viernes, 13 diciembre 2019

El estrés y el absentismo, grandes peligros contra el bienestar y la satisfacción laboral

El autor forma parte del elenco de profesionales que participarán en la presentación del programa 'ProWell' que se celebrará en dos sesiones, a las 12 y las 17 horas, el 31 de mayo próximo en la Cámara Navarra de Comercio e Industria

Redacción
Pamplona - 22 mayo, 2019

emilio-garridoEn el año 342 a. de C., decía un filósofo griego -ya olvidado para muchos-, pero que yo he vuelto a descubrir, que: “La felicidad y la dicha no la proporcionan ni la cantidad de riquezas ni la dignidad de nuestra ocupaciones, ni ciertos cargos ni poderes; sino la ausencia de sufrimiento, la mansedumbre de nuestras pasiones y la disposición del alma al delimitar lo que es por naturaleza” (Aristóteles).

Vuélvala a leer para que se dé cuenta cuán poco hemos avanzado en el pensamiento, aunque sí es verdad que ese criterio -si lo ha vuelto a leer- se ha experimentado con “números grandes”-estadística- y hay quien dice lo mismo de forma científica: “Cuando perseguía el dinero, nunca tenía suficiente, por eso no puede ser nunca el dinero el sentido de nuestra vida. Al año de haberte tocado la lotería, no se apreciaba diferencias significativas a nivel estadístico, entre la persona agraciada y el resto de la población normal” (Daniel Kahneman, 2010).

Tenemos a nuestro alcance un planteamiento científico de que el dinero, los cargos, los poderes políticos o civiles… no nos dan una mayor felicidad. La felicidad la construye uno cambiando de actitud frente a las embestidas a las que diariamente tenemos que enfrentarnos. Ahí está nuestra enorme disposición a cambiar nuestras actitudes a nuestro favor. No tendré, quizás el gen de la felicidad, pero sí que podré decidir cosas que me harán más feliz, por lo menos -y esto es ciencia- en un 40% más de lo que soy o de lo que creo ser. ¡Suena a algo comercial, pero la ciencia es tozuda, y nos lo remarca por activa y por pasiva!

Koro Cantabrana y Eva Blanco, directoras del programa 'ProWell', en la sede de Cámara Navarra. (FOTO: Víctor Rodrigo)

Koro Cantabrana y Eva Blanco, directoras del programa ‘ProWell’, en la sede de Cámara Navarra. (FOTO: Víctor Rodrigo)

Algo de esto, mucho de esto, es lo que pretende hacer ProWell en estas charlas que oferta a la población navarra, para que aprendamos a ser más felices en nuestros puestos de trabajo. Porque a ser feliz se aprende. Claro está, si uno tiene la mente abierta, un razonamiento crítico y unas ganas enormes de avanzar en su vida por la vía del trabajo, que nos da libertad, que nos hace más independientes, y nos crea un soporte social-laboral afectivo para ser útiles a la sociedad en la que nos desarrollamos. Porque pasamos la mitad de la vida adulta en el trabajo y eso es un soporte que nos hace felices o infelices.

Los interesados en poder participar en la presentación del programa o en inscribirse al mismo pueden ampliar información en el correo electrónico: [email protected]

No creo arriesgarme mucho cuando digo que un trabajo malo o desagradable puede hacernos muy desdichados, y terminar siendo un problema social y personal de primer orden… Y sin embargo, hay gente -¡yo he tenido esa suerte!-que se levanta por las mañanas deseoso de ir a trabajar porque le encanta lo que hace…

Así podríamos concluir, que hay trabajos que nos hacen felices, y malos trabajos que hacen que nos estresemos y estemos tristes. ¡Nadie puede dudar de este sencillo criterio de observación diaria! Por eso necesitamos reflexionar dentro de nosotros y disponer de herramientas suficientes para poder paliar que “esa energía y esfuerzo empleados para realizar una tarea” diaria laboral, nos consuma una energía física -pero no mental-emocional-. Y, si así fuera, que sea de la forma más positiva. Porque cuanto más activos estamos físicamente, mejor funciona nuestro cerebro. Y si además somos conscientes de que “no queremos estresarnos y hacemos algo para que eso no ocurra“, la ciencia dice que su cerebro usa “un colchón psicológico” para que así sea (Hormona DHEA). Todo esto lo podemos aprender, porque la formación no debe terminar nunca mientras estemos vivos y trabajemos.

CRECER COMO PERSONA A TRAVÉS DEL TRABAJO

También es bueno saber que cuando trabajamos, aunque trabajemos a disgusto, nuestro cerebro crea una serie de cadenas de nuevas células cerebrales, que nos hacen mejorar como personas y como grupo social, además de aumentar la producción del llamado “factor neurotrófico” derivado del cerebro (Dr. Burnet, pg.:96), sumamente importante para nuestro sistema nervioso.

ProWell está muy pensado y muy bien organizado para que no se pierda ni un minuto y que todo el contenido sea de provecho.

Así mismo, sabemos positivamente que trabajar es estar en ejercicio activo, unas veces de forma física y otras mental. Ambas son parte de una mayor actividad física, que nos reporta un gran número de efectos positivos en nuestro cerebro, sintiéndonos más felices, potenciando nuestras capacidad de aprendizaje, haciéndonos más inteligentes. Y las pruebas muestran que cuanto mayor es la inteligencia, ligeramente mayor es la felicidad.

Por eso es tan importante la vida laboral, sentirse bien, no estresarse y crecer como persona a través del trabajo. Además, todo ello nos libera endorfinas, que es el compuesto químico de la felicidad. Así, hemos de evitar en lo posible el estrés y el absentismo, que son dos grandes peligros unidos, que anularían todas las grandes ventajas que sabemos científicamente que produce el trabajo diario.

ProWell, nos invita a la charla del 31 de mayo en la Cámara de Comercio de Navarra a conocer a través de experiencias empresariales cómo optimizar las actitudes y fortalezas que a los trabajadores les hace más felices, y, por ende, con mayor satisfacción y mayor deseo de contribución con la empresa y con su propio bienestar.

Para inscribirse a cualquiera de las dos charlas gratuitas del de mayo, puede hacerlo en www.prowell.es

Dr. Emilio Garrido
Psicólogo

Para acceder a más opiniones de expertos sobre temas de interés económico o empresarial … LEER AQUÍ.  


To Top