domingo, 23 febrero 2020

La creatividad como palanca de las industrias culturales

La fábrica de gomas acogió el tercer encuentro entre empresas y Gobierno de Navarra para mejorar el desarrollo de competencias en la formación profesional y en la formación profesional para el empleo. La sesión dedicada a las industrias culturales y digitales fue la tercera, tras las enfocadas en las energías renovables y el sector turístico.

Redacción
Pamplona - 29 enero, 2020

Asistentes a la tercera sesión del Proyecto El Empleo y la Formación Profesional. (Foto: cedida)

La creatividad es la principal habilidad transversal que deben tener las personas que quieran trabajar en las industrias culturales y digitales. Pero la creatividad entendida en sentido amplio y como pensamiento crítico, como actitud permanente a la hora de afrontar cualquier iniciativa, como capacidad de curiosidad, como elemento diferenciador en el mercado, como capacidad de hacer cosas nuevas y diferentes a lo que ya existe. Creatividad como palanca para innovar y, sobre todo, para tener buenas ideas.

Para Carlos Mangado, experto en marketing y patrocinio, la idea es lo realmente importante de cualquier proyecto: “Luego hay que ejecutarla y cada iniciativa tendrá mayor o menor complejidad, pero lo difícil y lo diferenciador es tener una buena idea. A mí me interesa trabajar con personas que tengan buenas ideas, que nos diferencien del resto. Y a las personas creativas hay que darles confianza para que no tengan miedo a equivocarse. Cuando les das la oportunidad de equivocarse, sin consecuencias, crecen y sacan lo mejor de sí mismas”.

Carlos Mangado: “A las personas creativas hay que darles confianza para que no tengan miedo a equivocarse”.

Esta es la principal conclusión de la tercera jornada del Proyecto El Empleo y la Formación Profesional, que reunió en La fábrica de gomas a profesionales del ámbito de las industrias creativas y digitales para intercambiar sus puntos de vista. El proyecto quiere dar respuesta a un reto: conseguir que la formación profesional en sí y la formación profesional para el empleo “se adapten a las necesidades empresariales” y favorezcan así la empleabilidad de las personas.

Para llevar este propósito a cabo, tres direcciones del Gobierno de Navarra (el Departamento de Educación, el Servicio Navarro de Empleo y el Observatorio de la Realidad Social de Navarra) han organizado seis sesiones con profesionales de los recursos humanos y directivos de empresas y otras entidades, en las que estos expresan su punto de vista acerca de las habilidades transversales que deberían adquirir las personas que quieran incorporarse al mercado laboral.

Con estos datos, las personas responsables de la formación profesional y la formación profesional para el empleo “podrán preparar una oferta formativa más adecuada a las realidades empresariales”. La sesión dedicada a las industrias culturales y digitales fue la tercera, tras las enfocadas en energías renovables y el sector turístico.

CAPACIDADES TRANSVERSALES

Todos los asistentes plantearon las habilidades transversales que, a su juicio, son más importantes en este sector. Así, Karla Rosales, adjunta a la directora de Comunicación y Desarrollo del Museo Universidad de Navarra, destacó la creatividad como una actitud permanente a la hora de afrontar cualquier situación. Y añadió la capacidad de curiosidad y de reflexión como otro elemento clave en este sector: “La capacidad de reflexión es muy importante para saber si lo que hemos hecho ha sido lo más adecuado y para saber qué hemos aprendido. Además, es fundamental para mejorar la empatía y la capacidad de resiliencia”.

Para Oskia Ugarte, codirectora del Centro de Arte Contemporáneo de Huarte, es fundamental formar a las personas jóvenes para que tengan iniciativa y muestren una actitud activa y autónoma, ya que muchas de ellas mantienen, inicialmente, una actitud pasiva. “Hay que generar un clima de confianza para que estas personas sientan que tienen mucho que aportar a la empresa. En cuanto les das confianza se abren como flores”, afirmó. Por otra parte, destacó la capacidad de pensamiento crítico como un valor imprescindible. “En esta sociedad, el pensamiento crítico está infravalorado y es algo que me parece muy necesario, especialmente en las personas jóvenes”, remató.

Joaquín Torrents, secretario de la Asociación de Empresas de Producción Cinematográfica y Audiovisual de Navarra, hizo hincapié en la capacidad de especialización como habilidad transversal. “Para nosotros es fundamental contar con profesionales especializados. Queremos que si alguna productora viene a rodar a Navarra, pueda contar con técnicos de aquí porque están bien preparados. La capacidad de especialización como valor transversal es clave para nosotros”, comentó. También resaltó la importancia de contar con profesionales con buena actitud, “con ganas de aprender, que trabajen con respeto a los demás y a la profesión y que sepan trabajar en equipo”.

Ana Zabalegui, directora de Corola y de Mecenalia, coincidió con Joaquín Torrents en la importancia de la actitud y las ganas de aprender, “sobre todo en un mundo digital en el que todo cambia a gran velocidad”. Y añadió otras capacidades imprescindibles, como la orientación al cliente, la capacidad de responder a los retos de forma autónoma y la importancia de saber trabajar en equipo.

Carlos Mangado añadió al debate la necesidad de que las personas que trabajen en este sector tengan un alto grado de curiosidad con un fin: la innovación. “Tenemos que estar innovando de forma permanente y, por eso, tenemos que estar despiertos, con la mente abierta, tener capacidad de adaptación, proactividad y capacidad de anticipación”.

Así mismo, Javier Iradiel, responsable de Formación de la CEN, compartía el análisis de Mangado respecto a la innovación. “Si en este sector no innovas, tienes muy poco recorrido”. A lo que añadió otras capacidades básicas, como las habilidades relacionadas con la comunicación. Pero si hizo hincapié en algo de manera más contundente fue en la visión de negocio: “Tengo la sensación de que en este sector falta visión de negocio. Los profesionales se centran en innovar y en sorprender, pero en muchas ocasiones estas innovaciones carecen de un modelo de negocio”.

Por eso, Marta Martínez, directora de Comunicación y Desarrollo del Museo Universidad de Navarra, abogó por que los jóvenes que se están formando adquieran seguridad en sí mismos y sepan darse a conocer. “Ellos son el producto y tienen que saber venderse”. De ahí la importancia de la formación en el ámbito de la comunicación.

Para finalizar, Tomás Rodríguez, director general de FP de Navarra, emplazó a los asistentes a profundizar en las habilidades requeridas en los empleos de dentro de quince años, muchos de los cuales aún son inimaginables hoy.

Entra aquí para saber más sobre economía.


To Top