sábado, 12 junio 2021

Las ventas de plantas se disparan en plena escasez de macetas

Durante el confinamiento de 2020, muchos viveros y floristerías se vieron empujados a destruir su producción al tener que cerrar de forma obligatoria. Pero la situación ha cambiado radicalmente en 2021. Según explican los responsables de varias empresas a NavarraCapital.es, su facturación total está creciendo entre un 20 y un 50 %, mientras que las ventas de plantas ornamentales están subiendo hasta un 120 % en algunos casos y las de aromáticas, hasta un 80 %. "Estamos vendiendo tanto que no hay plantas", sostienen algunos de ellos, que están "desbordados". Todo esto en un año en el que hay una gran carencia mundial de materiales básicos como macetas o pulverizadores.

Irene Guerrero
Pamplona - 3 junio, 2021

Tras un duro 2020, las ventas de plantas están creciendo de forma muy notoria en Navarra. (Foto: cedida)

La situación de viveros y floristerías ha dado un giro de 180 grados en esta pandemia. El confinamiento de 2020, que coincidió con la irrupción de la primavera, provocó que muchos de los primeros tuvieran que destruir su producción en España debido a la escasa demanda y al cierre obligado, al no ser negocios esenciales. Lo mismo sucedió con numerosas floristerías, que durante meses no pudieron ejercer su actividad. Y todo ello en la época del año que concentra el grueso de sus ingresos.

Ahora, ambos tipos de negocios no dan a basto para atender la alta demanda de plantas para hogar y jardines, según constatan los responsables de varias empresas a NavarraCapital.es. Es más, el sector ha visto crecer a doble dígito sus ventas respecto a 2020 en Navarra, en un contexto marcado por dos factores clave: la escasez de la cosecha, debido a que numerosos productores optaron por moderar la siembra ante el temor a nuevas restricciones que afectaran a sus empresas, y las dificultades para importar artículos de jardinería, que en su mayoría proceden de países asiáticos como China, Taiwán, etc.

Fulgen Sutil (Viveros Sustrai): “Hemos vendido más este año, sobre todo para el sector privado. Ha sido una tendencia general en el mercado”. 

Viveros Sustrai, firma especializada en vivaces y gramíneas ubicada en Echarri, ha visto cómo su facturación aumenta “sustancialmente”. Así lo explica Fulgen Sutil, responsable de los viveros y agricultor: “Esta es la época en la que damos más salida al producto porque la venta de plantas es muy estacional. Pero hemos vendido más este año, sobre todo para el sector privado. Ha sido una tendencia general en el mercado”. 

En la misma línea, la sección de Jardinería y Piscinas de Zamarguilea Integral Garden ha registrado un aumento de sus ingresos del 20 % en el último año. Una evolución que ha ido en paralelo al gran repunte en la demanda de piscinas de poliéster. El responsable de la sección, Carmelo Zamarguilea, indica que el área pasó de facturar 400.000 euros en 2019 a “proyectar cerrar 2021 con un millón de euros”, de los que el 25 % corresponde a la venta de arbustos y árboles frutales. “El mayor número de clientes corresponde a particulares. Pero nuestra facturación se concentra más en los gardens“, concreta Zamarguilea.

Zizurbide Floristería, una tienda especializada en comercialización de plantas ornamentales y hortícolas ubicada en Cizur Menor, también ha subido sus ventas. En su caso, “entre un 25 % y un 30 %” con respecto a 2020. Desde su fundación en 2012, los clientes que visitaban Zizurbide eran principalmente vecinos de la zona y la firma presentaba un crecimiento anual que solía rondar el 15 %. Cuando irrumpió el Covid-19 y para sobrevivir, las propietarias de la tienda apostaron por el ‘delivery’ de plantas. “Llegabas a un pueblo y los vecinos se daban cuenta de que podían comprar plantas, aunque estuvieran medio confinados. Así aumentamos el número de clientes un 15 %, sin hacer publicidad ni nada, a través del boca a boca”, explica Izaskun Arce, socia de la floristería. 

Izaskun Arce (Zizurbide Floristería): “Los viveristas tuvieron que tirar mucho producto en 2020. Este año, en cambio, se ha vendido tanto que no hay plantas“.

Los viveristas tuvieron que tirar mucho producto en 2020. Este año, en cambio, se ha vendido tanto que no hay plantas. Además, la pandemia coincidió con la borrasca Filomena y se estropearon muchos cultivos no solo aquí, en Navarra, sino en toda la península.

Por eso, no hay plantas suficientes para abastecer esa merma”, detalla Arce. Una situación que corrobora Óscar López, director de la tienda de Fronda en Navarra: “El crecimiento de la planta en general se ha visto completamente desbordado porque los proveedores no han podido hacer acopio de producción”.

Esta compañía, emplazada en Olaz, está viviendo un crecimiento del 50 % respecto a 2020, una cifra incluso superior a de las demás tiendas de Fronda en Madrid y Baleares, donde el repunte es del 40 %. “Hemos visto esta tendencia, sobre todo, en clientes particulares. Ahora, en mayo, suelen venir más profesionales a comprarnos porque empieza la primavera, como es habitual en el sector. Pero sí es cierto que la apertura de los establecimientos ha provocado también un ‘boom’ en los servicios de jardinería. No obstante, este aumento en la demanda de plantas por parte de los profesionales es muy incipiente aún”, concreta López.

Óscar López (Fronda): “El crecimiento de la planta en general se ha visto completamente desbordado porque los proveedores no han podido hacer acopio de producción”.

De hecho, una de las características más atractivas de este fenómeno es que la edad del cliente se ha rejuvenecido. “Antes venía mucha gente de 40 o 50 años y muy pocos jóvenes. Ahora vienen muchos padres jóvenes con los hijos para adquirir plantas para la huerta del pueblo”, indica Arce. López confirma esta afirmación: “El rango de edad de nuestros clientes va desde los 25 años hasta los 50, con niños o con mascota”.

MÁS PLANTAS PARA EL HOGAR

“Está claro que haber permanecido dos meses confinados en casas hace que valoremos el verdor. Y en Navarra, concretamente, se ha espoleado esta demanda mucho más porque es un público que basa su ocio en la naturaleza. Además, internet y las redes sociales han hecho que los pasatiempos relacionados con la jardinería lúdica crezcan”, valora López. Por todo esto, las plantas ornamentales han sido las “claras triunfadoras” en este auge que vive el sector.

Izaskun Arce: “Antes venía mucha gente de 40 o 50 años y muy pocos jóvenes. Ahora vienen muchos padres jóvenes con los hijos”.

Arce apunta que la venta de este tipo de plantas en Zizurbide ha crecido un 70 % y las de huerto, un 30 %: “Pero nuestro producto estrella es la aromática (lavanda, romero, hierbabuena, albaca y tomillo, entre otros). Hay una escasez importante de ellas”.

Similar es el análisis del responsable de Fronda. “La planta aromática hortícola se ha vendido un 80 % más y la ornamental ha crecido en torno a un 120 %”, explica. El poto es la estrella dentro de esta última categoría.

ESCASEZ DE MATERIALES DE JARDINERÍA

La crisis sanitaria por el Covid-19 y las dificultades que ha impuesto a la importación desde países asiáticos ha desembocado en una escasez de materiales de jardinería y materias primas, sobre todo de macetas. “Las de barro natural se producen en Europa. Pero el resto, como las esmaltadas o de gres, se elaboran principalmente en China”, puntualiza la socia de Zizurbide. 

El sector está recibiendo “la mitad de macetas y productos de plástico para jardinería”.

Los ERTE y las reducciones de jornada en empresas de transporte, sumados a las complicaciones experimentadas por las navieras, que han desembocado en un alza de sus tarifas, ha provocado a su vez que el sector “reciba la mitad de macetas y productos de plástico para jardinería”. A este problema, según López, se suma otra particularidad: “Los pulverizadores para administrar productos líquidos a las plantas se confiscaron para ser usados, sobre todo, en protocolos de desinfección. Así, los dedicados a jardinería escasean”. 

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.


To Top