Ponga un Moderno en su balcón

lunes, 10 agosto 2020

Ponga un Moderno en su balcón

¿Se imaginan escuchar a su vecino, DJ profesional, mezclar las mejores músicas para ustedes todos los viernes por la tarde y los domingos? Esa es la suerte que tienen los habitantes de Malasaña, en Madrid, gracias al navarro Germán Ormaechea, que ha montado su particular escenario en el balcón de su casa. Pero no se lamenten por la distancia, porque sus conciertos también los pueden seguir vía YouTube.

Yosune Villanueva
Pamplona - 18 abril, 2020

El navarro Germán Ormaechea, DJ Moderno, ha creado en su terraza de Madrid un escenario para la música electrónica indie, que también se puede disfrutar en 'streaming'. (Fotos: cedidas)

Si algo ha logrando el confinamiento es inspirar a los artistas. Y así está ocurriendo con el navarro afincado en Madrid Germán Ormaechea, DJ Moderno, un reconocido compositor e intérprete musical con más de 20 años de experiencia en la industria de la música. Todo comenzó con las sesiones digitales el sábado 14 de marzo, con el objetivo de animar ese primer fin de semana de cuarentena, y sin prever que aquella sesión iba a continuar sucediéndose las siguientes semanas.

Y así, sin haberlo pensado demasiado, este referente en el espectro indie nacional ha logrado convertirse en el aglutinador de cientos de seguidores cada fin de semana con sus sesiones digitales. Haciendo bailar y disfrutar a sus vecinos y a sus espectadores en YouTube con la música electrónica indie del momento: “Llevamos once sesiones”, hace memoria Germán Ormaechea para VanityCapital. “Todo empezó para animar ese primer sábado confinados, pero sin prever lo que vendría después”.

DJ Moderno, capturado por un vecino durante un directo.

Desde su terraza en el barrio madrileño de Malasaña realiza sus sesiones emitiendo desde el canal de FEP Producciones, su agencia. Apunten el horario que nos da: “Los viernes tenemos ‘tardeos confinados’ a las ocho de la tarde con sesiones temáticas; y los domingos ‘vermuteo’ de peticiones a la una y media del mediodía”.

Al comienzo, hacía las sesiones a las que tiene acostumbrados a sus seguidores en locales de renombre como Siroco, Beat!, 4Latas o Moby Dick, o las que hace tras los conciertos en las giras de las bandas donde milita. Pero a mitad de proceso se le ocurrió “pedir canciones a la gente y, como fue tal la avalancha, empezamos a hacer todos los domingos sesiones de peticiones, así que todo lo que va pidiendo la gente entre semana, yo lo mezclo y se lo pongo”. 

Está contento de poder “animar a la gente” y la respuesta de sus espectadores está siendo “muy bonita”. Pero reconoce con humor que “se le está yendo un poquito de las manos”, porque “al principio era algo más familiar, pero ahora no dan las dos horas para atender a todas las peticiones”. Recibe solicitudes de música de toda España, Inglaterra, Estados Unidos, Japón…

Los viernes también ha empezado a modificarlos con “sesiones temáticas para darle más variedad”. Este viernes la música de los 80 fue la protagonista, el pasado la de los 90 y así va a continuar. Y ojo, desde la primera sesión en la que improvisó en casa con su hermana y una amiga, ha ido perfeccionando los directos gracias a las colaboraciones de varios compañeros: “Cada uno desde nuestras casas, somos un mini equipo de producción con el que hemos ido profesionalizando los directos: comunicación, arte, puesta en escena, imagen, sonido…”. Y así, la terraza de DJ Moderno se ha convertido en un refugio en el que los fines de semana cientos de amantes del indie y la electrónica se dan cita para evadirse un rato de la realidad.

EL FUTURO DE LA MÚSICA

La cosa se pone seria para Germán Ormaechea al pensar en el futuro. De momento, ha tenido que cancelar un sinfín de actuaciones durante estos meses debido a la crisis sanitaria y nadie tiene claro cuándo la música volverá a poder sonar ante espectadores de carne y hueso: “Hablo mucho con los clubs con los que trabajo y no tiene muy buena pinta el futuro, en el sector hay bastante pesimismo y hay clubes que están decidiendo cerrar la persiana, porque si este verano no pueden abrir, no podrán aguantar los alquileres”.

“Yo vivo de mi música”, recuerda quien regularmente hace composiciones para anuncios, bandas sonoras de cortometrajes, largometrajes, documentales y muchos otros eventos. Vive de su música y ha sido galardonado con diferentes premios internacionales en Nueva York o Los Ángeles. Aunque de momento se ha reconvertido y sigue vivo a través de las retransmisiones digitales, difíciles de monetizar, estamos seguros de que este músico navarro encontrará el camino para volver a vivir de su pasión.


To Top