miércoles, 27 octubre 2021

Vivienda aumenta un 37 % las subvenciones para rehabilitación de edificios

Los presupuestos para 2021 del Departamento de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos tendrán un techo de gasto de 58,6 millones de euros, con una subida del 26,8 % respecto al ejercicio anterior. Dentro de este, se contempla que las ayudas y subvenciones a la rehabilitación de edificios crezcan en un 37 %, al pasar de los 26 millones en el presente ejercicio a los 35,8 previstos para el próximo año.

Redacción
Pamplona - 29 diciembre, 2020

José María Aierdi, vicepresidente segundo y consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos. (Foto: archivo)

Los presupuestos para 2021 del Departamento de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos del Gobierno de Navarra contemplarán, en su conjunto, un techo de gasto de 58,6 millones de euros. Este monto representa una subida del 26,8 % respecto al ejercicio anterior. Así, las partidas que experimentarán un mayor incremento serán las destinadas a intensificar las políticas de rehabilitación de edificios y aquellas vinculadas a las intervenciones de regeneración urbana. En este sentido, las ayudas y subvenciones a la rehabilitación crecerán un 37 %, al pasar de los 26 millones de euros del presente ejercicio a los 35,8 millones previstos para el próximo año.

La Dirección General de Vivienda dedicará 1,2 millones a subvencionar las nueve Oficinas de Rehabilitación de Viviendas y Edificios (ORVE) en Navarra.

Dentro de la misma estrategia, el presupuesto proyectado en la Dirección General de Vivienda dedicará 1,2 millones a subvencionar las nueve Oficinas de Rehabilitación de Viviendas y Edificios (ORVE) repartidas por todo el territorio de la Comunidad Foral, incrementándose esta partida en un 10 % con respecto al ejercicio anterior.

Las ORVE, según destacó José María Aierdi, titular de este departamento, “juegan un papel fundamental de cercanía en el asesoramiento, apoyo y acompañamiento a las personas y comunidades que promueven proyectos de rehabilitación protegida”.

Las ayudas públicas concedidas para proyectos de rehabilitación, en las que primarán “actuaciones de eficiencia energética en envolventes térmicas de edificios y de accesibilidad”, se complementarán a su vez con una desgravación del 100 % sobre las subvenciones que se reciban, tal y como se recoge en las medidas fiscales del proyecto de presupuestos.

Asimismo, el programa de regeneración urbana se completará con otros cuatro millones de euros, que irán destinados a la rehabilitación energética de las promociones más antiguas de entre el millar de inmuebles que integran el parque público de vivienda de alquiler. Otro millón de euros se dedicará a “fortalecer” el plan de rehabilitación de edificios en distintas comarcas del medio rural, “impulsado con la finalidad de promover vivienda en régimen de arrendamiento para los habitantes de estas zonas y contribuir a paliar el fenómeno de la despoblación.

AYUDAS AL ALQUILER

Además de poner el foco en la rehabilitación, desde el Departamento de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos destacaron como “segunda gran línea de actuación” la ampliación de las ayudas al alquiler de vivienda, libre o protegido, “para fortalecer el derecho a la vivienda y el acceso a un alquiler asequible de toda la ciudadanía”, remarcó Aierdi.

Las subvenciones para personas en régimen de alquiler protegido crecerán en un millón de euros.

En este sentido, la cobertura extraordinaria de los programas EmanZipa y David, de ayudas al alquiler libre, se mantendrá durante todo 2021. Aunque en principio sendas iniciativas iban dirigidas a personas jóvenes y familias vulnerables, desde la declaración del estado de alarma también se abrieron a aquellos que, debido a las consecuencias de la pandemia, tuviesen dificultades para hacer frente al pago del alquiler de vivienda por haber visto reducidos sus ingresos. En concreto, el departamento destaca que entre los beneficiados se encuentran “trabajadores cuyas empresas estén incursas en algún ERTE o personas que hayan perdido su empleo”. Esta cobertura extraordinaria se mantendrá durante todo 2021.

Por otra parte, la partida de subvenciones para personas y familias inquilinas en promociones públicas o privadas, pero en régimen de arrendamiento protegido, crecerá en un millón de euros, ascendiendo a 14,6 millones. Estas prestaciones cubrirán, en función de los ingresos familiares, el 25 %, 50 % o el 75 % de las rentas de alquiler protegido, fijadas por debajo de los seis euros mensuales por metro cuadrado.

Asimismo, “con el objetivo de incrementar el parque público de vivienda”, la Dirección General de Vivienda introducirá una partida de casi medio millón de euros reservada para que el Gobierno foral “pueda ejercer el derecho de tanteo y retracto de las operaciones de compraventa de vivienda protegida”. Según apuntó Aierdi, esta acción irá encaminada a  “garantizar la función social de la vivienda y evitar que la VPO se convierta en un bien de inversión o incluso especulativo”.

URBANISMO SOSTENIBLE

Los presupuestos del departamento contemplarán también la implantación de un urbanismo “más humano, inclusivo que haga frente a nuevos retos como el cambio climático, el envejecimiento, el equilibrio territorial o la participación social”. En esta línea, la Dirección General de Ordenación del Territorio volverá a abrir otra convocatoria para financiar proyectos de entidades locales que promuevan acciones de urbanismo “innovador” en sus localidades durante 2021.

A las partidas presupuestarias destinadas a impulsar el desarrollo territorial sostenible se les dotará de un incremento del 33 %, al pasar de 1,2 millones a 1,8.

En esta ocasión, la iniciativa contará con una cuantía de 200.000 euros, un 30 % más con respecto al año anterior. Asimismo, otra partida similar irá destinada a acometer una “profunda” revisión de la Estrategia Territorial de Navarra (ETN), un instrumento urbanístico que, para el departamento, ha quedado “desactualizado”. Por este motivo, apostarán por introducir “nuevos principios relacionados con la sostenibilidad urbana, el reto demográfico o el equilibrio entre los entornos urbanos y rurales”.

A las partidas presupuestarias destinadas a impulsar dinámicas de desarrollo territorial sostenible en distintas comarcas de Navarra, se les dotará de un incremento del 33 %, al pasar de 1,2 millones de euros a 1,8 millones. Entre los principales proyectos contemplados en este capítulo se encuentran las mejoras introducidas en el Plan de Acción del Pirineo y en el fomento de la Red Explora, que “impulsa la asociación de los diferentes espacios naturales e itinerarios repartidos por Navarra como tractores de desarrollo local y actividad en el medio rural”.

Entra aquí para leer más sobre economía navarra.


To Top