lunes, 6 diciembre 2021

Los Sanfermines no se celebrarán en julio

Aunque se antoja "complicado", la alcaldesa en funciones, Ana Elizalde, señaló que el Ayuntamiento de Pamplona no descarta la celebración de las fiestas en otras fechas, dependiendo "de cómo evolucionen las cosas". Anunció, además, la búsqueda de fórmulas "para compensar las enormes pérdidas económicas y sentimentales de esta decisión".

Jesús Jiménez
Pamplona - 21 abril, 2020

El Ayuntamiento de Pamplona no descarta al 100 % la celebración de las fiestas en otras fechas. (Fotos: cedidas).

El Ayuntamiento de Pamplona anunció este martes la suspensión de los Sanfermines en julio, aunque no se descarta del todo que puedan celebrarse en otras fechas. Así lo anunció la alcaldesa en funciones, Ana Elizalde, que sustituyó en rueda de prensa a un Enrique Maya aún aislado en su domicilio particular a causa del Covid-19.

El último informe disponible valoró la repercusión económica de los Sanfermines en torno a los 150 millones de euros.

Elizalde condicionó la celebración final a la evolución que siga la pandemia del coronavirus y a las medidas sanitarias que se tomen al respecto.

“Estamos en un escenario imprevisible y ponerse a adivinar o a anticipar qué va a suceder dentro de cinco meses sería un ejercicio de irresponsabilidad”, aseguró en referencia a la opción de aplazar las fiestas a otras fechas como, por ejemplo, San Fermín Txikito. En este sentido, la directora general de Turismo, Comercio y Consumo, Maitena Ezkutari, señaló a NavarraCapital.es que esta alternativa “no es muy realista”). Quizás por eso la alcaldesa en funciones añadió que “parece complicado” celebrar los Sanfermines este año, si bien el Consistorio esperará a “ver cómo evolucionan los acontecimientos”.

Al margen de esa posibilidad, también confirmó que el Consistorio buscará “fórmulas para compensar las enormes pérdidas económicas y sentimentales” de esta decisión. El Gobierno de Navarra, junto al propio Ayuntamiento y la Cámara Navarra de Comercio e Industria, estaban trabajando para actualizar este año el último estudio disponible sobre la repercusión económica que tienen las fiestas para la ciudad. Un informe que databa de 2006 y que cifraba el impacto en 150 millones de euros. A la vista de estas cifras, Elizalde remarcó que las autoridades municipales pretenden “hacer cosas” para incentivar la actividad económica: “Sobre todo en favor del comercio y la hostelería, dos de los sectores más damnificados por la situación actual”.

MEDIDA CONSENSUADA

Igualmente, Ana Elizalde indicó que buena parte del presupuesto de las fiestas, que suele rondar los 3,5 millones de euros, se destinará a atender los gastos en los que ha incurrido el Ayuntamiento para atender las consecuencias sanitarias del coronavirus. “Por ejemplo, se han multiplicado las solicitudes de ayudas de emergencia social, la demanda del comedor municipal o el centro de atención a personas sin hogar se ha saturado“, desglosó.

La suspensión, según Elizalde, ha sido consensuada con los grupos políticos y asociaciones de hosteleros, turismo, comerciantes…

La suspensión, según la alcaldesa en funciones, ha contado con el respaldo de todas las formaciones políticas, así como de otras entidades de relevancia como las asociaciones de hosteleros, de turismo, comerciantes, etc.

De esta manera, los Sanfermines se unen a acontecimientos de tanta trascendencia como los Juegos Olímpicos de Tokio, la Eurocopa, el Tour de Francia, las Fallas o la Feria de Abril, que han sido aplazados o suspendidos. Por este motivo, dada la proyección nacional e internacional de las fiestas de Pamplona, su Ayuntamiento anunció la puesta en marcha de una campaña de comunicación que, bajo el lema ‘#LosViviremos’, incluye la difusión de vídeos en castellano, euskera, francés e inglés, en los que se rinde homenaje a los Sanfermines.

LAS REACCIONES

Poco después de conocerse la noticia y preguntada al respecto, la consejera de Salud, Santos Induráin, hizo una valoración prudente sobre la medida. “La decisión es de quien compete. En esta etapa de desescalada y transición, tenemos que ser muy cautelosos porque nuestro sistema sanitario ha estado muy tensionado. Como sociedad, no debemos dar un paso atrás”, resaltó antes de añadir que este verano, en lo referente a las fiestas populares, será “distinto” en toda Navarra: “Vamos a tener otras formas de relación social”. 

Por su parte, la portavoz del grupo municipal socialista, Maite Esporrín, calificó de “correcta” la decisión y tampoco se atrevió a dar una opinión firme sobre la posibilidad de aplazar los Sanfermines a otras fechas. “Ojalá esta terrible situación pase lo antes posible y se puedan organizar más adelante, porque eso significará que hemos vencido al virus”, resaltó.

Similar fue el análisis realizado por Geroa Bai. En un comunicado, la coalición nacionalista definió la medida como “necesaria y oportuna” y, además, hizo hincapié en la necesidad de “no especular con próximas fechas y de centrar los esfuerzos en superar la crisis sanitaria, reforzar la protección social y trabajar en la reactivación económica de la ciudad”.

Desde Bildu tampoco criticaron la suspensión en sí, pero cuestionaron la forma en que se gestionó. Según la formación abertzale, previamente debió convocarse a la Mesa de los Sanfermines, con el fin de “debatir el tema y buscar alternativas”, e informar formalmente al pleno del Ayuntamiento, “un paso esencial antes de tomar esta decisión”.

Finalmente, la Federación de Peñas de Pamplona recibió con tristeza la noticia, pero recordó que ahora mismo existen otras prioridades y que “peores tragedias está habiendo con el tema de los confinamientos y con familiares que ni siquiera se pueden juntar” para despedir a personas fallecidas. Ahora bien, su presidente, Imanol Azkona, lamentó que el Consistorio “en ningún momento” les ha tenido en cuenta “para nada”.

Entra aquí para leer más información sobre coronavirus.


To Top