domingo, 19 mayo 2024

Maya propone destinar 8 millones del remanente a nuevas inversiones

El Consistorio cierra el ejercicio de 2020 con superávit y un incremento en el remanente de tesorería, que alcanza los 30,9 millones de euros. Por eso, el alcalde quiere llevar a cabo distintas inversiones extraordinarias a lo largo de este año, que deberán contar con la aprobación del pleno municipal.


Pamplona - 20 mayo, 2021 - 13:16

Reloj de la fachada del ayuntamiento de Pamplona

Comptos apuntó que el Consistorio y sus organismos autónomos gastaron el año pasado 251 millones e ingresaron 270. (Foto: archivo)

El cierre económico de 2020 ha generado superávit en las cuentas del Ayuntamiento de Pamplona y un aumento del remanente de tesorería hasta sumar un total de 30,9 millones de euros. Un total de 8,1 millones de euros de esa cuantía se van a destinar a nuevas inversiones, que incrementarán en un 25 % los 33,3 millones previstos y ya en ejecución en el presupuesto de 2021, hasta alcanzar la suma de 41,4 millones de euros.

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, y la concejala delegada de Servicios Generales, María Echávarri, detallaron este jueves una propuesta de modificación presupuestaria, que deberá aprobar el pleno municipal, que incluye proyectos y actuaciones en ámbitos como la movilidad sostenible, la digitalización, el avance tecnológico, la conservación urbana o la mejora de los servicios municipales.

Esos proyectos, según indicó el Consistorio en un comunicado, «cumplen los tres requisitos establecidos para su ejecución», ya que son inversiones (no gasto corriente), que sean ejecutables en este año 2021 y que garanticen la sostenibilidad financiera del presupuesto sin contratar deuda. Las inversiones previstas se enmarcan en las líneas estratégicas tanto de los fondos europeos Next Generation, creados para la recuperación tras la crisis sanitaria del Covid-19, como en los Objetivos de la Estrategia 2030 del propio Ayuntamiento de Pamplona.

Pamplona cuenta con un presupuesto aprobado para este 2021 de 236 millones de euros, el más alto desde 2011. De esa cifra, 194,5 millones se destinan a gastos de funcionamiento, de personal, compras y servicios y transferencias corrientes, y 33,3 millones a inversiones. «Los resultados económicos del ejercicio 2020 han mejorado las previsiones actualizadas en su día tras los meses de estado de alarma y tras la puesta en marcha del plan de choque socioeconómico, con acciones directas para los sectores más afectados por la crisis y con medidas de alcance tributario para aliviar la carga fiscal», valoró el Ayuntamiento.

INGRESOS EXTRAORDINARIOS

En la administración local, «los ingresos no están tan vinculados al ciclo económico como en el caso de las comunidades autónomas». Pamplona «se ha visto afectada por las consecuencias económicas generadas por la pandemia, con un mayor gasto principalmente en el ámbito social de ayuda y protección a las personas y familias más vulnerables, pero también se han obtenido otro tipo de ingresos extraordinarios como los fondos Covid o los ingresos de montepío logrados tras un litigio con el Gobierno de Navarra». Todo ello, sumado a una menor ejecución en algunos gastos, ha generado superávit en 2020 y ha incrementado el remanente de tesorería del Ayuntamiento hasta esos 30,9 millones de euros.

De los 30,9 millones, Maya desea destinar 8,1 a inversiones. El resto «quedará reservado» con un doble objetivo, que «busca la sostenibilidad financiera» de las arcas municipales. Por una parte, «para garantizar la financiación de inversiones incluidas en el presupuesto inicial sin tener que contratar deuda y dejando, por tanto, una reserva mientras se vayan generando por ejemplo los ingresos por venta de terrenos». Por otra parte, se reserva una cuantía de 4 millones de euros «para posibles necesidades de gasto corriente o de otras inversiones».

De esos 8,1 millones, 2,36 se destinarían a acciones relacionadas con la movilidad sostenible, 710.000 euros con inversiones para la digitalización y el avance tecnológico y 80.000 euros para redactar proyectos vinculados a los propios fondos Next Generation. Además, se incluyen otro tipo de actuaciones relacionadas con las competencias municipales y con los servicios públicos. Se invertirían 1,75 millones en conservación de la ciudad, 2,42 en servicios públicos y unos 750.000 euros en inversiones urbanísticas.

INFRAESTRUCTURAS

A movilidad sostenible se dedicarían 2,3 millones de euros, con un desglose de inversiones propuestas con proyectos como la primera fase del ascensor de Trinitarios (200.000 euros), la conexión peatonal con Orkoien (100.000 euros), la reurbanización de Padre Moret (200.000 euros), la reforma del bulevar de Iturrama (250.000 euros), el proyecto de reurbanización de Íñigo Arista (50.000 euros), las obras en Manuel de Falla (60.000 euros) o la reurbanización del entorno de la zona del antiguo patinódromo de San Jorge (580.000 euros).

La propuesta en movilidad incluye partidas para aparcamientos disuasorios, tanto mejoras (150.000 euros) como la instalación de elementos de control y seguridad (250.000 euros); la ampliación de la red de aparcamientos protegidos para bicicletas (85.000 euros); mejoras en los caminos de Taconera (80.000 euros); o una cubierta para las rampas de Azpilagaña (200.000 euros). Asimismo, se invertirían 50.000 euros en el alumbrado led de la avenida de la Baja Navarra, otros 50.000 para la iluminación del Baluarte Real y 60.000 para la compra de un vehículo eléctrico para el cementerio municipal.

El Ayuntamiento apuesta también en estas inversiones con remanentes de tesorería por la digitalización y el avance tecnológico de la administración municipal y de los servicios a la ciudadanía. Los 710.000 euros previstos se repartirían en 400.000 para equipamiento informático y el desarrollo de aplicaciones, 200.000 para un nuevo sistema de gestión integral de personal, 50.000 euros para equipos multifunción y otros 60.000 para nuevo mupis digitales informativos en la vía pública.

Esta propuesta recoge también 80.000 euros que se derivarían a la realización de proyectos vinculados a los fondos europeos Next Generation, con objetivos relacionados también con áreas como la digitalización, la tecnología, la transición energética o la sostenibilidad.

CONSERVACIÓN Y NUEVAS DOTACIONES

En los 1,75 millones de euros de las inversiones relacionadas con la conservación de la ciudad, se incluye una partida de un millón de euros para asfaltado, 230.000 euros para trabajos en el talud de Santo Domingo, 190.000 euros para la instalación de cubiertas en juegos infantiles y 20.000 euros para la restauración del quiosco de la plaza del Castillo. Además, se destinarían 100.000 euros para la renovación de bancos y mobiliario urbano y 180.000 para inversiones en los aparcamientos de las calles Compañía y Olite.

Los 2,4 millones de euros previstos para servicios y competencias municipales se desglosan en once actuaciones. La que más inversión se llevaría, con un millón de euros, es la aportación a la empresa municipal Comiruña para las obras en el Mercado del Segundo Ensanche. Otros 307.000 euros servirían para crear un nuevo Centro Comunitario en Santa María la Real y 110.000 más para acometer inversiones en otros centros comunitarios. Se reservarían 300.000 euros para una convocatoria de obras de urbanización en espacios privados de uso público y 283.000 euros para el proyecto de recogida neumática de San Francisco, financiado al 50 % con la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona. Actuaciones en los complejos deportivos de Aranzadi y San Jorge e instalaciones deportivas (146.000 euros), un aseo autolimpiable en Etxabakoitz (100.000 euros) o vehículos para los tajos de Empleo Social (100.000 euros) serían otras de las inversiones previstas, junto a 40.000 euros para Civivox Mendillorri, 30.000 para asistencias técnicas de proyectos en colegios y 10.000 euros para trabajos en el Pabellón de Mixtos.

Por último, se proponen 745.000 euros para acometer dos actuaciones urbanísticas. En concreto, 600.000 euros para poder continuar el procedimiento de expropiación de una parcela en el barrio de Rochapea, presentando la hoja de aprecio, y 145.000 para completar la compra judicial en 2018 de una parcela «por el importe equivalente al IVA de la operación, que en su día no se tuvo en cuenta».

Entra aquí para leer más sobre economía navarra.

Archivado en:

Economía navarra ·


To Top