miércoles, 10 agosto 2022

Los supermercados piden flexibilidad para descargar y así reponer más rápido

Este viernes, representantes de la distribución, según pudo saber NavarraCapital.es, trasladaron dicha solicitud al consejero Manu Ayerdi dentro de los encuentros sectoriales promovidos por este. Aunque la competencia en esta materia es municipal, consideran necesaria la intervención del Ejecutivo foral dada la actual sobredemanda de víveres y productos. A su juicio, las restricciones normativas de horarios, ruidos y calles son válidas “para situaciones normales, no para una excepcional” como la propiciada por el coronavirus.

Gorka Moreno
Pamplona - 14 marzo, 2020

Este viernes, miles de pamploneses se agolpaban en muchos supermercados para comprar todo tipo de víveres. (Foto: cedida)

Viernes, 13 de marzo. 16:00 horas. Mercadona de la avenida de Guipúzcoa, en la frontera entre Pamplona y Berriozar. Lineales de carne, frutas, verduras y lácteos arrasados; clientes que lanzan exabruptos a quien corresponda… Sin duda, una de esas escenas que circulan desde hace días por las redes sociales y los grupos de WhatsApp y que han generado cierto grado de psicosis social casi con tanta rapidez o más como la que emplea el coronavirus para propagarse.

Dos horas más tarde, a eso de las seis, la situación en el mismo supermercado es radicalmente opuesta. Abundan las pechugas, los muslos y las alitas de pollo; el lomo y las costillas de cerdo; las chuletas de ternera; los yogures, los flanes y las natillas; las naranjas, piñas, kiwis, tomates y lechugas… Y sí, también hay paquetes de papel higiénico como para levantar una empalizada.

Algún establecimiento ha optado por cerrar una de sus dos entradas para regular el acceso.

Pero este sábado, el panorama aún era más dramático. Pasadas las nueve y media de la mañana, cientos de personas se agolpaban ante sus puertas para llenar carros y cestas de la compra. De modo que los responsables del establecimiento decidieron cerrar una de las dos entradas para regular el acceso a los clientes…

Entonces, ¿qué está ocurriendo? Quizás uno de los principales problemas resida en la rapidez con la que los establecimientos reponen ante una sobredemanda histórica. Y, quizás, este fue el motivo por el que representantes de cadenas de supermercados que operan en Navarra trasladaron una petición muy concreta este viernes al consejero de Desarrollo Económico y Empresarial del Gobierno foral, Manu Ayerdi: que el Ejecutivo foral ayude a aplicar las medidas necesarias para flexibilizar las descargas de los tráileres de abastecimiento, actualmente sometidas a distintas restricciones recogidas en las normativas de cada municipio.

“Como es lógico, los ayuntamientos tienen limitaciones de horarios y ruidos, calles con poco tránsito… Sin embargo, esa normativa es válida para situaciones normales, no para una excepcional como esta”.

Sí, la competencia en este tema es de los municipios, pero se le planteó al consejero porque es muy necesario dar este paso. Como es lógico, los ayuntamientos tienen limitaciones de horarios y ruidos, calles con poco tránsito… Sin embargo, esa normativa es válida para situaciones normales, no para una excepcional como esta. Nadie quiere molestar a los vecinos, pero tal vez ahora los distribuidores necesiten, por ejemplo, descargar a las doce de la noche. Así, los supermercados se reabastecerían con más rapidez y agilidad”, explicaron las fuentes consultadas por NavarraCapital.es. Y no solo eso. Hacer las debidas salvedades hasta que se supere esta crisis podría servir, además, para reducir el miedo de quienes acumulan alimentos en su hogar “por si acaso”.

La petición se realizó con motivo de uno de los encuentros promovidos por Ayerdi para elaborar un diagnóstico de cada sector, que dé pie posteriormente a un paquete de medidas económicas. En este caso, la sesión, que tuvo lugar por videoconferencia, reunió a empresas del sector agroalimentario y de la distribución.

LOS FACTORES

“Los supermercados están respondiendo hasta donde pueden. Y ahora mismo han confluido varios factores”, añadieron dichas fuentes. En concreto, citaron tres: esa cierta psicosis, “más o menos controlada”, que afecta a una parte de la población y la empuja a comprar por impulsos; el cierre de los centros escolares, que obliga a muchos padres a aprovisionarse porque deben cocinar en el hogar familiar; y el comienzo de los cierres en la hostelería: “Ahora todo el mundo va a comer en casa lo que antes comía fuera. Eso hace que haya picos en los supermercados, más aún un viernes en el que la gente prevé quedarse encerrada todo el fin de semana. Pero no se trata de un problema de desabastecimiento. Lo que pasa es que hay que descargar la mercancía y reponerla. Y eso lleva unos tiempos”.

Entra aquí para leer más sobre el coronavirus en Navarra.


To Top