viernes, 24 mayo 2024

Miguel Barasoain convierte una antigua cuadra en el primer centro de pilates de Biurrun

El local, Erreniega Mauri, se ubica en el corazón de la localidad navarra y está especializado en el pilates con máquinas, una excelente herramienta para potenciar el físico de los corredores. Sin embargo, su fundador, vinculado desde hace años a los deportes de montaña, explica a Capital Sport que emprender ha sido una dura carrera de fondo, en la que se ha topado con multitud obstáculos. "Tardaron un año y medio en darme la licencia. Te puedes arruinar antes de abrir la puerta", critica.


Pamplona - 19 septiembre, 2022 - 06:00

'Mauri' cuenta con una gran experiencia como corredor y entrenador de ultra trail y medio fondo. (Fotos: cedidas)

Miguel Barasoain, al que todos sus conocidos llaman ‘Mauri‘, anuncia ilusionado que por fin ha podido abrir las puertas de su centro de pilates con máquinas: Erreniega Mauri. Está ubicado en Biurrun y es el único de la localidad Navarra. «Me gustó el pilates, me formé y decidí emprender con mi propio estudio. Yo vengo del mundo de la montaña y las carreras. Y descubrí en esta disciplina una gran herramienta para potenciar el fisco de los corredores», detalla a Capital Sport.  Así nació el estudio que, a diferencia de otros, centra su actividad en el entrenamiento de estos deportistas.

‘Mauri’ ya era instructor de pilates en suelo. De hecho, trabajaba en varios centros y salas del territorio foral. Llevaba seis años inmerso en la disciplina cuando, en la pandemia, se planteó volar en solitario. «Antes alquilaba salas o acudía a gimnasios a dar clases en la Cendea de Galar, Esquíroz, Subiza… Coincidió que, tras el confinamiento, me salió la oportunidad de formarme también en pilates con máquinas y me animé».

«Descubrí en el pilates con máquinas una gran herramienta para potenciar el fisco de los corredores».

En ese momento, además, había terminado la rehabilitación de una casa familiar junto a su padre, que llevaron a cabo ellos mismos. En su día había sido una cuadra, pero tras las obras comenzaron a usarla como garaje y trastero. Entonces se dio cuenta del potencial que podía sacar a ese espacio y decidió reconvertirlo para montar su propio centro.

«No era la idea principal, pero soy bastante inquieto y una cosa llevó a la otra. Es un poco locura en un pueblo de ciento y pico habitantes, pero decidí dar un paso al frente y me la jugué. Tengo un grupo muy majo de corredores con los que llevo años entrenando con pilates, tonificación…», subraya.

De hecho, muchos de los alumnos que le siguen y apoyan en esta aventura son de Pamplona, Cordovilla, Puente la Reina… «Al final, cuando estás a gusto con un monitor o entrenamientos no te cuesta esfuerzo desplazarte. Lo bueno es que en el entorno me conocen».

El camino que recorrió para emprender no ha sido fácil. Tras año y medio de espera, obtuvo la licencia de actividad.

‘Mauri’ habla con pasión del deporte y de la montaña. Su vida siempre ha estado vinculada a ellos y, de hecho, fue uno de los precursores de las carreras de bici por montaña. «Prácticamente éramos los únicos que hacíamos eso y casi nos consideraban raros. Incluso formé parte de la selección navarra», evoca.

También acumula una gran experiencia como corredor y entrenador de ultra trail y medio fondo: «Con el paso de los años he ido haciendo carreras más largas, de más de cien kilómetros. Creo que practicar esta disciplina es muy importante a la hora de dar clases. Porque puedes estudiar, pero si has sufrido en carreras de veinte o treinta horas vives todo de otra manera», asevera.

EMPRENDER: UNA CARRERA DE FONDO

El navarro, de 45 años, incide en que el camino recorrido para abrir su propio centro no ha sido fácil. «Hemos estado año y medio pelando para conseguir todos los papeles. No podíamos abrir. Desde mi experiencia, además, obtener ayudas ha sido muy difícil. O no entras en plazo o no tienes la edad…», indica apenado para resaltar no obstante la ayuda que recibió por parte del Consorcio de Desarrollo de la Zona Media.

«Es un poco desesperante que en pleno siglo XXI no se puedan agilizar más los procesos para emprender. Te ponen problemas por todas partes».

En algunas ocasiones, llegó a sentirse muy disgustado y molesto por las trabas que se encontró.

«Es un poco desesperante que en pleno siglo XXI no se puedan agilizar más los procesos para emprender. Te ponen problemas por todas partes: un milímetro, un vidrio… Y hasta que no los solucionas no puedes iniciar una actividad inocua como esta. Además, tardan bastante en responder. En mi caso, sigo trabajando en otros centros y es un proyecto a medio plazo, pero si dependes de esto para comer te puedes arruinar antes de abrir la puerta», señala.

Entra aquí para leer más noticias de Capital Sport.

Archivado en:

Navarra · Pamplona · Biurrun · Deporte Navarra ·


To Top