martes, 18 junio 2024

Los ingenieros e Institución Futuro elaboran una hoja de ruta para hacer realidad el TAV en 2035

Según su cronograma, para 2030 podría terminarse el tramo Castejón-Pamplona y la nueva estación de Pamplona; para 2031 sería "factible" la eliminación del bucle ferroviario de la Comarca de Pamplona; para 2034 el tramo desde Zaragoza a Castejón, con la nueva estación de Tudela, lo que "supondría la llegada de las vías de ancho internacional a Pamplona"; y, por último, para 2035 la conexión con la “Y Vasca”.


Pamplona - 9 abril, 2024 - 11:24

Los colegios de ingenieros e Institución Futuro presentaron este martes una hoja de ruta para el corredor navarro de Alta Velocidad. (Foto: cedida)

Los colegios de ingenieros de caminos, industriales y agrónomos de Navarra, junto al think tank Institución Futuro, celebraron este martes una rueda de prensa en la que plantearon una hoja de ruta para que el corredor navarro de Alta Velocidad sea una realidad en Navarra en el año 2035.

De esta forma, las organizaciones querían mostrar “la elevada preocupación por las recientes declaraciones de los máximos responsables del MITMA (Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana), donde no se incluía Navarra como una comunidad prioritaria para el Tren de Alta Velocidad”. En segundo lugar, la ausencia de partidas al respecto en los Presupuestos Generales del Estado para 2024, “donde se tendría que haber reflejado el compromiso del Gobierno de España con esta infraestructura de comunicaciones, clave para Navarra”. Además, la constatación de que el MITMA “no dispone en este momento de ningún documento técnico ni proyecto aprobado para poder continuar las obras” y, por último, la inmediata aprobación del Reglamento de la Red Transeuropea de Transportes, donde va a figurar que el corredor navarro “debería estar completamente construido para 2030, lo cual ya es materialmente imposible”.

Institución Futuro y los tres colegios profesionales aportaron, a su juicio, la información que demuestra cómo “es plenamente viable la construcción del corredor navarro, entre Zaragoza, Pamplona y la Y Vasca para su conclusión a lo largo de la próximas década y su completa puesta en servicio para 2035″, con el hito intermedio de llegar a la nueva estación de Pamplona en 2030.

Para lograrlo, señalaron 2024 como el año clave para el TAV navarro: “No por lo que se está haciendo, sino por lo que hay que hacer”. En este sentido, subrayaron que actualmente hay “una ausencia total de documentación técnica para continuar con las obras y una falta de planificación conocida”. Este problema, sumado a la no tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para 2024 y a la “insuficiencia presupuestaria a medio plazo”, condiciona “sobremanera” el futuro de la alta velocidad entre Zaragoza, Pamplona y la Y Vasca.

DOCUMENTACIÓN TÉCNICA NECESARIA

Las cuatro entidades convocantes desgranaron la documentación técnica que sería imprescindible para la continuidad de las obras, y que debería aprobarse antes de acabar este año:

  1. La aprobación de los estudios informativos de los tramos Zaragoza-Castejón, Comarca de Pamplona y la conexión (provisional) de Castejón, que
    están en información pública desde marzo y julio de 2023 respectivamente.
  2. La publicación del estudio informativo del tramo Zuasti-Altsasu/Alsasua, en redacción por el MITMA.
  3. El inicio de la contratación de proyectos de construcción (con un plazo máximo de redacción de doce meses) del tramo Campanas-nueva estación de Pamplona, la propia estación de la capital navarra y los dos tramos de Zaragoza-Castejón.

PRESUPUESTO Y PROGRAMACIÓN ECONÓMICA

Asimismo, cuantificaron la inversión pendiente del corredor navarro de Alta Velocidad, tanto en Navarra como en Aragón y en el País Vasco en un total de 3.200 millones de euros, y desagregaron la inversión necesaria por años, entre 2024 y 2035, en los Presupuestos Generales del Estado para que puedan llevarse a cabo las obras necesarias.

La cuantía máxima de inversión anual sería de unos 350 millones, cuando se estuviesen ejecutando a la vez obras en Navarra, Aragón y el País Vasco

En la presentación, tanto Institución Futuro como los tres colegios resaltaron que las cifras anuales de inversión desde 2024 a 2035 “encajan sin ninguna estridencia presupuestaria en los volúmenes de inversión que manejan anualmente el MITMA y Adif”. Así, el máximo de inversión anual sería de unos 350 millones de euros, cuando se estuviesen ejecutando obras simultáneamente en Navarra, Aragón y el País Vasco, “lo que vendría a suponer menos del 15 % del presupuesto de inversiones anual de Adif”.

Según recordaron las entidades convocantes del acto, el MITMA y ADIF llevan ya invertidos más de 54.000 millones de euros en la red de Alta Velocidad española con 4.000 kilómetros construidos y en servicio. Mientras, el corredor navarro de Alta Velocidad, que afecta a las comunidades autónomas de Aragón, Navarra y el País Vasco, “está todavía por ejecutar en más de un 90 %”, con “cero” kilómetros puestos en servicio. “Esta infraestructura es clave para no dejar a Navarra en inferioridad en su posición competitiva para sus empresas y a sus ciudadanos al margen de los grandes beneficios de la Alta Velocidad ferroviaria, tal y como se ha demostrado con el 73 % de la población española que ya dispone de ella”, reivindicaron.

Además, el corredor navarro, una vez finalizado, “tan solo representará en torno a un 4 % del total de la inversión final de la red española de Alta Velocidad”, a pesar de ser “una arteria fundamental para la conexión integral Cantábrico-Mediterráneo”, que afecta directamente a ocho comunidades autónomas: Cantabria, País Vasco, La Rioja, Navarra, Aragón, Cataluña, Valencia y Murcia.

Según el cronograma que han elaborado, para 2030 podría estar terminado el tramo Castejón-Pamplona y la nueva estación de Pamplona; para 2031 sería “factible” la eliminación del bucle ferroviario de la Comarca de Pamplona; para 2034 el tramo desde Zaragoza a Castejón, con la nueva estación de Tudela, lo que “supondría la llegada de las vías de ancho internacional a Pamplona”; y, por último, para 2035 la conexión con la “Y Vasca”. Con ello finalizaría el corredor navarro de Alta Velocidad.

Tanto los tres colegios como Institución Futuro añadieron que “es hora de generar una ola de máxima reivindicación por todos los agentes sociales, económicos y políticos de Navarra” que respaldan esta infraestructura. “Con lo mostrado en la rueda de prensa, se constata que lo exigido es posible y que está en manos del Gobierno de España, a través del MITMA y Adif, el poner los recursos técnicos y presupuestarios ordinarios para que el Corredor Navarro de Alta Velocidad se construya y se ponga en servicio en su totalidad a lo largo de los próximos diez años”.


To Top