martes, 24 noviembre 2020

Los jóvenes que piden ayudas para emprender en el campo bajan a la mitad

La convocatoria del Departamento de Desarrollo Rural y Medio contemplaba una partida de hasta 3,5 millones de euros para nuevas explotaciones, pero el número de solicitudes fue sensiblemente inferior al de otros años y, además, algunas se rechazaron. En 2015, cuando se realizó la primera convocatoria, se presentaron 157 personas, pero en la última apenas lo hicieron 76. De ahí que un millón de euros no se haya adjudicado finalmente. Cada beneficiario obtendrá 37.276 euros, que se abonarán en 2021 y 2022, a razón de un 50 % en cada ejercicio.

Redacción
Pamplona - 2 noviembre, 2020

Las ayudas irán destinadas, en su mayoría, a la actividad ganadera y a los grandes cultivos. (Foto: cedida)

El Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra ha aprobado la concesión de 2,5 millones de euros en ayudas a 68 agricultores jóvenes -52 hombres y dieciséis mujeres- para nueva instalación. Los importes se abonarán en 2021 y 2022, a razón de un 50 % cada año.

El objetivo de esta convocatoria anual, incluida en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020, es “favorecer la incorporación de jóvenes a la actividad agraria en explotaciones viables”. La iniciativa está vinculada “a la adaptación estructural del sector, a apoyar inversiones en explotaciones agrarias, al desarrollo ocupacional y al desarrollo de competencias, con asesoramiento continuo y formación”.

Las ayudas concedidas en esta edición abarcan iniciativas de nueva instalación en toda Navarra y en diferentes actividades. La más importante es la actividad ganadera, con veintinueve titulares beneficiarios en instalaciones de ovino-caprino, vacuno carne, avícola y explotación mixta cultivo-ganadería. Le siguen los grandes cultivos y otras actividades como viticultura, fruticultura, horticultura y olivar.

Las subvenciones son una prima única de 37.276 euros por joven que se instala y se han adjudicado mediante concurrencia competitiva, una vez evaluadas por el departamento. En este sentido, los 68 beneficiarios han tenido que acreditar el cumplimiento de estos requisitos: no haber cumplido los 41 años en el momento de la solicitud, presentar un plan de instalación viable y comprometerse a disponer, al finalizar el periodo de instalación, de una explotación que ocupe al menos a una persona a tiempo completo.

Asimismo, los agricultores beneficiados están obligados a dedicar a la explotación agraria “más de la mitad de su tiempo de trabajo”, a darse de alta en el régimen de autónomos de la Seguridad Social por su actividad agraria y a completar la instalación en un periodo de tres años desde que solicitan las ayudas.

MENOS SOLICITUDES DE LAS PREVISTAS

En 2015, año en que se realizó la primera convocatoria de estas ayudas, se presentaron 157 solicitudes, de las que solo pudieron atenderse 67. Así, 90 peticiones quedaron fuera “por insuficiencia presupuestaria”. Para la convocatoria de 2016, se incrementó en un 40 % el presupuesto, pasando de 2,5 millones a 3,5 (en ese año se presentaron 156 solicitudes, de las que 93 obtuvieron concesión). En 2017 se mantuvo la dotación presupuestaria de 3,5 millones y se presentaron 102 solicitudes, de las que 92 accedieron a las ayudas. En la convocatoria de 2018, con el mismo presupuesto, 94 de 98 solicitudes presentadas cumplieron “todos los requisitos” y recibieron las ayudas.

Para la convocatoria actual de 2019 se mantuvo la misma dotación presupuestaria, pero se presentaron únicamente 76 solicitudes, de las cuales se desestimaron ocho “por no reunir los requisitos de admisibilidad”. Esta circunstancia provocó que, pese a que la convocatoria tenía autorizado un importe de 3,5 millones, el total de las ayudas concedidas solo sume 2,5 millones. Según apuntó el personal técnico del Departamento, el descenso en el número de solitudes “puede deberse a las especiales circunstancias del Covid-19, cuya crisis llegó recién iniciado el plazo para la presentación de solicitudes de ayuda.

Entra aquí para saber más sobre el sector agroalimentario en Navarra.


To Top