domingo, 24 octubre 2021

CNTA cerró 2020 con un 4 % más de ingresos

El Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria aumentó su número de socios en un 7 % durante 2020, hasta llegar a los 322, y amplió su plantilla en un 3 %, hasta los 151 trabajadores. Este balance se dio a conocer este jueves, durante la celebración de la asamblea de socios. En el encuentro intervinieron Rafael Pérez, presidente del consejo rector de CNTA y director general de Iberfruta; Hector Barbarin, director general del centro; Daniel Palacio, CEO de Tutti Pasta; Roselyne Chane, directora general de Alimentos Sanygran; Tomás Pascual, presidente de Pascual; e Isabel Moreno, directora territorial Ebro de CaixaBank.

Redacción
Pamplona - 24 junio, 2021

Cayo Martínez (Viuda de Cayo), Javier Catalán (PKF), Héctor Barbarin (CNTA) y Juan Miguel Floristán (Vegamayor). (Foto: cedida)

El Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA) creció durante 2020 pese al impacto de la pandemia. En dicho ejercicio, la entidad obtuvo un 4 % más de ingresos en términos interanuales, hasta llegar a los 9.664.831 euros. Asimismo, incrementó su número de empresas asociadas en un 7 %, hasta alcanzar los 322 al cierre del año. Otro hito alcanzado durante este periodo fue la ampliación de su plantilla en un 3 %, hasta los 151 trabajadores. Todas estas cifras se compartieron este jueves en la asamblea de socios del centro, donde se aprobaron las cuentas del ejercicio de 2020, así como el presupuesto para este 2021, que prevé superar los 10.000.000 euros en ingresos.

El presidente del consejo rector de CNTA, Rafael Pérez, quien a su vez ejerce como director general de Iberfruta, fue el encargado de abrir la sesión. Posteriormente, el director general del centro, Héctor Barbarin, destacó la “capacidad de adaptación” en un 2020 “raro pero positivo, que ha abierto grandes oportunidades”. Asimismo, resaltó que el centro ha sido “capaz de consolidar una sostenibilidad económica que le permite afrontar con solvencia nuevas iniciativas y proyectos”.

Héctor Barbarin (CNTA): “El centro ha sido capaz de consolidar una sostenibilidad económica que le permite afrontar con solvencia nuevas iniciativas y proyectos”.

El director general de CNTA confirmó que el centro aumentó su inversión en equipamiento en un 3 %, llegando a los 376.030 euros, e incrementó a su vez en un 3 % el porcentaje de trabajadores doctorados, siendo a cierre de 2020 el 18,5 % del total de la plantilla.

Por otra parte, Barbarin resaltó el “papel relevante” de CNTA como “dinamizador del ecosistema foodtech”. En 2020, el centro participó en tres nuevos proyectos de I+D de financiación pública (Iafood, Tecnomifood y Cofresh) y colaboró en el programa de aceleración Spain Foodtech, trabajando como ‘partner’ tecnológico en los desarrollos de las ‘startups’ MOA, Cocuus e Innomy.

Además, recalcó la apuesta del centro por el ‘hub’ de innovación proyectado en el programa Ebro Food Valley+Valor, cuyo objetivo es la transformación digital y sostenible de la industria agroalimentaria. A ese respecto, también recordó que en el seno de CNTA se está elaborando un nuevo plan estratégico, “que alinee la actividad del centro con las necesidades que va a afrontar la industria agroalimentaria en los próximos años”.

MESA REDONDA

Tras la intervención de Barbarin tuvo lugar la tradicional ‘Mesa redonda Especie CNTA’, que este añose bautizó como ‘Avanzando juntos. La colaboración como factor clave del éxito’. Durante el coloquio, Daniel Palacio, CEO de Tutti Pasta; Roselyne Chane, directora general de Alimentos Sanygran; y Tomás Pascual, presidente de Pascual, compartieron reflexiones sobre la importancia de la innovación abierta y la cooperación entre empresas, entidades, centros de investigación y ‘startups’. Entre ellos, destacaron la progresiva implantación de nuevas fuentes de proteína alternativa, el uso de nuevas tecnologías en las diferentes fases de la cadena alimentaria, la tendencia hacia la omnicanalidad o los avances hacia la nutrición personalizada.

Todos ellos coincidieron en señalar que las bases de una buena colaboración están en las personas que forman parte de ella. Por lo tanto, concluyeron que resulta “primordial que existan la confianza y la transparencia para llegar a buen puerto y convertir estas experiencias colaborativas en casos de éxito”. Palacio reivindicó un enfoque “menos individualista y cortoplacista“, recalcando que “las buenas ideas sin un equipo detrás mueren pronto”.

Chane remarcó que, para innovar y superar los retos que se les plantean a las empresas alimentarias, hay que “ser consciente de que nadie lo sabe todo”. A su juicio, las organizaciones deben “nutrirse del conocimiento que puedan aportar otros”. En esa línea se expresó Pascual, quien incidió en la necesidad de “buscar personas y compañeros de proyectos que puedan aportar valor en la colaboración”. Isabel Moreno, directora territorial Ebro de CaixaBank, fue la encargada de cerrar el acto, patrocinado por la propia entidad bancaria y por el Ayuntamiento de San Adrián.

Entra aquí para leer más sobre el sector agroalimentario de Navarra.


To Top