domingo, 4 diciembre 2022

Navarra cultiva las alianzas entre empresas agroalimentarias para ganar competitividad

La Comunidad foral es un referente europeo en alimentación saludable y sostenible, especialmente en el campo de los vegetales, ya que dispone de productos de alta calidad que obtiene aprovechando y respetando sus recursos naturales. También lo es por contar con empresas líderes a nivel internacional. Por eso, este medio ha recogido las opiniones de las personas responsables de algunas de ellas, dentro de la campaña 'Made in Navarra', para conocer más a fondo la actualidad y el futuro de la industria agroalimentaria. Se trata de Santiago Sala (Grupo Apex y NAGRIFOOD), Anabel Zariquiegui (Eroski), Alfredo Arbeloa (Grupo AN), Daniel Antoñanzas (Exkal) y Jorge Moreno (Florette Ibérica). La innovación, las alianzas, la colaboración público-privada, la sostenibilidad, la apuesta por los alimentos saludables o el incremento del tamaño de las empresas son algunas de las claves para potenciar la competitividad del sector.

Miguel Bidegain
Pamplona - 21 abril, 2022

La innovación, las alianzas, la colaboración público-privada, la sostenibilidad y el incremento del tamaño de las empresas son claves para el sector. (Foto: cedida)

El sector agroalimentario constituye algo más que una pieza fundamental dentro del tejido económico navarro. En primer lugar, está la tradición histórica de una industria unida intrínsecamente a la región, su desarrollo y crecimiento. Precisamente, ese trabajo paciente y metódico le ha convertido en uno de los principales embajadores de la Comunidad foral. Algunos de sus productos más carismáticos, como el espárrago, la alcachofa o el pimiento del Piquillo, no solo están vinculados sentimentalmente a zonas como la Ribera o a localidades más específicas situadas en el área de Tudela o de Lodosa, sino que están reconocidos fuera de nuestras fronteras por su sabor y altísima calidad.

Igualmente, su crecimiento ayuda a mitigar la despoblación al tiempo que contribuye a la cohesión territorial y la distribución de la riqueza. Sin olvidar, además, que las últimas tendencias en consumo representan un acicate para una industria en constante innovación y que busca responder a esas demandas. Los datos, además, corroboran esa importancia. Hoy el sector agroalimentario supone el 7,5 % del Valor Agregado Bruto (VAB) de Navarra y sus empresas suman 28.700 puestos de trabajo, el 9,2 % del empleo regional. De ellos, 16.000 corresponden al subsector de la transformación, que a su vez genera el 12 % de las exportaciones totales de la Comunidad foral.

Además, Navarra lidera la producción de verduras congeladas en España, con un 40 % del total, de modo que se ha consolidado como una potencia a nivel mundial. Pero son las empresas de cuarta gama, por delante de las de congelados, las que más crecen, seguidas por las de cárnicos y aceite, vino, panadería y lácteos.

Santiago Sala: “Debemos profundizar en las alianzas de innovación abierta que desarrollamos en NAGRIFOOD”.

Todo ello demuestra que la industria agroalimentaria navarra ha sabido adaptarse a las tendencias del mercado. Así, ha atendido a la cada vez mayor demanda de productos más saludables que, pese a aumentar un 20 % al año, aún tiene un amplio margen de crecimiento. Una apuesta que se ve favorecida por estrategias europeas como Farm to Fork, que busca acelerar la transición hacia un sistema de producción de alimentos sostenible, que fomente los procesos de economía circular y comercio de proximidad, que el consumo de los alimentos en los hogares sea sostenible y, a la vez, actuar de forma preventiva para evitar el desperdicio alimentario (Food Waste).

Esa adecuación a los gustos del consumidor se extiende a los platos preparados refrigerados, que en Navarra son elaborados por unas 40 empresas y que también son cada vez más demandados, al igual que las gamas gourmet, preparadas por alrededor de 150 industrias en la región. La oferta de novedades agroalimentarias aumenta año a año, y buena parte de ellas salen de plantas elaboradoras navarras para ser distribuidas por todo el mundo.

En el marco de la campaña ‘Made in Navarra’, lanzada por el Gobierno foral con la colaboración de Navarra Capital para mostrar el potencial de los sectores claves y propiciar un debate profundo sobre los desafíos a los que estos se enfrentan, hemos recabado las opiniones de algunos de los agentes principales de la agroindustria navarra. Todos ellos coinciden al utilizar términos como innovación, sostenibilidad, digitalización, colaboración entre empresas y público-privada a la hora de señalar las claves para que el sector gane en competitividad.

Anabel Zariquiegui: “Las oportunidades están en la diversificación, que indudablemente pasa por una clara apuesta por la innovación”.

Una de las empresas referentes es el Grupo Apex, líder en la producción de aperitivos y snacks. Su director general, Santiago Sala, indica que el reto de su compañía “es duplicar el tamaño cada cuatro o cinco años”. Y, para ello, cuenta “con productos de éxito ‘Made in Navarra’ de siempre”, como sus Aspitos, u otros más novedosos, como las primeras patatas fritas en envases 100 % libres de plástico y compostables de Europa. Sala ve una gran oportunidad en la colaboración entre las empresas en el km 0. “Debemos continuar profundizando en las alianzas de innovación abierta que desarrollamos en el marco del Clúster Agroalimentario de Navarra NAGRIFOOD“, presidido por el propio Sala.

También apuesta por el abastecimiento de materias primas producidas en Navarra y advierte de que, para seguir siendo un sector competitivo, las empresas deben ganar tamaño: “Las compañías más grandes pueden abordar de manera más fuerte las claves del éxito: captar personas con talento, invertir en la eficiencia de sus fábricas y procesos, invertir en sus marcas e Innovación. Todo ello contribuye a la sostenibilidad global de nuestro territorio: sostenibilidad económica, social y medioambiental”.

Desde su temprana implantación en Navarra, Eroski se planteó el objetivo de ser “un actor clave que generara riqueza y ayudara a vertebrar el sector”, detalla Anabel Zariquiegui, responsable regional de sus hipermercados. Entre los principales logros de la cooperativa, resalta el hecho de contar con alrededor de 400 proveedores agroalimentarios navarros, que en su gran mayoría son pequeñas explotaciones, y el fomento de la actividad público-privada. “Esto nos ha llevado a trazar relaciones estables con entidades públicas como INTIA o CNTA y sindicatos como UAGN, así como a ser miembros de NAGRIFOOD desde sus inicios”.

Alfredo Arbeloa: “Ganar tamaño y reforzar la posición negociadora y competitiva será muy importante en el futuro”.

Zariquiegui, que incide en que Eroski actúa como un embajador de los productos ‘Made in Navarra’ al promocionarlos en toda su red comercial, entiende que las principales oportunidades residen en la diversificación, “que indudablemente pasa por una clara apuesta por la innovación“. “El sector agroalimentario navarro es productor y transformador, lo cual le confiere una visión integrada donde sumar esfuerzos, eficiencias y sinergias. Se debe trabajar, además, para profundizar en la sostenibilidad, desde la producción hasta la transformación del producto”. Une el mantenimiento de la competitividad del sector a la diferenciación basada en la potenciación de las características que hacen únicos a los productos de Navarra. “No estamos hablando de marketing ni publicidad, estamos hablando de sellos de calidad como Reyno Gourmet que son absoluta garantía: hacia el consumidor, porque disfruta de un producto único, pero también hacia el productor, ya que le marca una guía de actuación y le hace crecer”.

EL MÚSCULO DEL COOPERATIVISMO

El Grupo AN es la referencia del cooperativismo agroalimentario y de la Economía Social en España con más de 39.000 agricultores y ganaderos integrados en 168 cooperativas socias y 1.293 millones de euros de facturación. Su director general, Alfredo Arbeloa, resalta el trabajo que realiza la firma en todo lo relacionado con el desarrollo de nuevas soluciones vegetales, por un lado, y en la mejora de los procesos, por otro, con el fin de reducir el uso de los recursos naturales: “Hablamos de agricultura de precisión y de monitorización de cultivos. Además, intentamos impulsar la producción ecológica dentro de nuestra producción”.

Arbeloa incide en que deben mantenerse el prestigio y el reconocimiento de nuestra producción agraria ‘Made in Navarra’. “Y, para ello, debemos ser capaces de adaptarnos rápidamente a las demandas y gustos de quien consume, con el desarrollo de nuevos productos más saludables, ecológicos y sostenibles, el desarrollo de proteínas alternativas y siendo pioneros en seguridad alimentaria y trazabilidad”. Así mismo, aboga por el uso de la tecnología y la digitalización como factores clave para para mejorar tanto los procesos y la eficiencia como para conseguir nuevos productos. “Otra clave es la dimensión: la necesidad de ganar tamaño y reforzar la posición negociadora y competitiva serán muy importantes en el futuro”, advierte el secretario general del Grupo AN.

Daniel Antoñanzas: “La investigación del desarrollo sostenible de la alimentación potenciaría la marca ‘Made in Navarra'”.

La empresa de Marcilla Exkal aporta soluciones de refrigeración con tecnología propia para establecimientos de los canales Horeca y retail. Su director gerente, Daniel Antoñanzas, subraya que la empresa se siente parte de un entorno “idílico” para la investigación y la innovación y que, en ese sentido, trabajan para las próximas generaciones desarrollando productos sostenibles, muy eficientes, ecológicos e innovadores. “También aprovechando la cercanía de empresas de alimentación, las universidades y centros tecnológicos como CNTA, en proyectos de investigación colaborativos“. Por ejemplo, en la extensión de la fecha de consumo preferente de los alimentos perecederos o en la reducción del desperdicio alimentario. Para Antoñanzas las oportunidades están en el aprovechamiento de productos frescos y saludables, su producción, manipulación y puesta en el mercado, así como en la conservación y exposición para la venta “en las mejores condiciones para la salud de los ciudadanos y de forma sostenible”.

Aunque opina que incrementar las inversiones en innovación “es garantía de futuro”, opta por concentrar el esfuerzo en la investigación del desarrollo sostenible de la alimentación: “Potenciaría la marca ‘Made in Navarra'”.

En 1989, Florette Ibérica puso en el mercado la primera bolsa de ensalada lista para consumir. “Desde entonces, nuestro objetivo ha sido afianzar el liderazgo en el segmento de la IV gama, mediante la innovación en productos y procesos, siempre sobre la base de las necesidades reales de los consumidores y mediante un desarrollo eficiente y sostenible”, proclama su director general, Jorge Moreno. “Seguiremos dando prioridad a la innovación para desarrollar y lanzar al mercado nuevos productos que satisfagan las actuales tendencias de consumo: productos saludables, naturales, con base vegetal y muy sabrosos, además de saciantes, incluidos los aperitivos”, añade acto seguido. La empresa utiliza envases de origen 100 % reciclado y que son 100 % reciclables, de modo que ha dejado de utilizar 160 toneladas de plástico cada año. Y, además, solo consume energía renovable.

Jorge Moreno: “Seguiremos dando prioridad a la innovación para desarrollar y lanzar al mercado nuevos productos que satisfagan las tendencias de consumo”.

El director general de Florette sostiene que el consumo de productos de cercanía ofrece una gran oportunidad al sector, que “avanza a pasos agigantados” gracias al “desarrollo constante de nuevas técnicas en los procesos de producción y la innovación en nuevos productos que satisfagan las necesidades de un consumidor que siempre evoluciona”. Así mismo, se fija en la innovación como motor del crecimiento y en la competitividad, de ahí que considere fundamental la colaboración entre empresas, centros tecnológicos, universidades y administración. “Destacaría también la necesidad de que el PERTE agroalimentario sea una realidad y de que tenga impacto positivo en el desarrollo de la actividad agroindustrial de Navarra”, remarca Moreno.

Respecto a los puntos donde es necesario incidir para mantener la competitividad de la industria agroalimentaria, el responsable de Florette se declara un “firme defensor de la fórmula que suma innovación, sostenibilidad y digitalización“: “Por ello, seguimos trabajando para desarrollar nuevos productos que ayuden a reforzar la salud y el disfrute de los consumidores e implementando medidas sostenibles en todos nuestros procesos”. Al mismo tiempo, insiste en que, para poder avanzar en este terreno, es necesaria la colaboración público-privada. “Y, por supuesto, para que el sector continúe siendo competitivo es preciso poner en valor el talento”, concluye.

Entra aquí para leer más sobre innovación.


To Top