jueves, 7 julio 2022

Conocimiento ‘Made in Navarra’ para liderar la transición verde y digital

Navarra, con sus 661.023 habitantes, apenas representa un distrito de París. Un tamaño que, sin embargo, no se corresponde con el ingente trabajo desempeñado por su tejido industrial, sus universidades y centros tecnológicos y del conocimiento. Los logros de la región en construcción sostenible, agroalimentación, electrónica, renovables o el sector biofarmacéutico, entre otras áreas de actividad, la sitúan entre las más avanzadas del mundo. 'Made in Navarra', campaña promovida por el Gobierno de Navarra en colaboración con Navarra Capital, pretende mostrar ese infinito potencial y facilitar una reflexión estratégica sobre las oportunidades que debe aprovechar la Comunidad foral para potenciar su competitividad. "No podemos perder ni un minuto porque, como dice la Comisión Europea, el futuro es ahora", defiende Mikel Irujo, consejero de Desarrollo Económico y Empresarial.

Jesús Jiménez
Pamplona - 17 marzo, 2022

La campaña 'Made in Navarra' pretende poner en valor los logros alcanzados por la región en distintos campos de actividad.

El desarrollo de procedimientos de secuenciación genómica de última generación para el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades raras; la aplicación del blockchain para asegurar al consumidor la trazabilidad de una energía de origen 100 % sostenible; el diseño de equipos que permiten medir la calidad de productos agroalimentarios más seguros, sostenibles y saludables; el estudio, implementación y optimización de los entornos tecnológicos que sirven de soporte a las smart cities; la proyección de sistemas de serigrafía automatizada a materiales flexibles como el plástico…

Navarra está presente en todos y cada uno de estos proyectos. En realidad, son solo una pequeña muestra del trabajo que lideran empresas, centros tecnológicos y universidades de la Comunidad foral. Unas actividades plenamente adaptadas a los ejes de transición verde y transformación digital con los que Europa pretende significarse en medio de este entorno máxima incertidumbre y cambio acelerado. En concreto, la Comisión Europea ha marcado como prioridades la neutralidad climática, a través del Pacto Verde Europeo (‘Green Deal Europe’), y el liderazgo digital, recogido en la hoja de ruta ‘Brújula digital 2030: el camino europeo para la década digital‘. Todo ello en un momento en el que la Comunidad foral, además, ha aprobado su Ley Foral de Cambio Climático y Transición Energética. Un texto que fue secundado este jueves por todos los grupos parlamentarios.

A través de reportajes sectoriales, coloquios con directivos y empresarios y vídeos, la campaña ‘Made in Navarra’ quiere mostrar los principales logros empresariales de la región.

Pero, por encima de esos grandes objetivos, están las personas. Y de eso trata, precisamente, ‘Made in Navarra‘, una campaña promovida por el Gobierno de Navarra, que se inicia con este artículo y que se desarrollará durante los próximos meses en colaboración con Navarra Capital.

A través de reportajes sectoriales, coloquios con directivos y empresarios y vídeos informativos sobre los ejes transversales en los que se sustenta la Estrategia de Especialización Inteligente (S4), el objetivo es evidenciar algunos de los principales logros empresariales alcanzados por la Comunidad foral. En palabras del consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Mikel Irujo, se quiere “destacar el infinito potencial que posee una industria de Navarra que es imparable”. “En cada fábrica y planta que visito descubro un compromiso con el proyecto, la plantilla y el territorio que, francamente, me impresiona y emociona”, añade. Además, la iniciativa también busca propiciar una reflexión sobre las oportunidades de desarrollo futuro en las que debería volcar sus esfuerzos la región con un objetivo claro: potenciar su competitividad y capacidad de diferenciación.

En este momento donde el proyecto comunitario afronta importantes amenazas, Irujo se niega a caer en el fatalismo. Al contrario, recuerda que Europa “sigue hoy a la cabeza en industria, comercio internacional, finanzas y, sobre todo, en valores”. Lamentablemente, no todas esas conquistas son conocidas. Y, ahora más que nunca, deben ponerse en valor. “No podemos perder ni un minuto porque, como dice la Comisión Europea, el futuro es ahora”, insiste.

UNIVERSIDADES

Todo lo que se ha comentado para Europa se puede trasladar de forma mimética a la Comunidad foral. En realidad, muchos de los últimos logros registrados por el tejido productivo de la región tienen su origen en la capacidad contrastada de sus universidades y centros del conocimiento. Este primer ‘Made in Navarra’ pretende mostrar algunas de las principales líneas de investigación y cómo su traslación está incrementando los niveles de competitividad y eficiencia del tejido productivo navarro. Para ello, el CIMA, la Universidad Pública de Navarra (UPNA), CENER, CNTA, el Centro Stirling de I+D industrial de Embega y ADItech comparten varios de los principales proyectos en los que están trabajando.

Por ejemplo, el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra “participa activamente en distintas acciones de innovación diagnóstica y terapéutica, dirigidas a afrontar necesidades médicas que están todavía sin resolver”. Así se expresa su subdirector, Antonio Pineda-Lucena, quien destaca entre los últimos hitos alcanzados por su entidad “el desarrollo de procedimientos de secuenciación genómica de última generación”. Estos se pueden aplicar tanto a muestras biológicas humanas como de poblaciones microbianas (microbiota) que conviven con los individuos, “así como en estrategias terapéuticas innovadoras (terapia celular adoptiva, terapia génica, etc.) para el diagnóstico y tratamiento de procesos neoplásicos y enfermedades raras”.

Por su parte, el rector de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), Ramón Gonzalo, resalta la apuesta y el liderazgo de su institución en materia de sostenibilidad y defensa del medio ambiente. Es el caso de la iniciativa denominada ‘UPNA Green Smart & Sustainable Campus’, que incluye el diseño e implantación de diversas tecnologías de generación renovable, almacenamiento eléctrico y gestión energética integrada para alcanzar un doble fin. De un lado, establecer un nuevo sistema innovador e inteligente que asegure la plena autosuficiencia energética del entorno universitario que forma Arrosadia. “Y, a la vez, mostrar la competencia de esas tecnologías de última generación para que puedan ser implementadas en otros ámbitos como los industriales, comerciales y urbanos”, añade.

El desarrollo de estas líneas de investigación resultan fundamentales, según José Antonio Molina, director gerente de Embega. Porque, con vistas al futuro más inmediato, Molina apunta que una de las claves para asegurar la competitividad de Navarra será lograr una mayor colaboración entre las empresas y los centros tecnológicos y del conocimiento de la Comunidad foral. “Competir por precio no va a ser posible. Hay que descartar las commodities y apostar decididamente por el valor añadido. Eso implicará tener personas más y mejor formadas”, comenta.

Siguiendo ese mismo argumento, Diego Garrido, director general de ADItech, señala el importante papel de la I+D+i. “Es una de las raíces que alimenta la Estrategia de Especialización Inteligente y Sostenibilidad en sus seis áreas prioritarias (Movilidad Eléctrica y Conectada, Alimentación Saludable y Sostenible, Industria de la Energía Verde, Medicina Personalizada, Turismo Sostenible e Industria Audiovisual) y sus dos transversales (Transición Ecológica y Digital)”, recuerda. Por ello, incide en la necesidad de profundizar en ese camino, ya que “se están articulando los proyectos piloto que orientarán las líneas de trabajo prioritarias” para el porvenir de la Comunidad foral.

HIDRÓGENO Y ‘FOODTECH’

La transición energética, así como el desarrollo de las renovables en términos de eficiencia y eficacia, concentran la mayor parte de las actuaciones que lleva a cabo el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER) en materia de I+D desde la Comunidad foral. En ese sentido, su director general, Pablo Ayesa, subraya el “trabajo intensivo” que viene realizando la entidad “en tecnologías de producción y consumo de hidrógeno para lograr un sistema energético integrado, que permita a la sociedad ser neutros en emisiones de carbono con seguridad y optimización económica”. Un proyecto que forma parte del Plan Complementario de Energía e Hidrógeno Renovable en la Comunidad foral Y que, tal y como informó este medio, cuenta con un presupuesto de 8,4 millones de euros y permitirá la creación de 25 empleos hasta 2024 en las sedes de Pamplona, Sangüesa y Aoiz.

Muchos de los últimos logros registrados por el tejido productivo de la región tienen su origen en la capacidad contrastada de sus universidades y centros del conocimiento.

En el caso del Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA), sus investigadores están detrás de la “solvencia tecnológica” de startups como Spain Foodtech, Mylkcubator, FoodTech Challengers, Nucaps o Nulab. “Todas ellas vinculadas a actividades de vanguardia en el ámbito ‘foodtech’ como el uso de proteínas de origen vegetal y alternativas, la seguridad alimentaria, la valoración de subproductos o la generación de ingredientes más saludables y funcionales”, desglosa Héctor Barbarin, director general de CNTA. De entre las mencionadas, Nulab se encuentra en pleno lanzamiento de un dispositivo de infrarrojo cercano (NIR) portátil y de bajo coste, que permite medir la calidad de productos cárnicos curados, cereal y vegetales frescos en tiempo real y de forma precisa.

Al hilo de estas reflexiones y preguntado sobre cuáles pueden ser las oportunidades de futuro para Navarra dentro del sector, Barbarin insiste en buscar la transformación de la cadena alimentaria “frente a los retos globales que afronta la humanidad como la superpoblación, el desperdicio alimentario, la digitalización o el fomento de una alimentación más saludable”.

En ese sentido, cree necesario redoblar esfuerzos en el desarrollo de alimentos cada vez más seguros, sostenibles, saludables y accesibles. “Algo que vamos a continuar haciendo con proyectos de futuro que ya empiezan a gestarse, como el PERTE agroalimentario o los planes complementarios de investigación“, especifica.

IMPRESIÓN FUNCIONAL Y DIGITALIZACIÓN

Navarra, asimismo, tiene en el Centro Stirling de la empresa Embega, en Villatuerta, una unidad de I+D industrial referente en todo el mundo en el uso de la tecnología de impresión funcional. Concretamente, en los ámbitos de la sensorización e inmoelectronics. “Hemos sido los primeros en la aplicación de sistemas de serigrafía automatizada a materiales flexibles como el plástico”, expone su director gerente.

Su apuesta por este tipo de tecnologías ha permitido a la firma diversificar sus actividades. De hecho, a su actividad como suministrador de electrodomésticos de línea blanca ha añadido el acceso a un sector tan complejo como el de la automoción. “Y todo trabajando con gente de Pamplona y Estella formada aquí”, resalta Molina.

Finalmente, el director general de ADItech menciona distintas iniciativas lideradas o promovidas por su entidad, que además ejerce como agente coordinador del Sistema Navarro de I+D+i (SINAI): ‘Siess’, destinada a la optimización de infraestructuras y equipamientos compartidos; ‘Ecosistemas de Innovación’, donde se produce un diálogo abierto entre empresas, clústeres, administración y el propio SINAI; o ‘Iris’, el Polo de Innovación Digital de Navarra, “ventanilla única para la digitalización de la Comunidad foral”. También cita ‘SciencEkaitza’, para el reconocimiento y la divulgación de la cultura científica; ‘Dinamo’, lugar de encuentro de las y los investigadores; y la ‘Investigación con dimensión de género’, que contribuye a la excelencia y a la igualdad real en el SINAI y una de cuyas últimas actuaciones ha sido el proyecto ‘Científicas Ilustradas‘.

Entra aquí para leer más sobre innovación.


To Top