miércoles, 20 octubre 2021

Navarra quiere invertir 1.500 millones en seis años para cohesión social y territorial

El Gobierno foral presenta 49 proyectos que pretende llevar a cabo en los próximos seis años gracias al impulso del fondo europeo Next Generation EU.

Redacción
Pamplona - 25 enero, 2021

El Ejecutivo prevé una inversión de 221 millones para completar la segunda fase del Canal de Navarra. (Foto: archivo)

El Gobierno de Navarra planea invertir un total de 1.534 millones de euros en los próximos seis años para poner en marcha medio centenar de proyectos encaminados a mejorar la cohesión social y territorial de la Comunidad Foral. Precisamente, esta es una de las tres líneas estratégicas establecidas por el Ejecutivo foral -junto con la estrategia verde y la digital- para afrontar la recuperación económica de Navarra tras la crisis del Covid-19, con el impulso de los fondos europeos Next Generation EU.

Después de que el pasado mes de octubre presentara su Estrategia Digital Navarra 2030 y su Estrategia de Transición Ecológica/Navarra Green, Navarra completa, con este paquete de cohesión territorial y social, su “triple propuesta” para acceder a financiación de proyectos con cargo a los fondos europeos. En este tercer apartado, el Gobierno foral propone la puesta en marcha de 49 proyectos estratégicos, en los que participarán los distintos departamentos. En todos ellos “subyace la cohesión social y territorial como elemento clave, ya que ella depende el desarrollo socioeconómico equilibrado de las regiones y la mejora de la calidad de vida”.

El Plan de Transformación y Resiliencia de Navarra, dotado de un presupuesto de 846 millones, prevé abordar la modernización de las infraestructuras de transporte, la finalización de la segunda fase del Canal de Navarra y la puesta en marcha del Plan NAVanza.

Entre las iniciativas previstas se encuentra el Plan de Transformación y Resiliencia de Navarra, dotado de un presupuesto de 846 millones. Dicho plan prevé abordar la modernización de las infraestructuras de transporte, la finalización de la segunda fase del Canal de Navarra y la puesta en marcha del Plan NAVanza “para construir pueblos y ciudades sostenibles”.

Este último plan acapararía el grueso del presupuesto previsto, con 308 millones de euros que se distribuirían hasta 2026. En este sentido, el Ejecutivo foral “confía” en que la cofinanciación pública alcance el 42 % de este importe para realizar actuaciones enmarcadas en la  restauración de infraestructuras hidráulicas, el impulso de la economía circular en la gestión de residuos, la descarbonización de edificios dotacionales y el desarrollo de un nuevo modelo de movilidad urbana e interurbana, “donde las redes peatonales y la rutas ciclables cobren fuerza”.

Asimismo, la estrategia de Cohesión Territorial y Social prevé la puesta en marcha de la segunda fase del Canal de Navarra para llevar el agua hasta el sur de la Ribera. Con el horizonte puesto en 2026, el Ejecutivo prevé una inversión de 221 millones, “que servirán para atender la demanda de agua en esa zona de la Comunidad Foral y mitigar los efectos del cambio climático”. Otras de las iniciativas previstas, para las que se presupuestaron más de 271 millones, son el desdoble de los túneles de Belate y Almándoz, la eliminación del bucle ferroviario dentro de Volkswagen y la mejora de los nodos intermodales de Noáin y Tudela.

331 MILLONES PARA SALUD Y DERECHOS SOCIALES

La propuesta del Ejecutivo incluye también actuaciones en otras áreas, como Salud y Derechos Sociales. Con una inversión prevista global de 242 millones de euros, desde el área de Salud se quiere impulsar la cohesión social a través de distintas vías. El grueso del presupuesto planteado -hasta 132 millones- se destinaría a la ampliación de los servicios de asistencia sanitaria hospitalaria, así como a salud mental y salud pública y a la modernización de infraestructuras, equipamientos y servicios “para mejorar la calidad de los servicios y su accesibilidad a todas las zonas básicas de salud”. Por otra parte, unos 47 millones se destinarían a la construcción de nuevos centros de salud y la modernización de los existentes y otros 36 se asignarían para la adquisición de nuevos equipos de última tecnología.

El Gobierno destinaría hasta 132 millones para la ampliación de los servicios de salud y la modernización de infraestructuras, equipamientos y servicios.

En el área de Derechos Sociales se pretende activar un proyecto de innovación en los cuidados de larga duración, para el que se prevén destinar 53,8 de los cerca de 89 millones presupuestados para este departamento.

Por un lado, este proyecto contempla actuaciones en centros residenciales y centros de día “para hacerlos más accesibles y establecer círculos convivenciales más reducidos”. Asimismo, se enfocaría en la formación de nuevos profesionales, “atendiendo a este nuevo modelo asistencial”. Finalmente, este proyecto de cuidados de larga duración se enfocaría en la inversión en nuevas tecnologías “que hagan esa atención más personalizada y directa a través de servicios de teleasistencia avanzada”.

A esta iniciativa se suma el refuerzo de los servicios sociales de base, para el que se asignarían 18,8 millones destinados a poner en marcha nuevos centros y programas formativos. Además, el departamento quiere impulsar la creación de la Historia Social Única Electrónica (HSUe), con el objetivo de aglutinar “toda la información del ámbito social de cada persona o núcleo familiar para realizar una gestión integral de los servicio sociales”. Se prevé que la instalación de esta sede tenga un coste de 8,4 millones.

EDUCACIÓN Y EMPRESA, 283 MILLONES

El Gobierno de Navarra planea invertir más de 183 millones en la enseñanza pública y los servicios de los estudiantes. La inversión en nuevas infraestructuras ascendería a 158 millones hasta 2026. El proyecto prevé nuevos centros, “haciendo especial hincapié en el ámbito rural, en una apuesta clara por la educación como elemento vertebrador del territorio”. Asimismo, la iniciativa contemplaría más de 24 millones de euros destinados al transporte, los comedores escolares y el impulso de las tecnologías.

Por su parte, el Departamento de Desarrollo Económico y Empresarial pretende inversiones de 102 millones de euros dentro de esta línea estratégica de cohesión. La cuantía servirá en buena medida servirá para nutrir el Fondo Arraigo, una iniciativa público-privada para mantener y reforzar la actividad económica en entornos rurales, ya que el plan prevé destinar 70 millones a este fin. Otros 20 millones serían asignados al desarrollo de suelo industrial para la puesta en marcha de proyectos Next Generation.

Entra aquí para leer más sobre el impacto del coronavirus en Navarra.


To Top