domingo, 25 febrero 2024

El centro nacional para industrializar la construcción arrancará con una inversión de 7,5 millones

El Building & Architecture Institute (BAI), impulsado por los ejecutivos navarro y español a través de una fundación pública, se pondrá en marcha este otoño. Y se ubicará, tal y como adelantó Navarra Capital, en la antigua sede de Transportes Iruña. "Es un paso disruptivo y transformador para democratizar el acceso a una vivienda mejor, más asequible y de calidad", afirmó en la presentación del proyecto el vicepresidente segundo y consejero foral, José María Aierdi.


Pamplona - 23 marzo, 2023 - 12:34

El centro nacional BAI se presentó este jueves ante el sector de la construcción de Navarra. (Fotos: Maite H. Mateo)

La falta de evolución del proceso constructivo, el incremento exponencial de los precios o la ausencia de mano de obra cualificada, entre otros factores, había conducido a la construcción a un callejón sin salida. «Desde la crisis de 2008, nuestro sector ha dejado de se competitivo. La necesidad de transformación ha dejado de ser una obligación para convertirse en una necesidad», defendió Alberto Bayona, director gerente de la sociedad pública Nasuvinsa.

Sus manifestaciones se produjeron este jueves en el encuentro ‘Los cimientos de una nueva era’, celebrado en Baluarte. Un foro al que acudió una amplia representación de profesionales de la Comunidad foral vinculados al ámbito de la edificación, el urbanismo y la arquitectura. En ese contexto, el Gobierno de Navarra anunció la puesta en marcha este próximo otoño del Building & Architecture Institute (BAI), un centro nacional de formación, investigación y proyectos piloto, que se ubicará en la antigua sede de Transportes Iruña tal y como adelantó Navarra Capital y que tendrá un doble propósito.

Iñaqui Carnicero (Gobierno de España): «Este proyecto va a ser la punta de lanza para afrontar los retos y oportunidades de la industrialización en la construcción»

Por un lado, acelerar el proceso de industrialización de una actividad económica que, solo en Navarra, involucra a 2.200 empresas, emplea a 17.616 personas y cuya facturación agregada fue de 4.370 millones de euros en 2021. Además, el BAI pretende convertir a la Comunidad foral en un referente local, nacional e internacional en el desarrollo de una industria 4.0 en edificación destinada a generar empleo cualificado y un tejido industrial con capacidad para implementar los principios de la economía circular en su quehacer diario.

En ese sentido, el vicepresidente segundo y consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos, José María Aierdi, definió la instalación, que se ubicará en dos naves industriales, como «un paso disruptivo y transformador para democratizar el acceso a una vivienda mejor, más asequible y de calidad».

Precisamente, su puesta en marcha supondrá una inversión de 7,5 millones de euros. De ellos, 2 millones serán aportados por los Presupuestos Generales del Estado; otros 1,6 millones procederán del Programa de Impulso a la Rehabilitación de Edificios Públicos (PIREP), con fondos Next Generation; y los 3,9 restantes correrán a cargo del Gobierno de Navarra.

A la vista de estas cifras, el secretario general de Agenda Urbana y Vivienda del Gobierno de España, Iñaqui Carnicero, aseguró que se trata de un proyecto ilusionante y con gran potencial. «Va ser la punta de lanza para afrontar los retos y oportunidades que la industrialización supondrá para la construcción, una industria estratégica para nuestra economía y nuestra sociedad», remarcó.

El secretario general de Agenda Urbana y Vivienda, Iñaqui Carnicero, durante su intervención en la jornada de este jueves.

En este sentido, Íñigo Eugui, presidente del Clúster para la Industrialización de la Construcción en Navarra, que ya cuenta con un total de 40 empresas asociadas, aportó la visión del sector privado ante este escenario. «Afrontamos un escenario complejo, con retos inasumibles para una sola empresa», afirmó. Por ello, confió en que el centro impulse una colaboración que «debe darse de forma coordinada en toda la cadena de valor»: «Desafíos globales requieren de respuestas globales y Navarra tiene las condiciones para afrontar ese cambio«.

FILOSOFÍA Y LÍNEAS DE TRABAJO

El Building & Arquitecture Institute (BAI) estará regido por una fundación pública que el Gobierno de Navarra constituirá en las próximas semanas y a la que, posteriormente, se incorporará el Ejecutivo central con una representación paritaria. Seguidamente, Alberto Bayona, director gerente de la sociedad pública Nasuvinsa y principal gestor técnico del proyecto, y el arquitecto estellés Patxi Mangado, inspirador y colaborador en el área docente e investigadora del mismo, fueron los encargados de exponer a los asistentes la filosofía y las principales líneas de trabajo y actuación en las que se basará.

 

Por ejemplo, Bayona enumeró los objetivos del proyecto, entre los que figuran «situar a España a la cabeza de los países más avanzados en construcción industrializada» o «impulsar el cambio y la digitalización en el sector». También mencionó la necesidad de «potenciar la formación e investigación en robótica, la inclusión de la mujer, la reducción de costes y plazos, así como la promoción de un modelo de construcción sostenible en proyectos y materiales«. Para ello, la actividad de BAI girará en torno a tres grandes áreas (investigación, formación y proyectos) «para desarrollar un ecosistema propio que, a su vez, no solo genere un mercado, sino que también capacite a sus profesionales y empresas».

Patxi Mangado: «La arquitectura está sufriendo un proceso de deterioro extraordinario. El arquitecto se ha convertido en un asesor de fachadas»

Finalizada esta intervención, Mangado expuso las claves que a su juicio justifican este proyecto. De esta manera, se refirió al centro como una especie de «laboratorio de ensayo» destinado a responder a un contexto temporal, económico y social específico. «La arquitectura está sufriendo un proceso de deterioro extraordinario. Hay una crisis contra una arquitectura donde la creatividad cada vez es menor. El arquitecto se ha convertido en un asesor de fachadas«, alertó. Por eso, defendió esta iniciativa como un instrumento clave «frente al actual momento de banalización y para hacer mejor arquitectura y que la gente viva mejor». A este respecto, se comprometió a ofrecer desde el BAI una «formación integral» que incluya la «dimensión social» de los edificios. «Todo debe tener una vocación de transformación, más allá de los aspectos meramente económicos», insistió.

Las conclusiones expuestas por el arquitecto estellés dieron paso, por último, a una mesa redonda en la que se analizaron las últimas tendencias en docencia e investigación dentro del mundo de la arquitectura. En ella participaron los arquitectos Jonathan Benhamu, Foteini Salveridou y Andrea Deplazes, este último además profesor del ETH Zürich.

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.


To Top