martes, 16 julio 2024

Tres jóvenes de Alsasua entran en la élite mundial del hyrox y las carreras de obstáculos

Tras los éxitos logrados a nivel nacional, Ander Corchero, comercial y técnico de mantenimiento, se clasificó recientemente para el Campeonato Mundial de 'Obstacle Course Race' (OCR), mientras que las enfermeras Elena Guzmán y Noemi Cordero hicieron lo propio en el Mundial de hyrox, una modalidad por parejas que combina el CrossFit y el 'running'. Quizás, el secreto de que la localidad sakanesa esté generando tantos grandes deportistas en estas modalidades resida, tal y como apuntan a Capital Sport, en que la localidad "te brinda muchas posibilidades para entrenar".


Pamplona - 20 junio, 2024 - 05:59

Corchero trabaja en Ramos Industrial, mientras que Guzmán (izda.) y Cordero (dcha.) son enfermeras. (Fotos: Ana Osés)

Tras completar tres carreras nacionales de obstáculos u OCR (Obstacle Course Race), Ander Corchero logró ocupar el segundo puesto de la clasificación general en la categoría de 25 a 29 años. Gracias a ese hito, este navarro de 25 años tiene ahora la posibilidad de participar en el Mundial, que se celebrará en Costa Rica el próximo 24 de agosto.

Pero Corchero no es el único joven de Alsasua que está brillando en la disciplina. La dupla formada por Noemi Cordero y Elena Guzmán, de 34 y 33 años respectivamente, se clasificó para el reciente Mundial de hyrox, una modalidad por parejas que combina el CrossFit y el running, tras ser segundas en una prueba disputada en Bilbao donde compitieron 200 parejas. Después de participar en el Mundial, que se celebró el pasado 8 de junio en Niza (Francia), las atletas se situaron en el puesto 255 de la clasificación general y ya son quintas a nivel nacional. «Pensábamos que íbamos a hacer el circuito en más tiempo, pero lo terminamos en una hora y trece minutos. Estamos contentas, ya que hemos dado un paso más y hemos competido por primera vez en modalidad PRO, donde los pesos que debíamos levantar eran casi el doble de importantes en todos los ejercicios», explica Guzmán a Capital Sport.

A pesar de que sus éxitos, lo cierto es que llevan pocos años practicando estos deportes. Corchero, desde pequeño, siempre sintió una devoción por el fútbol y la escalada, y fue su hermano Mikel quien le introdujo en las carreras OCR: «Un día me dijo que se iba a apuntar a una carrera en Madrid, y observé que tenía un gran parecido con la escalada. Participé en una prueba por equipos hace seis años en Pamplona, disfruté y en 2022 comencé a competir».

En ese mismo año, se clasificó para su primera competición europea, donde quedó tercero. Ahora está disputando su tercer Campeonato de España, en el que ha conseguido excelentes resultados: fue quinto en el Denontzat Race (Irún) y en el VIII campeonato Nacional (Villajoyosa), tercero en la Spartan Race (Mallorca) y primero en la Medival Xtrem Race (Gandía) y en la Gladiators Day (Artajona).

El deporte preferido de Cordero era el baloncesto. De hecho, desde los 8 hasta los 22 años jugó en el Club Baloncesto Alsasua. Mientras que Guzmán fue nadadora hasta los 18 años. Incluso llegó a competir a nivel nacional. «Después de nadar, dejé de hacer deporte. Hasta hace poco, no hacía más que monte, sobre todo andar», relata esta última.

Y LLEGÓ AIZKORRI KIROL

Todo cambió en 2022 cuando Gaizka Martínez de Albéniz, tal y como adelantó Capital Sport, abrió el box Aizkorri Kirol. Entonces, estos tres sakaneses se apuntaron al centro. «Es una forma de entrenar y mantenerme en formar», destaca Corchero al tiempo que Guzmán recuerda cómo, «al principio, las sesiones eran muy duras».

Hoy, los tres se preparan en el gimnasio de Martínez de Albéniz. Por un lado, las carreras de obstáculos suelen tener entre diez y quince kilómetros, en los que el participante se encuentra numerosas pruebas de peso y suspensión. Al comienzo del circuito, cada atleta porta tres pulseras y, si no supera un ejercicio, se le corta una. «Es como si tuvieras vidas. Si llegas sin ningún brazalete a la meta, te descalifican. También, si terminas con uno puesto, tienes la oportunidad de recuperar los dos que has perdido para que no te penalicen», detalla Corchero.

Por otra parte, las carreras de hyrox cuentan con ocho postas, una por cada kilómetro. Al disputarse por parejas, Guzmán y Cordero deben de ir juntas en todo momento. De hecho, a la hora de correr, no pueden separarse más de cinco metros. De lo contrario, son penalizadas. «La primera prueba es el esquí (ejercicio de CrossFit). También hacemos trineo, burpees, remo, el granjero y wallball. Durante la competición, nos turnamos en cada ejercicio. Cuando corremos, Noemi me tira y me anima, ya que es la más fuerte de las dos», asegura la primera al tiempo que su compañera define a Guzmán como «la mejor con el trineo».

Los tres alsasuarras compaginan sus entrenamientos con sus respectivas profesiones. Corchero es comercial y técnico de mantenimiento en Ramos Industrial. Al trabajar a jornada partida, suele aprovechar la hora de comer para entrenar o andar en bici: «Me preparo durante toda la semana. Si no es en el gimnasio, lo hago en el rocódromo del pueblo. Los sábados corro por el monte y los domingos hago bici. Cuando me coincide una competición, algún compañero me cambia el turno. También, si tengo una prueba el domingo, al día siguiente he de pedirme fiesta para recuperarme. Suelo acabar destrozado».

Cordero y Guzmán compiten en hyrox, mientras que Corchero lo hace en carreras de osbtáculos.

Noemi Cordero y Elena Guzmán compiten en hyrox, mientras que Ander Corchero lo hace en carreras de obstáculos.

Una situación que también comparten Guzmán y Corredor, quienes ejercen como enfermeras en Pamplona y Vitoria respectivamente. Además, la primera es profesora en un máster de la Clínica Universidad de Navarra (CUN). Ambas logran cuadrar sus horarios gracias a que cuentan con unas compañeras «de lujo», siempre abiertas a cambiarles los turnos.

Además, la segunda también cuenta con el apoyo de su familia, que cuida a su hijo cuando debe entrenar. «De normal, no solemos coincidir en el gimnasio. Ahora, de cara al Mundial, intensificamos más las sesiones y tratamos de ir juntas», especifican.

LOS PRECIOS DE LAS INSCRIPCIONES

A pesar de que Corchero se ha clasificado al Mundial de OCR, lo cierto es que finalmente no participará debido a los altos costes de las inscripciones, al igual que ocurrió con el Campeonato Europeo, que se celebró el pasado 15 de junio en Folgaria (Italia). «Para poder clasificarte a estos grandes torneos, tienes que acudir a varias carreras por toda España y pagarte el alojamiento, el transporte y las inscripciones (de 50 euros). Pero en Europa y en el Mundial los precios pueden llegar a los 350 euros, por lo que el presupuesto total es de 1.000 euros como mínimo», desglosa.

Aunque hay una posible alternativa: los patrocinios. Pero, por el momento, ninguno de los tres se ha planteado contar con apoyos externos. «La mayoría de los concursantes estamos en la misma tesitura. Cada uno se saca las castañas del fuego como puede. Cuando empecé, acudíamos entre 400 y 500 personas y ahora somos 1.500. Cada vez tiene más fuerza el OCR, y se preparan mejor las carreras. Son más duras y completas. Por eso, a la gente le gusta más y se anima», subraya Corchero, quien también se está preparando para competir en Deka, una nueva modalidad similar al hyrox pero donde solo hace falta correr 500 metros entre diez postas.

ALSASUA, EL GRAN ‘BOX’

¿Y qué tiene Alsasua para que en tan poco tiempo haya dado deportistas de tal potencial en estas disciplinas? «Te brinda muchas posibilidades para poder entrenar. Por ejemplo, si necesito correr en desnivel, lo tengo en la puerta de casa. Está todo al lado», concreta Corchero mientras Cordero y Guzmán confirman las palabras de su compañero asintiendo con la cabeza: «Sacamos provecho a lo que tenemos a nuestro alrededor. Al centro, al monte, a poder salir en bici o a correr…», rematan estas dos.


To Top