lunes, 29 noviembre 2021

La Ribera aplaude a Félix Guinduláin, los hermanos Lamana y Cristian Chueca

Tras un año de parón por la pandemia, la Asociación Empresa Ribera (AER) entregó este miércoles sus galardones anuales, que premian públicamente la labor de los empresarios y directivos de la zona. En esta ocasión, el Reconocimiento a Toda una Trayectoria Empresarial recayó en Félix Guinduláin (Corporación Jofemar), mientras que la Distinción Honorífica al Relevo Generacional fue para los hermanos Lamana, del Grupo Arca de Noé. Por su parte, Cristian Chueca resultó ganador del Premio Futuros Profesionales por segunda vez consecutiva. La gala contó con el patrocinio de CaixaBank, Gima y Grupo Axium, además de la colaboración de Navarra Capital, la CEN y el Hotel Villa Castejón.

Iranzu Larrasoaña
Pamplona - 17 noviembre, 2021

Premiados, organizadores y autoridades, tras la entrega de los premios. (Fotos: Iranzu Larrasoaña)

La Asociación Empresa Ribera (AER) entregó este miércoles los galardones AER, que reconocen públicamente y destacan la labor de los empresarios y directivos de la zona. En esta ocasión, el Reconocimiento a Toda una Trayectoria Empresarial recayó en Félix Guinduláin, presidente de Corporación Jofemar. El jurado valoró su “impecable” carrera profesional, reflejada en el 50 aniversario que la firma peraltesa ha celebrado este año.

El segundo premio, la Distinción Honorífica al Relevo Generacional, fue para los hermanos Lamana (Andrés, Aarón, Gerardo y Ricardo), del Grupo Arca de Noé. A su favor jugó su esencia de empresa familiar tras haber tomado el relevo de la ferretería fundada por Andrés Lamana Martínez y Soledad Simón Chueca en los años 70. Durante el acto también se entregó un reconocimiento a Cristian Chueca Agoiz, ganador por segunda vez consecutiva del Premio Futuros Profesionales.

Guinduláin recogió el reconocimiento a su trayectoria de manos de María Chivite.

El acto contó con el patrocinio de CaixaBank, Gima y Grupo Axium, además de la colaboración de Navarra Capital, la Confederación Empresarial Navarra (CEN) y el Hotel Villa Castejón. Fue en este entorno donde se celebró la gala, que arrancó a las 19:00 horas y a la que acudió la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite.

El presidente de AER, Domingo Sánchez, fue el encargado de inaugurar el evento. En su discurso, resaltó que los premios ya suman diecinueve ediciones, tras el parón del año pasado por la pandemia. Así, definió la velada como “una noche especial para AER” porque los reconocimientos “ponen cara, nombre y apellidos a hombres y mujeres de empresa”. Por eso, insistió en que es deber de esta asociación exportar sus historias a la sociedad “para que sepan lo que significa ser empresario”.

Domingo Sánchez (AER): “Todos somos necesarios, desde el médico hasta el reponedor de un supermercado, desde la enfermera hasta el agricultor que ha seguido cultivando sus hortalizas”.

También abordó algunas de las lecciones que sacó de los meses más duros de la pandemia. “Todos somos necesarios”, advirtió al público. “Desde el médico hasta el reponedor de un supermercado, desde la enfermera hasta el agricultor que ha seguido cultivando sus hortalizas, desde el empresario que fabricaba respiradores al operario que desinfectaba cada noche nuestras calles”, ejemplificó.

Y, entre todos ellos, “nuevamente el empresariado ha estado ahí”. En ese sentido, agradeció la labor de quienes, entre otras acciones, reinventaron sus máquinas para adaptarlas a la fabricación de máscaras de protección, EPI para los sanitarios o aceleraron sus producciones para que todas las familias tuvieran lo necesario para subsistir.

Asimismo, hizo referencia a las declaraciones de la Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en relación a la acusada falta mano de obra en algunos sectores. “Si algunos empresarios de nuestro país tienen dificultades para encontrar trabajadores y trabajadoras, les doy una pista: páguenles más, ofrézcanles mejores condiciones de trabajo, denles más motivos para trabajar en sus empresas”, comentaba ella el pasado 20 de octubre durante un debate en el Senado.

Una amplia representación del tejido político y empresarial navarro acudió a la entrega de los premios.

Una amplia representación del tejido político y empresarial navarro acudió a la entrega de los premios.

Sánchez le replicó este miércoles con contundencia: “Consideramos sus declaraciones poco afortunadas e inaceptables. Que nuestra ministra de Trabajo y Economía Social haga suyas estas palabras refleja el desconocimiento más profundo de nuestra realidad empresarial diaria”. E insistió en que “el salario base que cobra un trabajador es solo una pequeña parte de lo que la empresa paga por tenerlo en plantilla”.

Además, criticó la política fiscal aplicada actualmente en la región: “La aprobada en la anterior legislatura ha posicionado a la Comunidad foral al frente del ranking de las que más impuestos pagan. Y esa no es la mejor política para crear un entorno atractivo para el dinamismo económico y la atracción de empresas. Tampoco para la generación de empleo en unos tiempos de crisis”. Un problema al que, según él, se suman “políticas de pactos con formaciones opositoras a cualquier obra estratégica para el futuro de nuestra comunidad”, como el TAV o el Canal de Navarra, lo que “supone un importante lastre para el desarrollo de Navarra y, especialmente de la Ribera”.

LOS TRES PREMIADOS

Tras su intervención, Carlos Gimeno, consejero Educación del Gobierno de Navarra, entregó el galardón a Chueca. El joven alumno del Grado Superior de Sistemas de Telecomunicaciones Informáticos en el CIP ETI de Tudela quiso dedicárselo al departamento de Informática; al alumnado; y, de forma especial, a su tutor.

Cristian Chueca: “Este concurso permite a jóvenes como yo desarrollar nuestras competencias”.

Asimismo, elogió a la asociación ribera por la organización del concurso: “Permite que jóvenes como yo podamos desarrollar nuestras competencias y que, entre todos, hagamos de este mundo un lugar mejor”.

A continuación, el presidente de AER dio el premio a los hermanos Lamana. Gerardo fue el encargado de recogerlo y trasladar el agradecimiento en nombre de toda la familia. Empezó el discurso relatando el origen del nombre de la empresa. “Cuando mis padres abrieron la ferretería en Murchante, querían transmitir un mensaje: los clientes podrían encontrar allí todo lo que buscaran”, rememoró.

Gerardo Lamana: “Mis padres nos inculcaron que ir a trabajar no tenía que ser un sacrificio y nos animaron a hacer lo que quisiéramos”.

También enumeró los dos grandes hitos de la firma. El primero ocurrió en 2008, cuando cayeron en la cuenta de que la población de la localidad crecía, pero no los compradores. “La forma de comprar estaba cambiando”, aseguró. Por eso, decidieron dar el salto a Tudela. Diez años más tarde, por recomendación de un empresario ribero, elaboraron un protocolo familiar: “Ha sido fundamental para el desarrollo de la empresa y su profesionalización”, valoró. Así cumplieron el sueño de su padre.

Gerardo Lamana se emocionó al dedicar el galardón a sus padres.

Entonces, la voz se le entrecortó por la emoción. Tras recibir el aplauso del público durante una pausa en la que aprovechó para beber agua y recomponerse, prosiguió con un reconocimiento a sus padres. “Nos inculcaron que ir a trabajar no tenía que ser un sacrificio y nos animaron a hacer lo que quisiéramos”. A su juicio, ese es el secreto de que el Grupo Arca de Noé sea hoy “mucho más que una ferretería”.

Por último, la presidenta navarra entregó el galardón a Félix Guinduláin, quien comenzó su discurso hablando de superación: “Ya hemos pasado varias crisis”. Hacía referencia a la de 1991, con la Guerra del Golfo; a la de 2004, tras la entrada en vigor de la ley antitabaco; la de 2008; y esta última por la pandemia. “Las hemos superado. Nos han ayudado a mejorar y diversificar nuestro negocio”, remarcó.

Félix Guinduláin: “Las crisis se superan gracias al equipo”.

No en vano, Corporación Jofemar gestiona actualmente 5.000 máquinas en toda España y ha entrado en el mundo de las baterías, el almacenamiento y el coche eléctrico. Asimismo, Guinduláin aseveró que la pandemia no puede llevar a las empresas a perder competitividad y enfatizó que han sido precisamente valores como el esfuerzo y el trabajo diario los que han llevado a su empresa a seguir adelante. Además de agradecer el apoyo de su familia, dedicó el premio a toda la plantilla de la firma: “Las crisis se superan gracias al equipo”.

Chueca resaltó que el Premio Futuros Profesionales es una oportunidad para los jóvenes.

Chivite permaneció sobre el escenario para cerrar la gala. En su intervención, recogió el guante de Sánchez al volver a hacer referencia a la crisis sanitaria: “Instituciones públicas y empresas debemos superar viejos modelos de confrontación y trabajar juntos en la reactivación económica y social de Navarra”.

María Chivite: “Instituciones públicas y empresas debemos superar viejos modelos de confrontación y trabajar juntos en la reactivación económica y social de Navarra”.

Así, recordó que, solo en el próximo año y medio, España recibirá 37.000 millones de euros en fondos europeos. La Comisión Europea estima que el plan de recuperación puede tener un impacto de hasta el 2,5 % del PIB español. “La pandemia ha sido un tiempo difícil. Pero afrontamos ahora un horizonte de esperanza, sustentado no solo en los buenos indicadores económicos y sociales, sino también en una apuesta pública de Europa, de España y de Navarra para impulsar inversiones transformadoras”, apostilló.

“Empresarios como Félix Guinduláin y los hermanos Lamana son un ejemplo de que el esfuerzo, el trabajo bien hecho y la creación de valor social han sido denominadores comunes en nuestra tierra. Cristian ejemplifica que el relevo generacional de esos pioneros está asegurado”, resaltó para darles la enhorabuena acto seguido. Una felicitación que hizo extensiva al presidente y CEO de Congelados de Navarra, Benito Jiménez, recientemente distinguido con el Premio Rei Jaume I al Emprendedor 2021.

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.


To Top