jueves, 13 diciembre 2018

Premio para la gastronomía de calidad y el tratamiento de los productos de Viuda de Cayo

La empresa de conservas obtiene el Premio Alimenta Navarra 2018 a la 'Trayectoria y Desarrollo Empresarial'.

Teresa Antón
Pamplona - 27 noviembre, 2018

Antonia Sainz,  fundadora de Conservas Viuda de Cayo.

Antonia Sainz, fundadora de Conservas Viuda de Cayo.

Desde 1945 las conservas de Viuda de Cayo ocupan las despensas y mesas de las casas. Sus productos de máxima excelencia y un tratamiento cuidado desde la producción hasta la comercialización, junto a su defensa de las denominaciones de origen, han llevado a que sea galardonada con el Premio Alimenta Navarra 2018 en la categoría de ‘Trayectoria y Desarrollo Empresarial’.

Localizada en el valle del Ebro, la marca ha basado su trabajo en la experiencia, el rigor y la apuesta por la producción y el trabajo local. Cada uno de sus productos está bien cuidado y tratado, buscando la máxima calidad para contentar el paladar de sus clientes. A lo largo de estos años se ha convertido en una empresa de referencia que no solo ofrece un buen producto, sino que también trabaja y defiende las denominaciones de origen.

UN NEGOCIO FAMILIAR

Su fundadora Antonia Sáinz recibe este premio con alegría e indica que le hace “mucha ilusión que se valore de alguna forma esta parte de mi vida, la cual he dedicado a hacer algo que me apasiona”. Y esa pasión, ese cariño se refleja en el cuidado de su trabajo y, aunque ahora es su hijo quien lleva la empresa, ella no puede resistirse a acercarse por la línea de elaboración “para verificar que las cosas se siguen haciendo como a mí me gustan”, explica.

“Me hace mucha ilusión que se valore de alguna forma esta parte de mi vida, la cual he dedicado a hacer algo que me apasiona”.

La base de su trabajo a lo largo de estos años ha sido “la tradición, el respeto al producto y sobre todo a la calidad” con un objetivo claro: “elaborar un producto del que sentirnos orgullosos”. Algo que se ha transmitido en la distintas generaciones de esta empresa familiar. “Forma parte de nuestro ADN”, señala, “recientemente acaba de incorporarse mi nieto a la empresa siendo ya la cuarta generación de la familia Sáinz”. Desde siempre los pequeños de la familia han participado de alguna manera en Viuda de Cayo y la conocen muy bien, Antonia Sáinz siente “un orgullo especial al pensar que el día de mañana ellos continuarán con el negocio familiar”.

Pimientos del piquillo, alcachofas de Tudela, espárragos y cardo de Navarra, habitas baby, puerro extrafinos, menestra de verdura, tomate y legumbres, son los productos en conserva que elaboran desde Viuda de Cayo. Las verduras se seleccionan de las mejores cosechas de la huerta navarra, cultivadas de forma tradicional, según el propio ciclo de las plantas, recolectando los frutos de forma manual en su momento justo de maduración.

Los productos navarros y las denominaciones de origen forman el catálogo de la conservería.

Los productos navarros y las denominaciones de origen forman el catálogo de estas conservas.

Actualmente, están terminando con la campaña del pimiento, desde septiembre hasta finales de noviembre, que es “uno de los productos estrella de la casa” y que requiere mucho trabajo y dedicación. Con este cierre comienza ya la temporada de Navidad quesignifica trabajo, mucho trabajo”. Esto se debe a que legan pedidos constantemente, por lo que hay que prepararlos, organizar envíos, mandar camiones, hacer escaparates…El nuevo año comenzará con la cosecha en enero de los puerros extrafinos.

Estos irán a las cocinas navarras y españolas, pero también se exportan internacionalmente. Con Francia, Italia, Reino Unido, México y Estados Unidos como sus mercados exteriores más potentes y buscando introducirse en otros como Filipinas o China. España es en la actualidad uno de los primeros productores de conservas a nivel mundial, ya que las conservas vegetales españolas gozan de un extraordinario prestigio a nivel internacional

Para acceder a más información sobre alimentación… LEER AQUÍ. 


To Top