lunes, 22 julio 2024

La apuesta de las cooperativas agroalimentarias navarras por las tres dimensiones de la sostenibilidad

Preservar el presente del mundo rural y garantizar su futuro es una de las señas de identidad que guía la actividad de las cooperativas agroalimentarias. Por eso, UCAN ha lanzado la iniciativa Agrosostenibles, financiada por el SNE-NL y que busca poner en valor el trabajo realizado desde las cooperativas navarras para alcanzar la sostenibilidad social, medioambiental y económica del sector. Una campaña que cuenta con los testimonios de COOVA, la Bodega Cooperativa San Martín de San Martín de Unx, la Cooperativa Agrícola Santo Cristo de Caparroso, la Cooperativa Cerealista Valdorba y el Grupo AN, entre otros.


Pamplona - 24 junio, 2024 - 05:58

De izda, a dcha.: Malena San Millán (COOVA), Amaia Aldaz (Grupo AN) y Gonzalo Celayeta (Coop. San Martín de Unx). (Foto: Sergio Martín)

La sostenibilidad económica, social y medioambiental del mundo rural es una de las grandes causas que abandera el sector agroalimentario de la Comunidad foral. Quizás por eso, el compromiso de las cooperativas navarras con la protección y la conservación del entorno, las personas que lo habitan y la viabilidad de sus negocios está quedando demostrado a través de alianzas y proyectos que, fruto del empeño y compromiso de agricultores y ganaderos, están llegando a buen puerto.

La Unión de Cooperativas Agroalimentarias de Navarra (UCAN) es una de las entidades que lidera esa labor, que ahora potencia a través de la campaña Agrosostenibles, financiada por el Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare (SNE-NL). Solo en 2023, su actividad institucional, asistencia técnica y divulgativa se incrementó en un 40 %. Así, realizó 238 acciones institucionales, reuniones y encuentros y presentó veintiocho propuestas y proyectos, además de realizar más de 120 actuaciones y materiales divulgativos y formativos. Lo mismo sucede con sus asociadas, entre las que figuran, por ejemplo, la Cooperativa Ovino y Vacuno de Navarra (COOVA), la cooperativa de San Martín de Unx, la cooperativa de Caparroso y el Grupo AN, entre muchas otras. Sin duda, cuatro grandes protagonistas del sector agroalimentario navarro que trabajan cada día en esa misma línea.

SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA

COOVA suma ya casi 300 socios por toda la geografía navarra. Aglutina a ganaderos de carne y leche de ganado vacuno y ovino y, según detalla su gerente, Malena San Millán, es la «entidad de referencia» en la comercialización de cordero y ternera de Navarra. «Desde el punto de vista económico, intentamos dar estabilidad al mercado para ser homogéneos y justos durante todo el año. De esta forma, cuando los precios suben, los contenemos, y cuando bajan, los sostenemos. A fin de cuentas, ayudamos a comercializar el género sin que el ganadero se tenga que ocupar ni preocupar», resume.

En el Grupo AN se rigen por una filosofía muy similar. «Ajustamos los precios teniendo en cuenta ciertas primas, que se calculan en función de si el cereal en cuestión posee alguna característica que lo haga especial», señala Amaia Aldaz, bióloga del grupo. En este sentido, aclara que estas primas se aplican dependiendo de si el grano es autóctono, ecológico, etc. «Es la manera de ser más justos con todos«, remata.

Malena San Millán: «Intentamos dar estabilidad al mercado para ser homogéneos y justos durante todo el año. De esta forma, cuando los precios suben, los contenemos, y cuando bajan, los sostenemos»

Por parte de la bodega cooperativa de San Martín de Unx, el director técnico de Bodega San Martín, Gonzalo Celayeta, afirma que la localidad es uno de los referentes vitivinícolas de Navarra. Sin embargo, deja clara la necesidad de implicar a toda la sociedad para proteger la economía rural. «Hay que tener en cuenta que dependemos del turismo, por lo que nuestra competitividad reside en generar un entorno sostenible, que sea atractivo y atraiga turistas», remarca. De hecho, el Gobierno de Navarra anunció el pasado marzo que San Martín de Unx recibiría un millón de euros de fondos europeos para desarrollar un Plan de Sostenibilidad Turística, centrado en el enoturismo. Es más, se trata del municipio más pequeño de España que ha conseguido financiación dentro de este marco. «Es agua caída del cielo», celebra Celayeta.

Y desde la cooperativa de Caparroso, su vicepresidente, Iñaki Barasoain, incide en que formar parte de una cooperativa facilita la competitividad de sus productos en el mercado. «Gracias a ellas, contamos con un nivel empresarial más alto que si trabajáramos por cuenta propia. Tenemos a nuestra disposición grandes estructuras, como almacenes, donde guardar grano, abono o herbicidas. Es una buena manera de resultar más rentables económicamente y de que nuestro trabajo sea más productivo», subraya.

SOSTENIBILIDAD SOCIAL

La falta de relevo generacional es una de las principales amenazas a las que se enfrentan las cooperativas agroalimentarias de Navarra. De ahí que la sostenibilidad social sea otro de sus principales desafíos. «En líneas generales, podemos decir que hay menos cabezas de ganado que en el pasado, pero también menos ganaderos», atestigua San Millán. Además, los nuevos socios que ingresan en la cooperativa «son menos de los que se van», lamenta acto seguido. Para mitigar esta problemática, y con el fin de ser un sector más atractivo para las nuevas generaciones, entidades como la suya han lanzado algunos proyectos innovadores: «Recientemente, hemos puesto en marcha uno para geolocalizar a los animales cuando están sueltos por la sierra o en campos comunales. Se trata de un collar capaz de detectar si el ganado está comiendo, descansando o en movimiento para que el ganadero tenga toda la información que necesite».

Iñaki Barasoain (Coop. San Cristóbal, Caparroso): «El 99 % de los agricultores y ganaderos de aquí son miembros de la cooperativa, por lo que de ella depende la subsistencia de muchas familias. A su vez, estas mantienen muchos servicios de Caparroso»

Barasoain, quien también es vocal en el Grupo de Regantes El Ferial de Bardenas, va más allá y defiende rotundo que el modelo cooperativo es fundamental para mantener vivos los pueblos. «El 99 % de los agricultores y ganaderos de aquí son miembros de la cooperativa, por lo que de ella depende la subsistencia de muchas familias del pueblo. A su vez, estas se encargan de mantener muchos de los servicios con los que cuenta Caparroso como los colegios, las farmacias, los supermercados o la hostelería», relaciona. 

En paralelo, y aunque él no es ajeno al éxodo rural que sufren muchas zonas de Navarra y España, asegura que la cooperativa perdurará. «Caparroso siempre ha sido un pueblo de agricultores. Y, aunque muchos jóvenes optan por otro estilo de vida, hay quien ya da muestras de querer dedicarse al campo. Mi hijo de cuatro años, por ejemplo, me acompaña en el tractor y la cosechadora con sus zumos y bocadillos. Hay relevo», enfatiza entre risas.

Iñaki Barasoain es el vicepresidente de la Cooperativa San Cristóbal de Caparroso.

Por su parte, Iñaki Barasoain es el vicepresidente de la Cooperativa San Cristóbal de Caparroso.

En esa misma línea, Celayeta resalta la capacidad que tienen las cooperativas para generar sentido de pertenencia y cohesión social. «Decimos que estamos comprometidas con el territorio porque buscamos que la gente se pueda quedar a vivir en los pueblos, que los cultivos sean rentables y las bodegas sostenibles. Estas son los motores de la localidad, ya que hay cinco bodegas y somos 400 habitantes. Sin embargo, no podemos olvidar que existen negocios ligados al turismo, como restaurantes y alojamientos hosteleros, que se benefician de la solvencia de la bodega», subraya.

Gonzalo Celayeta (Coop. San Martín de Unx): «Buscamos que la gente se quede a vivir, que los cultivos sean rentables y las bodegas sostenibles. Porque estas son los motores de la localidad. Existen negocios ligados al turismo que se benefician de su solvencia»

Para ilustrar su particular visión, pone como ejemplo el proyecto Alma de Unx, dirigido a preservar y continuar la historia de una localidad marcada por la tradición. «Se trata de una gama de vinos elaborados con viñedo de montaña, típicos de la zona. Al ser más pequeños, también son más accesibles económicamente, perfectos para jóvenes agricultores. Intentamos que puedan entrar al mercado con inversiones moderadas y estén bien remunerados por esas características autóctonas que poseen estos viñedos», especifica.

Aldaz celebra la diversidad de este tipo de cultivos, que traslada igualmente a los cereales, su especialidad: «Es importante que, cuando el público general va a comprar el género, tenga la certeza de que se trata de un producto local, certificado y con una garantía sanitaria y de calidad como no ha existido hasta ahora». Esa información, además, favorece que el cliente apoye al mundo rural con mayor convicción. «Al final, tanto agricultores como ganaderos nos marcamos como objetivo que las generaciones futuras puedan vivir como nosotros», sentencia.

SOSTENIBILIDAD MEDIOAMBIENTAL

Y, para cultivar esa relación de confianza con el consumidor, la protección del medio ambiente resulta esencial. San Millán hace hincapié en que los ganaderos son los primeros interesados en el cuidado del ganado y que la mejor manera de garantizarlo es a través de un uso responsable de los recursos naturales. «La ganadería extensiva aporta un cuidado en mayúsculas al medioambiente porque el ganado autóctono pasta en lugares abiertos, está perfectamente adaptado al medio y es la mejor herramienta para evitar incendios forestales y mantener el medioambiente en un estado óptimo. Los animales favorecen la regeneración de los entornos», argumenta.

Al mismo tiempo, Celayeta, incide en la importancia de proteger el medio natural y los propios campos de cultivo para preservar la belleza de las zonas rurales y evitar tragedias como los incendios de 2022, que San Martín de Unx sufrió de forma especialmente severa. «Hacemos hincapié en incentivar los viñedos autóctonos para evitar que el monte parezca abandonado. Lo mismo ocurre con el cereal de secano. Buscamos mantener el paisaje y procuramos cuidar los caminos y las parcelas para evitar incendios».

Amaia Aldaz (Grupo AN): «Junto a la Cooperativa Cerealista de la Valdorba, hemos promovido la producción y certificación del primer trigo sostenible reconocido por Aenor. De esta manera, buscamos minimizar recursos durante el proceso de producción»

Y es ahí donde pertenecer a una cooperativa se antoja crucial. De hecho, así lo constata Barasoain. «La agricultura de Caparroso es la mejor garantía de que el ecosistema está a salvo. INTIA nos ayuda a gestionar toda la documentación necesaria, indica las dosis de fungicidas y herbicidas que debemos utilizar y nos dota de peritos agrónomos», enumera. «Nos facilita mucho el trabajo para preservar la salud del medioambiente», agrega a continuación.

Pero aún se puede hacer más. Como recoge Aldaz, las cooperativas agrarias navarras están poniendo en marcha proyectos de vanguardia para reducir su impacto en el entorno natural: «Junto a la Cooperativa Cerealista de la Valdorba, hemos promovido la producción y certificación del primer trigo sostenible reconocido por Aenor. De esta manera, buscamos minimizar recursos durante el proceso de producción. Precisamente, las cooperativas navarras aplicamos medidas dirigidas a mejorar la sostenibilidad para preservar el medio natural y agrícola».


To Top