sábado, 23 octubre 2021

Unanimidad contra la subida fiscal a las empresas

En una entrevista concedida a NavarraCapital.es, María Chivite dijo que no ve "oportuna" una mayor presión fiscal a las compañías. Estas declaraciones no pasaron desapercibidas. Varias organizaciones empresariales coincidieron en que, efectivamente, "ahora no toca". También se mostraron conformes los sindicatos, aunque prevén abordar una posible "política fiscal progresiva" en los foros donde están presentes. Y Navarra Suma, directamente, subrayó que Chivite “no tiene credibilidad” en esta materia.

Jesús Jiménez
Pamplona - 18 agosto, 2020

La recaudación de julio ascendió a 1.960,4 millones de euros. (Foto: Maite H. Mateo / archivo)

La capacidad tributaria de Navarra es motivo de controversia de un tiempo a esta parte. Ese ruido no se ha mitigado. Al contrario, las últimas reformas aprobadas han enconado las posturas entre quienes defienden una revisión a la baja y los que plantean políticas más expansivas. Por eso mismo, no pasaron desapercibidas las recientes declaraciones que hizo sobre este tema la presidenta de la Comunidad foral, María Chivite, en una entrevista a NavarraCapital.es: “No creo que una mayor presión fiscal a las empresas sea oportuna”. Unas palabras que provocaron el consiguiente intercambio de valoraciones, del que este medio se hace eco.

Así, por ejemplo, diversas organizaciones empresariales y sociales coincidieron en que, efectivamente, “ahora no toca” hablar de una posible subida de impuestos.Un compromiso que, por cierto, sí forma parte del programa de coalición de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos a nivel nacional y al que el propio Pedro Sánchez se ha visto obligado a renunciar “por el momento”, al menos hasta que el PIB se recupere. Parece que en Navarra se ha aplicado una fórmula similar, lo que ha motivado una cierta sensación de alivio dentro del tejido productivo de la región.

Hay, como siempre, pequeños matices dentro de esta “sintonía” vinculados, sobre todo, a las “posibles soluciones” que los distintos protagonistas ofrecen para ayudar a la reactivación y salir cuanto antes de la crisis provocada por el Covid-19. Es el caso del presidente de la Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar en Navarra (ADEFAN), Francisco Esparza. “No es momento para subir impuestos ni a la empresa ni a nadie. Es el momento de ajustarse el cinturón como han hecho las empresas y la sociedad”, apuntó. Algo de lo que, a su juicio, debería tomar buena cuenta el Ejecutivo navarro.

Francisco Esparza (ADEFAN): “No es momento de subir impuestos a la empresa ni a nadie. Es momento de apretarse el cinturón”. 

La directora general de la Asociación de la Industria Navarra (AIN)Ana Ursúa, propugnó, por su parte, recurrir al déficit como forma para “reducir la presión sobre los presupuestos y que la acción de Gobierno no se vea muy penalizada”. También demandó planes y acciones destinados a apoyar la reinvención de la industria para que sea más innovadora, eficiente y sostenible: “Eso es lo que garantizará una mayor estabilidad económica ante posibles futuras crisis”.

En ese mismo aspecto también incidió Javier Taberna, presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Navarra. “Habría que aprovechar al máximo nuestra foralidad y nuestro régimen privativo fiscal para fomentar el empleo, la innovación y la inversión”, destacó. Bajo su punto de vista, los procesos de reactivación económica tendrían que situar en el centro a las empresas y los empresarios, “que son los que crean los puestos de trabajo”. De modo que “deberían ser motivo de atención prioritaria de los poderes públicos”.

Una demanda que coincidió con la petición expresa realizada por Chivite al tejido productivo para colaborar, junto con el sector público, en las labores de recuperación. Para ello, cuenta con el apoyo de la Economía Social y el cooperativismo. “Ahí estaremos”, aseguró el presidente de ANEL, Ignacio Ugalde. “Solo pedimos de la Administración una apuesta fuerte, clara y decidida para quienes somos uno de los pilares clave en el desarrollo futuro de la comunidad porque no nos deslocalizamos”, añadió.

AGENTES SINDICALES Y POLÍTICOS

En todo caso, la demora sine die en temas tributarios mencionada por la presidenta foral puso en guardia a otros agentes, sobre todo los sindicales. Estos en ningún caso consideraron cerrado el tema de la política fiscal. Al contrario, adelantaron su intención de ponerlo sobre la mesa en los foros de debate a los que acudan, aunque compartan la idea de que, en estos momentos, no debe incrementarse la presión fiscal. Entre ellos mencionaron expresamente el Consejo de Diálogo Social o las comisiones de seguimiento del plan antifraude.

Según Jesús Santos, secretario general de UGT Navarra, “ahora no es el momento porque no sabemos qué empresas van a quedar vivas”. Es más, consideró que “sería incongruente repartir ayudas con la mano derecha e incrementar impuestos con la izquierda”. Pero, superado ese matiz, su organización siempre ha defendido “una fiscalidad progresiva, con capacidad para pagar los servicios públicos de los que nos beneficiamos todos, empezando por los propios empresarios”.

Jesús Santos (UGT): “Ahora no es el momento porque no sabemos qué empresas van a quedar vivas”. 

Demandó, eso sí, “una propuesta seria”, coordinarse con el entorno más próximo para evitar casos de dumping fiscal entre territorios y, fundamentalmente, usar los recursos disponibles que tiene la Hacienda navarra para luchar contra el fraude y la economía sumergida. Esta, en el caso de la Comunidad foral, ronda el 22 % del PIB de acuerdo con sus datos. “Una cifra monstruosa”, precisó Santos. Una valoración que comparte el responsable de Políticas Sociales y Públicas de CCOO en Navarra, Javier Barinaga. Para él, este tipo de economía informal, además de representar un tipo de competencia desleal inasumible para quienes sí cumplen, “representa un agujero en las finanzas públicas no inferior a los 2.000 millones de euros anuales”.

Por este motivo, realizó un llamamiento a la responsabilidad de todos. Y solicitó, asimismo, una mayor adecuación entre los tipos real y nominal del impuesto de sociedades “para lograr ingresos más saneados, ahora que vemos que la Hacienda Foral está gastando 600 millones más de los que ingresa”.

Desde el ámbito político, en Navarra Suma se mostraron sorprendidos por las manifestaciones de Chivite, ya que el PSN “votó en contra” de la propuesta de resolución que presentó la coalición para el ‘Plan Reactivar Navarra 2020-2023’. En ella se instaba al Ejecutivo foral a “evitar cualquier subida de impuestos”. De ahí que, a su juicio, “las palabras de la presidenta no sean creíbles y generen incertidumbre una vez más en este entorno de especial dificultad“.

Entra aquí para leer más sobre el impacto del coronavirus en Navarra.


To Top