viernes, 23 abril 2021

La Ciudad Agroalimentaria de Tudela albergará la primera planta navarra de hidrógeno verde

El proyecto, según pudo saber NavarraCapital.es, servirá para dar inicio a la implantación "a gran escala" de esta tecnología en la región y conllevará una inversión público-privada de entre 60 y 70 millones de euros. Liderado por AIN y el CENER, cuenta con el "pleno respaldo" del Gobierno foral y pretende atraer a numerosas compañías para empezar a generar hidrógeno en 2024. De cara al futuro, abastecerá de energía limpia a las empresas del parque ribero, a áreas industriales de su entorno comarcal e, incluso, a otras regiones.

Irene Guerrero
Pamplona - 17 diciembre, 2020

El presidente de la CAT , José María Aierdi, trasladó el "pleno respaldo" del Gobierno foral al proyecto. (Foto: cedida)

La Ciudad Agroalimentaria de Tudela (CAT) albergará la primera planta de hidrógeno verde en Navarra, y lo hará mediante la instalación de un electrolizador de 40 megavatios (MW). Según pudo saber NavarraCapital.es, el proyecto dará inicio a la implantación de este vector energético en la Comunidad foral y no solo servirá para que las empresas del lugar puedan autoabastecerse de energía limpia, sino también para suministrar a otras áreas industriales de su entorno comarcal, de la región o incluso de comunidades vecinas. Y todo mediante el almacenamiento y el transporte por carretera.

“El desarrollo de este nuevo ecosistema industrial tiene un indudable interés estratégico. En el próximo decenio, nos situará entre las regiones europeas líderes en tecnologías de hidrógeno verde, así como en su distribución y uso como fuente pionera de energía sostenible”, señaló recientemente el presidente de la CAT, vicepresidente segundo del Ejecutivo foral y consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos, José María Aierdi.

José María Aierdi: “El desarrollo de este proyecto tiene un indudable interés estratégico. En el próximo decenio, nos situará entre las regiones europeas líderes en tecnologías de hidrógeno verde”.

Las declaraciones de Aierdi tuvieron lugar durante una reunión técnica del grupo de trabajo que desarrolla el proyecto, celebrada el pasado día 1 y donde participaron igualmente representantes de unas treinta empresas afincadas en la Comunidad foral, pertenecientes a sectores industriales tan importantes como el agroalimentario, el energético o la automoción, entre otros. 

La iniciativa para dar forma a la planta, “liderada” por la Asociación de la Industria Navarra (AIN) y el Centro Nacional de Energías Renovables de España (CENER), cuenta por tanto con el “pleno respaldo” del Gobierno de NavarraViscofan también ha mostrado públicamente su interés y apoyo.

Además, el presidente de la CAT añadió que el reto del hidrógeno verde supone “un nuevo salto cualitativo para el parque agroalimentario” y para toda Navarra, que “vuelve a situarse en una posición de liderazgo” en el ámbito de la investigación en energías renovables y alternativas: “Tenemos conocimiento, experiencia acumulada y capacidad tecnológica propia suficiente como para dar pasos audaces en nuevas fórmulas de generación energética renovable y emprender una apuesta ganadora por esta innovadora tecnología verde”. La planta empezará a generar hidrógeno en 2024 y se prevé aglutinar la inversión necesaria, cuyo importe total rondará entre los 60 y los 70 millones de euros, a partir de la colaboración público-privada.

El desarrollo de este ecosistema industrial figura entre los 74 proyectos que conforman la Estrategia de Transición Ecológica (Navarra Green) del Ejecutivo foral, presupuestada en 770 millones de euros. Y está incluido, a su vez, en los 125 proyectos que el Gobierno navarro ha diseñado para optar al fondo europeo Next Generation EU, con los que pretende captar 3.400 millones de euros para la recuperación económica de la Comunidad foral.

En este sentido, el Pacto Verde Europeo (‘Green Deal’) identifica las tecnologías de hidrógeno como claves para reducir el 50 % de las emisiones de efecto invernadero de cara a 2030, alcanzar la neutralidad climática en 2050 e impulsar la reconstrucción económica tras la crisis del Covid-19. Por todo ello, Aierdi quiso reconocer el “impulso innovador que AIN y el CENER han aportado a este proyecto, así como las destacadas firmas que han reunido en este grupo de trabajo”. Así mismo, aseguró que “el Gobierno de Navarra, desde sus tres departamentos comprometidos en el camino de la transición energética, se mantendrá firme en esta apuesta para que el sector público cumpla con su función tractora”.

EL PROYECTO

La CAT es una ubicación “privilegiada” para la implantación de esta iniciativa, entre otros motivos porque cuenta con una “cultura de colaboración conseguida por sus instalaciones mancomunadas de energía y residuos”. El objetivo es, por tanto, crear una “rampa para la entrada de empresas que, de otra forma, no podrían optar por este vector energético”. Así lo explica a este medio Isabel Carrilero, responsable de Relaciones Corporativas en AIN: “Como es muy nueva, las empresas que se lanzan a esta tecnología deben hacer fuertes inversiones en adecuar sus instalaciones y en pagar mes a mes el hidrógeno, cuyo precio en este momento es muy alto. Pero al ser un proyecto a gran escala, podemos no solo suavizar ese proceso de adecuación para las empresas, sino ser más competitivos en el precio del gas”

Isabel Carrilero (AIN): “El objetivo es crear una rampa para la entrada de empresas que, de otra forma, no podrían optar por este vector energético debido a su alto precio”.

De esta manera, se pretende evitar la fuerte barrera de entrada que, en estos momentos, supone la vertiente económica para implantar este tipo de tecnología en las compañías. Uno de los principales escollos que el propio secretario de la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2)Miguel Antonio Peñacitó en una jornada sobre el hidrógeno y la descarbonización celebrada en octubre de este año en la sede de AIN.

De hecho, las oportunidades mundiales de inversión en tecnologías de hidrógeno serán de 400.000 millones de euros en la próxima década y se crearán unos 30 millones de empleos a nivel mundial.

El grupo de trabajo para llevar a buen puerto la planta navarra, creado por AIN y el CENER, incluye al Consejo de Administración de la CAT y a empresas con un alto consumo de gas natural. Pero, además, uno de los desafíos pasa por suministrar igualmente a compañías afincadas en Aragón y La Rioja, uno de los pilares sobre los que se apoya el proyecto para optar a los fondos europeos: “Parte de su objetivo es abarcar a más de una región, es decir, que sea colectivo. Buscamos también proveer a zonas rurales, no solo a los grandes núcleos urbanos.

La CAT escenifica, a este respecto, el apoyo del Ejecutivo navarro a la iniciativa. Y no es la única que la sociedad pública desarrolla en el ámbito energético. Este mes ya anunció una inversión de 1,6 millones de euros para una huerta solar en 2021. 

Entra aquí para leer más sobre innovación.


To Top