jueves, 4 marzo 2021

No rueda a gusto de todos

‘Hockey’, velocidad, artístico, ‘roller derby’, alpino y ‘skateboarding’. Cada una de las seis disciplinas que conforman el patinaje navarro afronta la crisis actual de manera distinta, pero todas comparten un denominador común: la necesidad de reinventarse. Por eso, la Federación Navarra de Patinaje, presidida por Pedro Sarasibar, intenta ingeniárselas para evitar un parón total de la actividad. Pero incluso los grandes campeones navarros como Ioseba Fernández están viviendo una auténtica odisea para poder desarrollar su actividad.

Iñaki Ciordia
Pamplona - 18 enero, 2021

Los patinadores navarros están viviendo grandes dificultades para entrenar y competir. (Foto: Federación Navarra de Patinaje)

La Federación Navarra de Patinaje (FNP) cuenta con seis disciplinas: hockey, velocidad, artístico, roller derby, alpino y skateboarding. Todas ellas están sufriendo enormes dificultades para salir adelante en estos tiempos, no solo en materia de competiciones, sino también por las restricciones propias del Covid-19 a la hora de realizar los entrenamientos. La FNP, en estos momentos, cuenta con cerca de 2.000 licencias. “En disciplinas tradicionales, el parón nos ha afectado y nos ha restado alguna licencia. Pero, por otro lado, con las nuevas disciplinas hemos podido igualar la cifra del año pasado. En hockey, hemos tenido una ligera bajada, pero en el resto nos estamos manteniendo”, detalla Pedro Sarasibar, presidente de la FNP.

En hockey, la temporada comenzó en septiembre y está prevista que finalice el 31 de agosto de este año. Tres equipos navarros compiten en la Liga Norte: Rochapea, Oberena y Lagunak: “Empezaron con muchos problemas para poder entrenar, al ser un deporte de contacto. Se crearon y aprobaron protocolos, empezaron a entrenar y, de momento, van jugando”. En hockey femenino también se está compitiendo entre equipos navarros y del País Vasco.

PATINAJE DE VELOCIDAD

Una de las disciplinas con mayor arraigo en Navarra es el patinaje de velocidad, donde la región ha dado grandísimos campeones a nivel internacional (el propio Sarasibar fue una destacada figura de esta modalidad). Pero el interés de los aficionados ha llegado a convertirse en un verdadero problema. “Es una disciplina que se hace en la calle y en Pamplona tiene mucho tirón. Al organizar una competición, por ejemplo en Antoniutti, producíamos el efecto llamada y Salud lo veía muy arriesgado en ese momento”, detalla.

En septiembre del año pasado, el Campeonato Navarro sí pudo disputarse, pero al mismo tiempo se tuvo que cancelar el Campeonato de España 2020, que debía celebrarse en el céntrico circuito pamplonés y donde se esperaba la presencia de más de 300 patinadores: “Yo puedo controlar a los equipos, incluso a los padres de los deportistas. Pero el tema del público es imposible de organizar al ser al aire libre.”, comenta Sarasibar.

‘ROLLER DERBY’, ALPINO Y ARTÍSTICO

El roller derby es un deporte de contacto, velocidad y estrategia originario de EEUU, que en España ha crecido en los últimos años y que se disputa en pabellones. El equipo de Las Nafarriors se ha encontrado con todo tipo de dificultades para poder entrenar durante esta época de pandemia. “Entrenaban en el polideportivo de Ezkabarte a las diez de la noche y con las restricciones se quedaron sin horario para poder hacerlo. Ahora se reúnen en frontones al aire libre los fines de semana, pero sin competición a la vista”, concreta el presidente de la FNP. Además, diferentes clubes privados, donde hasta ahora acogían a deportistas para que entrenasen, se han visto obligados a restringir el acceso. Según Sarasibar, “entidades privadas como Amaya o Txantrea no quieren que entre gente que no sea socia por el protocolo antiCovid. En patinaje, en una situación normal y sin pandemia, es habitual que los deportistas puedan acceder a estas instalaciones”.

“Un deportista bueno se ha encontrado con cien mil problemas. Ioseba Fernández (tetracampeón mundial) no tenía pista para poder entrenar, con eso lo digo todo. Todo son pegas. Está todo prohibido”.

Otra disciplina del patinaje como el alpino está totalmente parada. El Campeonato de España, previsto para el pasado  mes de junio y que fue finalmente cancelado, se ha pospuesto para este año.

Por su parte, el patinaje artístico sí pudo celebrar el Campeonato de España en 2020. No obstante, se disputó una fase previa de clasificación en Noáin: “Se creó un protocolo a puerta cerrada y las puntuaciones fueron vía telemática. Nos hemos tenido que reinventar haciendo cosas que, si nos las hubieran contado hace un año, nos habríamos muerto de risa pensando que eran impensables”.

LA IRRUPCIÓN DEL ‘SKATE’

El skate entra este año en la FNP y es una de las grandes apuestas de Sarasibar desde que accedió a la Presidencia. “Nos va a dar savia nueva. Éramos una federación con deportes tradicionales como el ‘hockey’, artístico y velocidad, y ahora el ‘skate’ se incorpora. Es un deporte con mucho potencial, que se puede practicar en parques, calles…”

Para el presidente de la FNP, el problema actual reside en que “la cantera del patinaje sale, normalmente, del deporte extraescolar”. Y en este momento, “al estar suspendido”, es “muy difícil practicarlo”. “El patinaje empieza en los patios de los colegios y luego uno suele entrar en un equipo. Ahora este principio no lo tenemos y se nos complica la existencia”.

Sarasibar, que  fue patinador durante diecinueve años en la UDC Txantrea, así como entrenador otros veintitrés en  Amaya, se marca como objetivo para este 2021 tratar de conseguir la normalidad. “Hemos creado un borrador de un calendario para este año como si la situación fuera normal y lo iremos adaptando conforme acontezcan los acontecimientos. Es muy difícil improvisar. Dependes de una serie de gastos que los tienes que tener contemplados mucho antes: ambulancias, jueces… Todo eso hay que prepararlo en presupuestos con mucha antelación”, lamenta.

“Lo que veo más complicado es el rendimiento deportivo, ya que un parón de año y medio se va a notar de verdad en los deportistas”.

Al menos, las ayudas económicas que recibe la FNP por parte del Instituto Navarro del Deporte (IND) apenas se han recortado este año: “Básicamente funcionamos gracias a las ayudas institucionales y al trabajo de los voluntarios. También contamos con recursos propios que nos puede dar alguna empresa. Cuando recibes esas pequeñas ayudas no se valora la repercusión que pueden tener. Lo hacen por afinidad porque son deportes tan minoritarios que a una marca no les resulta rentable”. A todo esto hay que sumar que la organización de las competiciones al aire libre hace imposible cobrar entradas a los espectadores, lo que “limita aún más las vías para generar ingresos”.

Las dificultades actuales también han afectado a un tetracampeón mundial como el navarro Ioseba Fernández. “Un deportista bueno se ha encontrado con 100.000 problemas. Ioseba Fernández no tenía pista para poder entrenar, con eso te lo digo todo. Todo son pegas. Está todo prohibido”.

No obstante, y a pesar de los contratiempos, Sarasibar prefiere mostrarse optimista para afrontar con ilusión los retos de este año recién comenzado. “Creo que la competición se retomará con normalidad. El tema organizativo lo vamos a hacer mejor, en ese aspecto no tengo miedo. Lo que veo más complicado es el rendimiento deportivo, ya que un parón de año y medio se va a notar de verdad en los deportistas”.

Entra aquí para leer más noticias de Capital Sport.


To Top