viernes, 12 agosto 2022

Las renovables ‘Made in Navarra’ renuevan su fórmula de éxito

El sector ha sido "embajador" de la Comunidad foral desde su implosión en la última década del siglo pasado. Aquí está, sin ir más lejos, la primera planta española dotada con una microgrid industrial. Además, se ha desarrollado un "novedoso y disruptivo concepto de batería" y se apuesta por el 'repowering', la economía circular y el hidrógeno verde. Incluso, desde la Comunidad foral se ha diseñado el parque fotovoltaico más grande del mundo, ubicado en Emiratos Árabes Unidos. Eso sí, la industria también demanda medidas "disruptivas" en algunos casos; una apuesta mayor por la I+D; la formación del talento y el emprendimiento; y una legislación "clara, sencilla y justa" para mantener el actual nivel de competitividad y ganar la batalla hacia un modelo energético sostenible y neutro.

Jesús Jiménez
Pamplona - 7 abril, 2022

Los tres parques inaugurados se ubican en Ablitas, Cabanillas y Buñuel. (Foto: cedida)

El mundo del futuro girará en torno a un interruptor de la luz. La Organización de las Naciones Unidas estima que, para 2050, la población mundial alcanzará los 9.000 millones de habitantes, 2.000 más que en la actualidad. Muchas personas de países emergentes se sumarán entonces a un “nivel de bienestar” que precisa de un suministro constante y asequible. Un flujo que también será necesario para asegurar tanto el desarrollo de la economía como la sostenibilidad y salvaguarda del planeta.

Por ello, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevé un aumento de la demanda de electricidad del 70 % hasta 2040. Y, de ese porcentaje, estima que la participación de las fuentes de origen “verde” o “renovable” (como la eólica y la fotovoltaica) será del 40 %. Para ese tipo de energías, por tanto, el horizonte de crecimiento y generación de oportunidades y negocios aparece despejado. Ahí está, sin ir más lejos, el anuncio que realizó el jefe adjunto de la Unidad de Renovables de la Comisión Europea, Antonio López-Nicolás, en la reciente jornada ‘Navarra: Pura Energía’, organizada por el Gobierno de Navarra en colaboración con Enercluster. En dicho foro, donde las principales firmas del sector desglosaron sus inversiones de I+D en la Comunidad foral, resaltó que la UE está negociando para que el uso de energías renovables alcance el 40 % en 2030, justo el doble de lo previsto en un primer momento. Una medida que, de aplicarse, supondrá una inversión adicional de 400.000 millones al año.

Mientras se termina de concretar ese objetivo, España y Navarra siguen quemando etapas en su objetivo hacia la neutralidad en emisiones establecida por Europa para 2050. Sirvan como ejemplo los últimos hitos producidos en este campo y registrado por Red Eléctrica en su ‘Avance del informe del sistema eléctrico español 2021’ hace apenas un mes. En él se detalló cómo la Comunidad foral incrementó su generación de energía renovable el año pasado en un 21,9 % frente a 2020, alcanzando una producción de 4.271 gigavatios hora. Un crecimiento impulsado principalmente por la contribución de la energía eólica, que aumentó su producción en un 34,7 %.

No solo eso, esta última fue la segunda tecnología del mix con 3.203 GWh producidos y una cuota del 36,9 %, solo superada por el ciclo combinado, que fue responsable del 40,5 % del total. Las energías renovables en la Comunidad foral produjeron, por tanto, el 49,2 % del total de la electricidad en 2021, dos puntos por encima de la media nacional, que en ese mismo período de tiempo se quedó en el 46,7 % y 121.305 GWh, cifra récord y un 9,7 % más que un año antes.

La “buena” noticia para el sector es que todas esas cifras se produjeron justo antes de la actual coyuntura de incertidumbre marcada por el conflicto de Ucrania y la espiral inflacionista provocada por la revalorización de los combustibles fósiles. Ante ese escenario, el sector de las renovables ha ganado en relevancia. En ese sentido, Navarra fue líder en la implantación y desarrollo de este tipo de energías en la década de los 90 y ahora el reto que se le presenta es cómo mantener esa posición de referencia. Pero está claro que la industria de las energías verdes siempre ha tenido a gala ser un sector ‘Made in Navarra’.

Una de las oportunidades de futuro del sector pasa por una “evolución” de los modelos de negocio, nuevas infraestructuras y una mayor descentralización.

“Todos nuestros proyectos internacionales en el ámbito de las energías renovables lo son y es una bandera que llevamos por el mundo en nuestras presentaciones”, asegura David Solé, ‘managing director’ de Ingeteam. Precisamente, uno de los últimos desarrollos “concebidos” por la firma en la Comunidad foral fueron el diseño de las mayores plantas de fotovoltaica en España y el mundo, instaladas en Extremadura y Emiratos Árabes respectivamente.

En el caso del Grupo MTorres, su equipo ha sido capaz de desarrollar un nuevo concepto de batería, de la que también dieron cuenta en ‘Navarra: Pura Energía’. “Nuestra propuesta, basada en un proceso de fabricación que hemos denominado ‘roll to roll one shot’, nos permite optimizar los costes de producto acabado cercanos a los 60€/Kwh frente a los actuales 150€/KwH”, explica José Manuel González Sesma, director corporativo de las áreas Técnica y de Innovación de MTorres.

Desde Grupo Enhol, sus directores generales mancomunados, Diego y Gonzalo Oliver, detallan que la compañía acaba de finalizar el parque eólico ‘Pestriz’ en Buñuel, dotado con 50 Megavatios (MW). “La obra civil se ha llevado a cabo con una constructora local y la máquina ha sido fabricada en Navarra casi íntegramente”, apuntan. Y recuerdan que el plan de crecimiento de su compañía pasa por generar otros 76 MW eólicos el próximo año.

Mientras, el 50 % de la materia prima que consume la planta de Schneider Electric en Puente la Reina ya es reciclada. Otros logros ‘Made in Navarra’ en los que pone el acento su ‘plant manager’, Raquel Gascó, es que la empresa ha reducido el consumo de energía en un 20 % y, sobre todo, que ha sido la primera en dotarse de una microgrid industrial en España. “Es un proyecto que aúna la producción de energía renovable ‘in situ’, el almacenamiento en baterías y la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos con el fin de conseguir la máxima autonomía y optimizar el consumo en red”, indica.

LLAMADA A LA DISRUPCIÓN

Una vez constatados todos estos logros y con vistas al fututo, Gascó apuesta claramente por una “evolución” en los modelos de negocio, nuevas infraestructuras y una descentralización basada en fuentes de generación ‘on site’. Y, aunque reconoce que la gestión de activos energéticos de forma descentralizada “todavía es muy nueva”, recuerda que su desarrollo generará necesidades que bien podría aprovechar el sector local.

“Cada vez más serán necesarios perfiles capaces de optimizar los recursos energéticos, integrar las diferentes tecnologías de almacenamiento y que entiendan el contexto del mercado tarifario y todas las tendencias que lo afectan”. De entrada, la directiva aplaude que, en este 2022, se dé un pequeño pasito en este campo con la aparición de una figura como la del “agregador de la demanda independiente”: “Cualquier consumidor particular o comunidad energética podrá participar en los mercados proporcionando servicios a la red negociables y monetizables”.

José Manuel González (MTorres): “Navarra ha sido líder tecnológico. El camino para recuperar esa posición pasa por más innovación y emprendimiento”.

Siguiendo la línea marcada por la ‘plant manager’ de Schneider Electric, José Manuel González, de MTorres, reclama “propuestas disruptivas en el campo de los aerogeneradores”. Igualmente echa en falta “una evolución en las propuestas tecnológicas y de nuevos materiales, mayor automatización de los procesos productivos y conceptos aerodinámicos alternativos”.

“Navarra ha sido líder tecnológico mundial y pionera en la generación eólica. Desde nuestro punto de vista, el camino para recuperar esa privilegiada posición pasa por más innovación y emprendimiento”, analiza.

OTRAS ÁREAS DE TRABAJO

A estas propuestas se suman también las que plantean Diego y Gonzalo Oliver. Ambos defienden las opciones del denominado ‘repowering’ o “proceso de economía circular que permita ampliar el ciclo de vida de los aerogeneradores mediante el reacondicionamiento de sus componentes, la recuperación de materiales o el reciclaje de palas”. Algo, por cierto, en lo que su grupo se ha volcado tal y como expusieron en el encuentro antes citado de ‘Navarra: Pura Energía’.

Una segunda alternativa de futuro para los directores mancomunados de Grupo Enhol es el hidrógeno verde, que califican como una “opción prometedora, especialmente enfocada a procesos industriales”. En ese sentido, el Ejecutivo foral ha tomado buena nota de ello como muestra el reciente acuerdo para impulsar junto con Cataluña, País Vasco y Aragón el denominado Corredor del Hidrógeno del Ebro.

David Solé (Ingeteam): “Hay que modernizar las redes eléctricas y hacerlas más inteligentes”.

A esta línea de trabajo se suma David Solé, quien también hace hincapié en otros escenarios de oportunidad para el sector de las renovables de Navarra como el desarrollo de la eólica marina, el almacenamiento en baterías o las redes eléctricas: “Hay que modernizarlas y hacerlas más inteligentes para permitir una mayor penetración de las renovables y, lo que es más importante, para dar soporte y suministro a la extensión de los cargadores eléctricos que se van a utilizar, por ejemplo, en movilidad eléctrica”.

MARCO REGULATORIO

Solé continúa su reflexión y considera que, una vez conocidas las áreas de mejora, al sector de las energías verdes de Navarra no le queda otra que responder con más innovación y talento. A este respecto, afirma que “se trata de hacer un producto competitivo, pero tecnológicamente avanzado, diferenciado y con una calidad superior a la de sus competidores y un servicio muy cercano al cliente”.

Raquel Gascó (Schneider Electric): “Cualquier consumidor particular o comunidad energética podrá participar en los mercados”.

Por otro lado, la demanda de una mayor formación y preparación de las personas planteada por el responsable de Ingeteam es compartida desde Grupo Enhol y Schneider Electric. No obstante, por encima de este hay otro tema que preocupa y concita aún mayores adhesiones dentro de la industria de las renovables: la necesidad de dotar a la Comunidad foral de un buen marco regulatorio.

“Hemos perdido autonomía, protagonismo, mercado, puestos de trabajo y gran parte de nuestro tejido industrial”, lamenta Juan Manuel González, de MTorres. De ahí que, bajo su punto de vista, “es responsabilidad de todos, pero muy especialmente del Gobierno de Navarra, apostar por la innovación, facilitar la inversión, apoyar de forma explícita el emprendimiento y un marco regulatorio claro, sencillo y justo”.

A este respecto, Raquel Gascó va más allá y plantea mejoras en dos aspectos concretos. El primero está vinculado con facilitar y simplificar la tramitación de proyectos e instalaciones. En concreto, menciona la gestión y el control presupuestario, los procedimientos de elaboración normativa y su tramitación administrativa, la contratación pública o los convenios.

Diego Oliver (Grupo Enhol): “El hidrógeno verde es una opción prometedora, especialmente enfocada a procesos industriales”.

También están las subvenciones “para que aquellas personas sin posibilidades económicas puedan transformar sus hogares”. Además, la ‘plant manager’ de Schneider en Puente la Reina considera importante la concienciación o, como ella misma dice, “crear un relato para involucrar en el cambio a la ciudadanía”. Unas propuestas a las que se suman las de Diego y Gonzalo Oliver, quienes resaltan la importancia de “conciliar la coexistencia de proyectos de gran generación renovable con otros de autoconsumo industrial y residencial”.

Se trata, en definitiva, de una inquietud compartida por el Departamento de Desarrollo Económico y Empresarial cuyos responsables vienen impulsando diversas acciones de divulgación en este sentido. Entre otras, la colaboración en la organización del Congreso de Autoconsumo de Navarra con la Fundación Industrial Navarra que cuenta ya con tres ediciones a sus espaldas, el I Congreso Europeo de Comunidades Energéticas el año pasado o la ronda de sesiones informativas en el marco de la colaboración con la Federación de Navarra de Municipios y Consejos, realizada en el primer trimestre de 2022 conjuntamente con las entidades locales y con los grupos de acción local en toda la geografía navarra. Se trata de promover un cambio de cultura que pasa por la transparencia, una mayor democratización en el acceso a la energía, una mayor concienciación y empoderamiento de la ciudadanía a través de una implicación directa en la generación distribuida de energía y en la toma de decisiones que le afectan directamente en la factura eléctrica.

Entra aquí para leer más sobre innovación en Navarra.


To Top