domingo, 23 febrero 2020

Navarra, dividida ante la jornada laboral de cuatro días

Finlandia anunció una posible reducción de la semana laboral a cuatro días, aunque al final reculó. Unidas Podemos y Más País llevaban medidas similares, sin reducción de los salarios, en sus últimos programas electorales. ¿Están preparadas las compañías navarras para aplicar iniciativas de este tipo? Varios de los principales agentes económicos y empresariales de la región analizan esta opción para NavarraCapital.es.

Yosune Villanueva
Pamplona - 29 enero, 2020

La reducción de la semana laboral a cuatro días tiene defensores y detractores. (Fotos: archivo)

El debate sobre la reducción de la jornada laboral está sobre la mesa. La última en agitarlo fue la primera ministra de Finlandia, la millennial Sanna Marin, quien el pasado mes de agosto defendió la semana laboral de cuatro días: Jornadas de trabajo más cortas pueden y deben ser discutidas…”, destacó en Twitter.

José Antonio Sarría (CEN): “Es una utopía imposible de poner en práctica”.

Pero esa propuesta la planteó cuando era ministra de Transportes y Comunicaciones. En diciembre, ya como primera ministra, se reavivó la discusión en torno a esa posible medida a nivel internacional. Y Marin reculó. En el programa del Gobierno no hay mención de una semana laboral de cuatro días. El tema no está en los planes…”, anunció el Ejecutivo.

En España, Unidas Podemos llevaba una iniciativa similar en su programa electoral. Concretamente, en el punto 64: “jornada laboral de 34 horas semanales y reorganización de los tiempos de trabajo, ocio y cuidados”. Tratándose del socio de Gobierno del PSOE, habrá que esperar a ver si esta propuesta pasa o no del papel al ámbito legislativo. Además, otro de los apoyos que tuvo Pedro Sánchez, Más País, defendió en su programa la reducción de la semana laboral a 32 horas.

José Antonio Sarría.

Ante esta tesitura, NavarraCapital.es quiso conocer la opinión de algunos de los agentes navarros involucrados en el ámbito laboral con un objetivo claro: conocer su postura sobre la semana laboral de cuatro días y su viabilidad en la Comunidad foral.

“DIFÍCIL ENCAJE”

Hay organizaciones que la ven complicada de aplicar. Es el caso de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), cuyo presidente, José Antonio Sarría, la considera una “utopía”, que “es imposible de poner en práctica”. Por su parte, Álex Uriarte, presidente de la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas en Navarra (AEDIPE Navarra), la considera “poco más que un titular”, que tiene “todavía difícil encaje”.

Chechu Rodríguez (CCOO): “Con la digitalización del puesto de trabajo, el presentismo irá perdiendo sentido”.

El presidente de la CEN va más allá en su análisis y se muestra especialmente crítico con la formación de Pablo Iglesias.

De hecho, resalta que la medida incluida en su programa electoral refleja que “los de Podemos han visto muy pocas empresas en su vida”.

Eso sí, al mirar al futuro, Uriarte reconoce que la tendencia a lo largo de la historia es a trabajar menos horas” y, además, las organizaciones y las personas que componen las empresas cada vez demandan más flexibilidad”.

En este sentido, el presidente de AEDIPE Navarra pone el foco en otra realidad: la existencia de estudios, que señalan cómo esta clase de medidas disminuye el absentismo e incrementan la productividad”, además de contribuir a que el modelo pase a ser más sostenible, ahorrando en desplazamientos, energía, etc.”.

Marisol Vicente.

Marisol Vicente.

A POR ELLA

Los sindicatos consultados, UGT y CCOO, apoyan la reducción de horas laborales en beneficio de la conciliación y la igualdad. La secretaria de política sindical de UGT, Marisol Vicente, asegura con firmeza que la jornada laboral de 32-34 horas semanales sí es “totalmente factible” y entiende, por lo tanto, que “todo es cuestión de racionalizar los horarios”.

El secretario general de CCOO, Chechu Rodríguez, no se muestra tan tajante como Vicente a la hora de reclamar la semana laboral de cuatro días. Pero sí indica que “con los cambios que se están produciendo en el mercado laboral y en la economía, es necesario adaptar la forma en la que se trabaja”. Por eso, defiende una mayor flexibilidad respecto a la presencia física en el puesto de trabajo, ya que “con la digitalización irá perdiendo sentido” y se necesitan horarios que ayuden a vivir y conciliar”. Y se muestra partidario de fomentar medidas que facilitan la conciliación, el reparto del trabajo y la adaptación del puesto a las nuevas realidades tecnológicas”. 

Para UGT, en la misma línea de CCOO, “cualquier medida que vaya encaminada a la conciliación laboral y familiar es algo positivo” y, además, “es posible tener medidas de conciliación sin perjuicio en las condiciones salariales de las personas”.

EN BUSCA DE MÁS PRODUCTIVIDAD

Chechu Rodríguez.

Chechu Rodríguez.

En España se da una curiosa realidad. Es uno de los países europeos en los que más horas semanales se trabaja -40 como máximo-, pero varios estudios demuestran que es de los menos productivos.

Por lo tanto, quienes apuestan por la reducción de la jornada laboral sostienen que esta puede incrementar el bienestar de los trabajadores, ya que tener más horas de presencia en el puesto de trabajo no es proporcionalmente acorde con la producción”, defiende Vicente. Es más, añade que “en aquellas empresas donde han racionalizado los horarios, al final las personas tienen menos absentismo y mayor productividad”.

Para Chechu Rodríguez, el reparto del trabajo y la adaptación del puesto a las nuevas realidades tecnológicas son medidas que mejoran la productividad, sin duda, pero sobre todo mejoran el bienestar de la mayoría social trabajadora”. 

Desde Montaner & Asociados en Navarra, empresa especializada en servicios de consultoría y gestión del cambio, headhunting y selección de talento, abren la perspectiva del análisis: “Tal y como está evolucionando el mundo laboral y el contexto en el que juegan las organizaciones”, la clave no está tanto en cuántos días se trabaja y si se puede trabajar menos”, sino en “la autogestión como tendencia y la transversalidad como modelo de trabajo”. Es decir, según Genoveva Capdet y Nora Reta, directoras de la firma en Navarra, se debería tender a jornadas menos presenciales”, de modo que la importancia del horario laboral se desdibuja”.

Genoveva Capdet y Nora Reta.

En un sentido similar, el presidente de la CEN ve la baja productividad como un problema “porque en España se tiene la idea de que estar más tiempo en el puesto de trabajo mejora tu imagen y no es así”.

Es decir, “lo importante es ser productivo”. Y en este ámbito, las empresas deben emplearse más a fondo: “Tienen que mejorar la relación con sus equipos, mejorar el ambiente de trabajo, la salud de sus trabajadores, elevar el nivel de formación y conciliación…”. En definitiva, “crear un ambiente donde el trabajador se identifique más con la empresa y, por tanto, desarrolle el orgullo de pertenencia a la misma”.

ALGUNOS EJEMPLOS DIDÁCTICOS

A modo de prueba, Gotemburgo, al norte de Suecia, aprobó en 2014 la reducción de la jornada laboral de ocho a seis horas, sin bajar los salarios, en una residencia de ancianos. Fue un experimento con el que querían estudiarse los efectos de dicha medida en la productividad y la vida sociolaboral de la plantilla. La realidad es que se aumentó en productividad, disminuyeron las bajas por enfermedad y diecisiete enfermeras fueron contratadas para cubrir horas vacantes. Sin embargo, generó un coste de 800.000 euros para las arcas públicas, por lo que se regresó al modelo anterior.

Según Montaner & Asociados, “se debería tender a jornadas menos presenciales”, de modo quela importancia del horario laboral se desdibuja”.

Francia es otro ejemplo. En 1998, bajo el lema ‘Trabajar menos para trabajar más personas y vivir mejor’, el Gobierno socialista de Lionil Jospin aprobó la reducción de la semana laboral a 35 horas. Era su propuesta estrella. Pero hoy, 22 años después, se aplica en pocas empresas porque el modelo no resulta sostenible.

No obstante, hay empresas que ya están poniendo en marcha la semana laboral de cuatro días. Es el caso de Perpetual Guardina, en Nueva Zelanda; Microsoft, en Japón; o Software DelSol, en Jaén. El tiempo dirá si esta medida es positiva o no.

Entra aquí para saber más sobre economía.


To Top