lunes, 27 mayo 2024

Pamplona estudia unir Aranzadi, Rochapea y Txantrea con una pasarela ciclista y peatonal

El Consejo de Gerencia de Urbanismo abordará este miércoles el procedimiento de licitación de la redacción del proyecto por un importe de 205.700 euros. Con esta iniciativa, el Consistorio de la capital navarra busca reurbanizar y adecuar todo el entorno de la calle Vergel, desde la rotonda de Pompeyo, en Rochapea, hasta la rotonda junto a Irubide, incluyendo también su conexión con la cuesta de Labrit.


Pamplona - 6 noviembre, 2023 - 18:12

El Consejo de Gerencia de Urbanismo abordará este miércoles el procedimiento de licitación de la redacción del proyecto. (Foto: cedida)

El Ayuntamiento de Pamplona estudia la posibilidad de conectar los barrios de Txantrea y Rochapea a través de Aranzadi, mediante una pasarela peatonal y ciclista. La ruta comprende desde la calle Vergel hasta la nueva rotonda junto al centro educativo Irubide, en el comienzo del parque Camino de Santiago. El Consejo de Gerencia de Urbanismo abordará este miércoles el procedimiento de licitación de la redacción del proyecto, por un importe de 205.700 euros. Esta cuantía incluiría también una futura dirección de obra, en caso de que finalmente se ejecute la infraestructura. En este sentido, el contrato prevé destinar 93.500 euros (IVA excluido) a la redacción del proyecto y 76.500 euros (IVA excluido) a la dirección de obras.

Con este proyecto, que necesita la autorización preceptiva de la Dirección General de Cultura- Institución Príncipe de Viana, el Consistorio busca reurbanizar y adecuar todo el entorno de la calle Vergel, desde la rotonda de Pompeyo, en Rochapea, hasta la rotonda junto a Irubide, incluyendo también su conexión con la cuesta de Labrit. Se realizará un proyecto básico de reurbanización de este espacio, en el que se prevé sustituir el actual grupo semafórico por una rotonda, tal y como recoge el Plan General Municipal. El objetivo, según informó el Ayuntamiento de Pamplona, es que «todo este ámbito de actuación reciba una intervención homogénea, que incluyan, además de mejoras en la accesibilidad peatonal y ciclista, medidas de mitigación del tráfico y del cambio climático».

La empresa adjudicataria del contrato de redacción dispondrá de dieciocho meses para llevar a cabo el diseño de toda esta zona. En concreto, además de la nueva pasarela, se encargará de abordar los espacios de embarque y desembarque de la infraestructura. El arranque de la pasarela se realizará junto al centro El Molino, mientras que el otro extremo se ubicará en la nueva rotonda de Txantrea Sur, junto al centro Irubide. También deberá plantear la puesta en marcha del canal del molino, actualmente en desuso, y abordar el tratamiento de la isla que se encuentra aguas abajo en el río Arga, con el objetivo de plantear soluciones ante posibles crecidas. Con estas actuaciones, «se mejorará el funcionamiento del río en su encuentro con el molino».

La continuidad de la pasarela se realizará por la calle Vergel, que habrá que rediseñar hasta el parque del Runa, con el objetivo de dotar a la vía de una infraestructura peatonal y ciclista, actualmente deficitaria. De hecho, esta vía cuenta con una «gran carga de tráfico rodado y peatonal», al conectar el barrio de Rochapea con el centro de la ciudad, pero «carece de infraestructura ciclista de cualquier tipo y de espacio para que pueda realizarse con la configuración actual de la calle». También las aceras son «estrechas y poco accesibles», con lo que es preciso replantear la vía completa para acoger estos otros usos.

PROYECTO DE REURBANIZACIÓN

La empresa adjudicataria deberá, entre otros aspectos, diseñar todo el ámbito de actuación y plantear los proyectos de alumbrado, electrificación y riego de la zona, así como establecer un plan de mantenimiento y conservación de la obra proyectada.

La concesión de los trabajos se hará en función de unos criterios cualitativos y cuantificables. Entre los criterios cualitativos, valorados con 50 puntos, se analizarán la propuesta arquitectónica y de ingeniería de la pasarela, en la que se valorará el trazado y ubicación y la propuesta paisajística del entorno; la propuesta de urbanización de la calle Vergel; la inclusión de medidas que favorezcan la economía circular; el plan de atención durante el plazo de garantía; o la descripción del proceso y metodología para el control de la ejecución y seguimiento económico, entre otros.

En lo que se refiere a criterios cuantificables, con los que se otorgarán como máximo otros 50 puntos, se valorarán la experiencia en obras similares, la proposición económica y los criterios sociales. Se descartarán aquellas ofertas consideradas «anormalmente bajas», con una bajada del 20 % sobre el presupuesto de adjudicación.

Archivado en:

Ayuntamiento de Pamplona ·


To Top