jueves, 4 marzo 2021

“Necesitamos que los chavales paguen sus cuotas para subsistir”

Cuatro presidentes de la Primera Autonómica Navarra de Fútbol analizan para Capital Sport la dura situación que están viviendo los clubes de esta categoría. Los máximos dirigentes del CD Aoiz, Idoya, Avance Ezkabarte y Oberena muestran su preocupación por la falta de ingresos económicos y aventuran un 2021 complicado para el fútbol regional y base.

Iñaki Ciordia
Pamplona - 18 enero, 2021

Las cuotas de los jugadores más jóvenes son claves para la supervivencia de muchos clubes. (Foto: matimix / Shutterstock)

El lunes pasado, cerca de 150 personas se concentraron ante la sede del Instituto Navarro del Deporte (IND) para exigir el inicio de las competiciones inferiores a Tercera División. Apenas veinticuatro horas más tarde, el IND prorrogó las restricciones adoptadas el pasado mes de diciembre (centradas en los entrenamientos), pero no dio luz verde al inicio de las competiciones.

“Teníamos esperanzas en que el acto del lunes podría servir para algo. Pero al anunciar que todo sigue igual, te quedas un poco decepcionado por no poder jugar ni amistosos ni empezar las competiciones. En Tercera, en Liga Nacional Juvenil y en División de Honor están jugando sin ningún problema”, critica Javier Lizoáin, presidente del CD Aoiz.

Javier Lizoáin (CD Aoiz): “Al chaval lo que le mueve es el partido. Hay casos en los que el jugador se desilusiona y deja el fútbol. Es una pena”.

No obstante, el máximo dirigente del conjunto agoizko se muestra optimista y asegura que los clubes están realizando un trabajo impecable en lo referente al protocolo antiCovid.

“Sigo pensando que comenzará la temporada, pero es curioso que puedan jugar un Huarte-Burladés en Tercera División y no se pueda disputar un Oberena-Aoiz. El fútbol es un deporte de contacto, pero si lo analizas, con el tiempo que pasas pegado a la otra persona las posibilidades de contagio son mínimas”, incide Lizoáin.

Los clubes de fútbol han mostrado su profunda preocupación, durante los últimos meses, por las graves pérdidas económicas que están sufriendo: “La inversión es grande con gastos en gel hidroalcohólico, cambios en las instalaciones, accesos… Al final es más trabajo, sobre todo en los clubes que estamos por amor al arte. Además, económicamente es más difícil hacerles entender a los padres que tienen que pagar una cuota cuando no hay partidos”, explica Lizoáin. Gastos que, en el caso del CD Aoiz, se suman a los 325.000 euros que invirtió la entidad en el campo de hierba artificial, el Nuevo San Miguel, que se inauguró en 2019 y se sufragó con un préstamo. “Necesitamos que los 170 chavales que tenemos paguen sus cuotas para subsistir, más en un año como este en el que no hay otros ingresos. Al final, aunque no usen las duchas, tienes gastos de luz en los entrenamientos, etc. Eso no ha cambiado”, remarca.

Otro de los pilares que se resiente para los equipos modestos es el de los patrocinadores. Eso sí, el CD Aoiz todavía cuenta con el apoyo principal de Muebles Polque: “Gracias a Dios, sigue con nosotros. Pero sí es normal que te digan ‘pero si no se va a jugar…’. También tenemos patrocinadores pequeños que son fieles y que aportan cantidades pequeñas, pero pedir a un comercio que ponga una valla en el campo cuando la va a ver solo el que está entrenando…”, lamenta el presidente del club agoizko.

Y luego está la parte emocional. Porque la pandemia también está haciendo mella en los futbolistas de todas las categorías: “Al chaval lo que le mueve es el partido y jugar el sábado. Hay casos en los que el jugador se desilusiona y deja el fútbol. Es una pena”.

“NOS SENTIMOS DESAMPARADOS”

El presidente del Idoya, Fernando Nieto, también cree que “el deporte es necesario para la juventud” y remarca que “en el fútbol no hay contagios”. “Entre todos estamos haciendo las cosas bien y no tiene sentido que se nos niegue la posibilidad de retomar las competiciones”, analiza.

Fernando Nieto (Idoya): “Son todo pérdidas. Hay una serie de gastos que te obligan a sacar el dinero de donde sea. El final el resultado es ingresos cero”.

Como otros clubes, el Idoya no ha dejado de pagar la cuota de mutualidad, unos 100 euros por jugador (2.500 euros por plantilla). Demasiado dinero, tal y como reconoce su presidente: “Son todo pérdidas. Hay una serie de gastos que te obligan a sacar el dinero de donde sea. En categorías inferiores, solo hemos cobrado la mitad de la cuota, a los socios no les cobramos nada… El final el resultado es ingresos cero”.

Una economía muy debilitada en el club que dificulta cubrir los gastos y abre un futuro incierto para la próxima temporada. “Si seguimos así, el año que viene vamos a estar muy ahogados”, subraya.

Nieto también se muestra muy crítico con el IND, al que acusa del abandono que según él sufren los clubes navarros. “Nos sentimos desamparados. No nos dicen nada y estamos trabajando sin saber qué es lo que va a ocurrir. Soy muy pesimista porque veo que al IND no le importa nada el deporte”, recalca el máximo responsable del club de Oteiza de la Solana.

“ESTAMOS BASTANTE QUEMADOS”

Fernando Huarte, presidente del Avance Ezkabarte, no oculta su sorpresa por todo lo que está ocurriendo esta temporada: “Estamos bastante quemados, no recibimos respuesta y parece que no quieren que empecemos a jugar”.

Fernando Huarte (Avance Ezkabarte): “Diferenciar por categorías no tiene sentido. Me imagino que será por el dinero que hay en juego, pero no lo sé”.

Otro de los problemas que se plantea es el calendario, ya que el retraso en la competición impediría jugar los dieciocho partidos pertinentes a cada equipo. Este año, la Primera Autonómica está compuesta por dos grupos de diez clubes cada uno, y su composición se ha hecho teniendo en cuenta la clasificación de la temporada pasada.

En el grupo 1 se encuentran el Zarramonza, Burladés B, Beti Casedano, Zirauki, Avance Ezkabarte, Lagun Artea, Infanzones, Erri-Berri, Iruña y Garés. En el grupo 2, el Aoiz, Muskaria, Artajonés, Lagunak, Aluvión, Mendi, Idoya, Oberena, Azkoyen y Alesves. Fernando Huarte cree, sin embargo, que aún hay margen suficiente para celebrar la liga. “La Federación Navarra de Fútbol ya nos comentó en su momento que si se juegan nueve partidos podría ser suficiente para dar por terminado el campeonato”.

Mucho más inquieto se muestra por los efectos económicos de la pandemia. El club de Arre no ha registrado ingresos en esta temporada. Sin socios ni patrocinadores, los gastos se han centrado en geles y máquinas para desinfectar las instalaciones, así como en el alquiler de los campos de fútbol de Tajonar y Amigó, donde el equipo de Primera Autonómica ha realizado algunos de sus entrenamientos.

Huarte no ve lógico que equipos de Tercera puedan jugar competición oficial, mientras otras categorías están paradas. “Estamos ubicados cerca de Burlada, Huarte y Villava y ellos sí pueden competir (sus equipos militan en Tercera División). Diferenciar por categorías no tiene sentido. Me imagino que será por el dinero que hay en juego, pero no lo sé”, denuncia.

40.000 EUROS MENOS

En la misma línea, Txarli Lerga, presidente Oberena tampoco entiende que no  arranque la competición de Primera Autonómica. “Llevamos ocho semanas con entrenamientos completos y estamos para empezar ya. Debemos comenzar porque no hay motivos para que no nos den el visto bueno”, enfatiza.

Txarlo Lerga (Oberena): “La postura del Instituto Navarro del Deporte de no dar el visto bueno al comienzo de las competiciones es una falta de sensibilidad y en el fondo de ignorancia”.

Oberena, que cuenta con veinticinco equipos en las diferentes categorías, está dejando de ingresar cerca de 40.000 euros en comparación con años anteriores: “Es un dinero que no se va a obtener porque hay empresas que ahora mismo, lógicamente, no te pueden patrocinar. Está claro que esto nos va a llevar a no gastar, a tener menos autobuses, menos arbitrajes…”.

Al igual que el resto de sus colegas, Lerga se muestra tajante respecto a las medidas aplicadas por el Gobierno foral, hasta el punto de resaltar que “la postura del IND de no dar el visto bueno al comienzo de las competiciones es una falta de sensibilidad y en el fondo de ignorancia”. Entre otras cosas porque, a su juicio, “no es lo mismo entrenar que competir”. “Estamos hablando del crecimiento deportivo y humano de los jugadores. Deberían saber de qué va esto”, sentencia.

Entra aquí para leer más noticias de Capital Sport.


To Top