viernes, 23 abril 2021

Más pedrea que Gordo

La semana pasada, el Cantolagua y la AD San Juan vivieron dos históricos partidos de Copa del Rey, en los que perdieron contra el Valladolid y el Granada respectivamente. Los equipos navarros vieron cómo los ingresos procedentes de la Real Federación Española de Fútbol (unos 20.000 euros para cada club) no iban acompañados del jugoso extra que suponen las entradas, debido a la pandemia. Además, tuvieron que asumir gastos importantes para la organización de los encuentros, de modo que la satisfacción no fue total. Sus presidentes relatan a Capital Sport cómo vivieron el antes, el durante y el después de las eliminatorias.

Iñaki Ciordia
Pamplona - 21 diciembre, 2020

El once titular del Cantolagua que disputó el partido contra el Valladolid. (Foto: @akimovasvetlana88)

La derrota por 0-5 del Cantolagua ante el Valladolid en Copa del Rey no ha minado el ánimo de Alberto Ozcoidi, presidente del club sangüesino, que pone en valor lo conseguido. Ya en frío, y con la distancia que da el paso de los días, relata a Capital Sport lo que ha supuesto jugar esta eliminatoria frente a un Primera División para un club tan modesto: “Tiene mucho mérito lo que hemos conseguido. Los jugadores están muy contentos y todos sabíamos que competir ante un equipo profesional era muy difícil, pero lo logrado no nos lo quita nadie”.

El Cantolagua ha ingresado unos 20.000 euros de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Mucho menos de lo que habría obtenido en caso de que el encuentro se hubiera disputado con público. Además, una gran parte de ese dinero no durará demasiado en las arcas del club. “Más de la mitad ya nos la hemos gastado en la preparación del partido. Entre contratar UCI móvil, ambulancias, publicidad, tener dos equipaciones en vez de una por si sangraba algún jugador…”, resalta.

Ozcoidi adelanta que no habrá derroches esta temporada con el resto de dicha cuantía. Necesita cada euro para afrontar los estragos del Covid-19. “Hay que tener en cuenta que no hubo público, no abrimos el bar… Todos los clubes de Tercera estamos en una situación muy, muy mala. Nos va a venir muy bien ese dinero para el día a día. Sin pandemia, seguramente, hubiésemos invertido en algo, en una especie de grada que queríamos hacer. Pero ahora mismo no nos lo podemos permitir”, admite apenado.

Alberto Ozcoidi (Cantolagua): “No hubo público, no abrimos el bar… Los clubes de Tercera estamos en una situación muy, muy mala. Sin pandemia, seguramente, hubiésemos invertido en algo. Pero no nos lo podemos permitir”.

Las restricciones legales para el partido, jugado sin público en Merkatondoa el pasado martes, privaron al Cantolagua de los ingresos por taquilla. En condiciones normales, sin coronavirus de por medio, habrían acudido al menos 300 aficionados, con precios populares de entre 10 y 15 euros.

“Que no hubiese público fue una circunstancia extraña. El partido del San Juan lo pudieron jugar con aficionados en las gradas y nosotros no (el 17 de diciembre entraron en vigor las nuevas medidas aplicadas por el Gobierno foral, que permiten un máximo de 200 personas en espacios cerrados y 400 al aire libre). Si hubiese salido la orden foral antes… De hecho, en un primer momento el partido estaba programado para el miércoles, pero la televisión nos lo cambió al martes”, lamenta Ozcoidi.

Sin duda, días intensos y de muchos preparativos los vividos por el presidente de la entidad desde que salió la bola del conjunto pucelano como rival. “Lo que más me ha quitado el sueño ha sido la organización del partido con la Federación Navarra y con el Izarra, que nos cedió el campo. Primero, no nos dejaron jugar en Sangüesa por el tema de la iluminación. Tratamos de poner más luz, pero ya nos dijeron que no, y tuvimos que buscar un campo alternativo que, en un principio, iba a ser Tajonar… Luego nos comentaron que podría ir gente y optamos por Merkatondoa”.

Si el Cantolagua hubiese logrado pasar a la siguiente ronda, los ingresos habrían sido cercanos a los 60.000 euros.

Pero, al final, no hubo público, un factor determinante para Ozcoidi en este tipo de partidos: “Esta temporada sin público no habrá tantas sorpresas en las eliminatorias. No existe la presión de la afición del equipo local y eso se nota”.

Si el Cantolagua hubiese logrado pasar a la siguiente ronda, los ingresos habrían sido cercanos a los 60.000 euros, una cantidad nada desdeñable pero que, dadas las circunstancias, difícilmente llegaría a los jugadores. “Les intentamos cuidar lo mejor que se puede, pero nuestra política de club es que jamás se les ha dado dinero. Eso sí, cuando vienen a entrenar de fuera les pagamos el kilometraje, nada más. De haber conseguido el pase a la siguiente ronda, podríamos haber invertido en material deportivo”, afirma.

PÚBLICO, PERO SIN INGRESOS POR TAQUILLA

En la otra eliminatoria que enfrentaba a un equipo navarro con un Primera, la AD San Juan perdió 0-2 con el Granada. A diferencia del partido del Cantolagua, el encuentro disputado el jueves en el barrio pamplonés sí pudo contar con público. En total, 150 personas entre socios de la entidad pamplonesa, que no pasaron por taquilla (80 personas); directivos; y staff técnico del Granada.

Javier Moso (AD San Juan): “Tuvimos que instalar torretas de luz y mejorar la conectividad wifi para la prensa. Además, contratamos personal de seguridad y ambulancias”.

De esta manera, el club solo ingresó los cerca de 20.000 euros procedentes de la RFEF. Hasta el pasado miércoles, a mediodía, el club no supo que finalmente contaría con la presencia de espectadores.

“Nos hacía especial ilusión jugar el partido en nuestro propio campo porque es un acontecimiento histórico y nos enorgullece poder recibir esta competición. Eso sí, hemos tenido que hacer una serie de adaptaciones, que no tenemos cuantificadas. Con el ingreso de la RFEF cubriremos parte de los gastos”, señala Javier Moso, gerente de la AD San Juan.

Una buena parte del dinero ingresado se destinó a mejorar la iluminación, tal y como detalla Moso: “Aquí solemos jugar de noche, pero obviamente sin retransmitir por televisión. Así que tuvimos que instalar torretas de luz y mejorar la conectividad wifi en una grada para la prensa. Además, contratamos personal de seguridad y ambulancias”, rememora.

Javier Moso: “Es una pena que, para una vez que logras estar ahí, ante un equipo tan grande, no lo hayamos podido celebrar como todos queríamos”.

El campo de fútbol, situado en medio de las instalaciones de la AD San Juan, obligó, por protocolo, a vallar diferentes zonas de acceso para crear una especie de burbuja y evitar la presencia de socios en los alrededores.

Moso no oculta su desilusión por las limitaciones en la organización del partido: “Es una pena que, para una vez que logras estar ahí, ante un equipo tan grande, no lo hayamos podido celebrar como todos queríamos, con nuestros socios y disfrutando de una serie de actividades festivas”.

Ahora será la Mutilvera la que tenga la oportunidad de enfrentarse a un equipo de Primera División en la segunda eliminatoria de la Copa del Rey. Lo hará contra el Real Betis, y el encuentro se disputará el 6 de enero en Mutilnova. En la localidad de la Comarca de Pamplona celebraban este viernes el resultado del sorteo, que quedará ya para siempre grabado en el recuerdo del club navarro.

Entra aquí para leer más noticias de Capital Sport.


To Top