lunes, 25 junio 2018

Vacaciones en el río

Los cruceros fluviales son una opción cada vez más popular para pasar unas vacaciones. La cercanía con tierra firme, la ausencia de olas, y sobre todo, la posibilidad de conocer gran cantidad de ciudades mientras se viaja disfrutando del paisaje, los hacen tan atractivos o más que los cruceros marítimos.

Cristina Catalán
Pamplona - 19 mayo, 2018

cruceros-fluviales-portada

Surcar los mares en un crucero es uno de los mejores planes para viajar que pueden hacerse y que permiten conocer diferentes países al mismo tiempo que se viaja. Pero ante las dudas de aquellos viajeros a los que el vaivén de las olas les deja indispuestos, los cruceros fluviales son otra opción que cada vez está ganado más adeptos. Una alternativa que añade otra ventaja como por ejemplo, el hecho de estar siempre cerca de tierra para los más temerosos. Los cruceros fluviales permiten disfrutar del viaje observando el paisaje durante el tránsito de día, viajar mientras se duerme y despertar cada mañana en una ciudad diferente que poder visitar. Además, aunque los barcos son más pequeños, también incluyen espectáculos de todo tipo.

DEL RIN A LA TIERRA DE LOS FARAONES

cruceros-fluviales

Si queremos conocer Europa, entre los circuitos más tradicionales y conocidos entre los españoles,  encontramos el crucero fluvial por el río Rin, que permite conocer países del centro de Europa como Francia, Holanda, Suiza y Alemania. Otra popular y romática opción es el crucero fluvial por el río Danubio. Este crucero nos permite navegar por el corazón de Europa ya que transcurre por Alemania, Austria, Hungría, Croacia, Serbia, Bulgaria y Rumanía.

También se puede navegar entre Moscú y San Petersburgo, surcando los ríos Volga, Svir y Nev, y los mayores lagos europeos, como el Onega y Ladoga. Hay otros escenarios impresionantes en Rusia, como el Gran Cáucaso, donde abundan las grandes montañas y glaciares; los paisajes de Siberia el Lago Baikal. En uno de los extremos de Siberia se sitúa la poco conocida península de Kamchatka donde se encuentran más de 200 cráteres entre el mar de Bering y el de Ojotsk, y las fuentes naturales e hirvientes del valle de los géiseres.

Otro crucero fluvial es el que transcurre por el Valle del Loira en Francia, una zona llena de majestuosos castillos y rincones con encanto, frondosos bosques, aldeas históricas y  grandes monumentos arquitectónicos.

Crucero por el Nilo

Y cómo no, el maravilloso crucero por el río Nilo que nos acerca a la tierra de los faraones egipcios. Este crucero nos muestra la inmensa belleza del paisaje de Egipto. Desde el barco, podemos ser testigos del inmenso contraste existente entre el brillante color verde a orillas del río con sus palmeras acariciando el agua y el más puro desierto… como la noche y el día. En este viaje podemos descubrir la antigua civilización egipcia. Un crucero que se inicia al sur de Egipto, la ciudad de Asuan y navega por el río más largo del mundo, hasta llegar a Luxor.

AL OTRO LADO DEL CHARCO

Para los que deseen hacer las Américas,  pueden aventurarse en un crucero fluvial por el Amazonas, un río que mide 6.800 kilómetros. Es el río más largo y caudaloso del mundo y contiene más agua que el Nilo, el Yangtsé y el Misisipi juntos, suponiendo cerca de una quinta parte del agua dulce en estado líquido del planeta. El Amazonas nace en la cordillera de los andes peruanos, atraviesa Colombia y desemboca en la costa atlántica del Brasil.

Esta modalidad de viaje nos permite adentrarnos en la selva amazónica, vivir la naturaleza, conocer innumerables especies de plantas, miles de especies de aves, incontables anfibios y millones de insectos todavía sin clasificar. La fauna es muy variada, desde los insectos más pequeños hasta los grandes mamíferos como el jaguar, el puma, el tapir y varias especies de venados. Por ejemplo, podemos ver a los delfines rosados, únicos del Amazonas.

En la Amazonia existen 4000 especies de mariposas, más de 3.000 de peces de agua dulce, 1.700 de aves y el 20% de las especies de primates del planeta.  La riqueza biológica se explica porque durante millones de años el ecosistema amazónico ha permanecido inalterado. Un crucero fluvial que nos permite tener una plena conexión con la naturaleza.

Crucero por el Mississippi

Si queremos viajar al pasado y sentir cómo lo hacían las personas del siglo XVIII, podemos embarcar en un barco de lujo, réplicas de los navíos del siglo XVIII  surcar el famoso Mississippi. El Mississippi atraviesa la parte central de los Estados Unidos, entre el norte de Minnesota y el golfo de México y es uno de los ríos más largos y caudalosos del mundo. La travesía puede recorrer los estados de Minesota, Wisconsin, Illinois, Kentucky, Missouri o Nueva Orleáns.

LA ATRACCIÓN DE ASIA

Una buena manera de conocer Asia es recorriendo sus ríos. El crucero fluvial por el río Mekong es uno de los más exóticos que nos permite conocer regiones asiáticas como Camboya, Thailandia o el Vietnam. El Mekong es considerado como uno de los ríos más bellos y salvajes del mundo que nos introduce en una emocionante y sorprendente aventura. Posee la mayor cascada del mundo en términos de volumen de agua, numerosos rápidos y bancos de arena, profundos cañones y curvas muy estrechas convierten este viaje en toda una trepidante e inolvidable aventura.

El crucero fluvial por el río Yangtse ofrece la posibilidad de visitar la capital china de Pekín, Xian y Shanghai, y lugares como la presa de las tres gargantas, la gran Muralla o la ciudad prohibida.

Y por último, para aquellos que prefieran quedarse cerca de casa, también existe la posibilidad de realizar un crucero por el río Duero, curiosamente considerado por el portal de Internet Cruise Critic como el segundo mejor crucero fluvial. En esto crucero se puede visitar el norte de España y Portugal, conociendo sus características zonas vinícolas, su riqueza paisajística, artística y cultural.

cruceros-fluviales-4

To Top