último, se refirió a los planes de reconstrucción que se plantean tanto desde el Ejecutivo foral como desde el Ayuntamiento de Pamplona para pedir que se adopten medidas positivas desde “el consenso entre las fuerzas políticas y los representantes de la actividad comercial”. Eso sí, se mostró convencido de que no serán “lo suficientemente efectivas como para olvidar esta crisis en un breve plazo”.

Entra aquí para leer más sobre el coronavirus en Navarra.


To Top