viernes, 12 agosto 2022

Pinos de Ezkaba se destinarán a biomasa para dejar espacio a los árboles autóctonos

El Consistorio de Pamplona lleva a cabo un proyecto de economía circular con el CI Agroforestal del Gobierno de Navarra, que está realizando trabajos prácticos de inventario, marcaje, apeo y saca de madera en una parcela municipal. La idea es retirar ejemplares de pino laricio de repoblación, que se plantaron en los años 60 y "han proliferado tanto que impiden crecer a los robles y encinas autóctonos". Así, el Ayuntamiento cederá la madera a la Asociación de Empresarios de la Madera de Navarra (Ademan) para hacer biomasa certificada con la colaboración de la empresa Barbiur. Y, a cambio, Ademan entregará cuatro palés con tablones de haya a la Escuela Taller de Rehabilitación Energética en Madera del Centro de Formación Municipal de Landaben.

Redacción
Pamplona - 10 febrero, 2022

El Ayuntamiento de Pamplona, dentro de la Estrategia de Transición Energética y Cambio Climático de Pamplona (‘Go Green’), está trabajando en la gestión forestal “sostenible” de las tres parcelas boscosas de propiedad municipal. El objetivo fundamental, según informó el Consistorio en un comunicado, es “recuperar bosques autóctonos para incrementar la biodiversidad del término municipal”.

Estos días el alumnado que estudia Grado Medio y Superior en Gestión Forestal en el CI Agroforestal del Gobierno de Navarra está realizando trabajos prácticos de inventario, marcaje, apeo y saca de madera por medios mecánicos en una parcela municipal en Ezkaba. Se trata de retirar ejemplares de pino laricio (Pinus nigra) de repoblación, que se plantaron en los años 60 “por su crecimiento rápido y para frenar la erosión del suelo”. Sin embargo, seis décadas después “han proliferado tanto que las copas de los árboles se tocan entre sí y no dejan pasar la luz, lo que impide que crezcan los robles y encinas autóctonos”. En total, el plan pasa por apear 90 m3 de arbolado de ejemplares de menos de 21 cm. de diámetro.

El Ayuntamiento cederá la madera a la Asociación de Empresarios de la Madera de Navarra (Ademan) para hacer biomasa certificada con la colaboración de una de las empresas asociadas, Barbiur. Así, la idea es “fomenta de esta manera la economía circular”. A cambio, y mediante la firma de un convenio, esta asociación se ha comprometido a entregar cuatro palés con tablones de madera de haya a la Escuela Taller de Rehabilitación Energética en Madera del Centro de Formación municipal de Landaben. En concreto, lo previsto es que el alumnado de la escuela taller, en su fase de obra social, fabrique con ellos una estantería para el Museo de Educación Ambiental y emplearlos para dotar de mobiliario interior a pisos cuya gestión depende del Área de Servicios Sociales, Acción Comunitaria y Deporte.

Martín Elizalde y Javier Bergara, profesores del CI Agroforestal, visitaron la parcela junto a los alumnos y María Navarro, directora de la escuela taller municipal de Rehabilitación Energética en madera; Olatz Esparza, gerente de Ademan; y personal técnico municipal. Los trabajos de corta van a durar hasta mediados de marzo, “por lo que se recuerda a la ciudadanía que suele pasear por esos espacios que debe mantener la debida precaución”. Aprovechando la tarea de apeo de árboles, “se van a limpiar las cunetas y a mejorar los accesos”. El convenio con el CI Agroforestal incluye, además, la donación de planta forestal y planificación de actividades de educación ambiental.

LA PLANIFICACIÓN

Los apeos de árboles de la parcela fueron previamente planificados gracias a un software que usa la Inteligencia Artificial para llevar a cabo el inventario forestal. Un sistema que se comenzó a testar en esta parcela en septiembre de 2020. El programa corre sobre los datos obtenidos desde un sistema láser-escáner terrestre móvil y, una vez recogidos, “interpreta los datos sobre las masas forestales de forma automática”. Eso permite “aplicarles criterios de gestión silvícola para garantizar su correcto estado de conservación y su estabilidad, además de ir avanzando en la recuperación a medio plazo del bosque autóctono”.

El manejo de las 11,5 hectáreas municipales de masa forestal con certificación PEFC, en el que el Consistorio viene trabajando desde el año 2012 y 2013, “da además cumplimiento al Plan Municipal de Pamplona sobre mejora la calidad del bosque y reducción del riesgo de incendio”. Pamplona tiene bosque en propiedad en Ezkaba/San Cristóbal y Mendebaldea, dos de los espacios que “más contribuyen a la mejora de indicadores de biodiversidad de la ciudad, junto con las riberas de los ríos”.

Además, desde el pasado otoño, el Consistorio está trabajando en la plantación de árboles y arbustos para crear un bosque autóctono en el polígono de Agustinos, “que permitirá a la ciudad compensar una parte de las emisiones de CO2 que produce”.

El objetivo: “mejorar su situación ante el llamado efecto invernadero y luchar contra el cambio climático”. De las cuatro hectáreas previstas, ya está plantada una, y este año está previsto completar las tres restantes. Como en la anterior plantación, “de buscará la colaboración ciudadana mediante una jornada de voluntariado ambiental”.

Entra aquí para leer más sobre economía navarra.


To Top