lunes, 6 diciembre 2021

MOA Foodtech creará ingredientes para Barilla con subproductos y residuos

La 'startup' navarra ha sido escogida junto a otras tres firmas de distintos países para participar en Good Food Makers. En concreto, MOA Foodtech estudiará el potencial que tienen los subproductos y residuos del líder mundial del mercado de la pasta como sustratos de fermentación con el fin de "producir proteínas y otros ingredientes”. "Esperamos generar sinergias a partir de este primer contacto", explica su CEO, Bosco Emparanza, a este medio. Por otra parte, la firma acaba de cerrar su primera ronda de inversión semilla, liderada por Viscofan y Clave Capital, por un valor de 1,5 millones. De este importe, Sodena aporta un préstamo participativo de 100.000 euros.

Irene Guerrero
Pamplona - 18 octubre, 2021

El plan nacional está dotado con más de 13 millones para los próximos tres años. (Foto: Maite H. Mateo)

La startup MOA Foodtech ha sido seleccionada a nivel mundial como una de las cuatro firmas participantes en Good Food Makers, un programa de innovación organizado por las aceleradoras KitchenTown y Blu1877. En concreto, la firma navarra colaborará con Barilla, grupo con sede en Parma (Italia) que ostenta el liderazgo mundial en el mercado de la pasta, para estudiar el potencial que tienen los subproductos y residuos de la multinacional como sustratos de fermentación. Su objetivo es “producir proteínas y otros ingredientes que puedan necesitar los alimentos de la firma de pasta”.

Barilla financiará los costes de este proyecto. De momento, no hemos valorado la inversión total que puedan suponer los desarrollos. El estudio preliminar durará dos meses, con lo que tendremos más definidos nuestras líneas a partir de finales de 2021″, explica Bosco Emparanza, CEO de MOA Foodtech, a Navarra Capital. La startup con sede en Noáin proyecta, asimismo, generar “sinergias a partir de este primer contacto“. 

Bosco Emparanza (MOA Foodtech): “Es una gran oportunidad para acceder al conocimiento del Departamento de Innovación de la mayor empresa de pasta en el mundo”.

De hecho, Good Food Makers ofrece a las cuatro startups participantes los servicios de asesoramiento, planificación de estrategias y mentorización en proyectos innovadores, proporcionados por el equipo del Grupo Barilla. Los resultados suelen ser “productos de marca compartida, relaciones comerciales con clientes corporativos y oportunidades de inversión”, indica la compañía en su sitio web.

El grupo italiano facturó 3.890 millones de euros el año pasado, cuenta con una plantilla de 8.000 trabajadores y comercializa sus productos en más de cien países. Las principales marcas que vende en el mercado español son la propia Barilla y Wasa, especializada en panes crujientes. “Este proyecto es una gran oportunidad para acceder al conocimiento del Departamento de Innovación de la mayor empresa de pasta en el mundo. Además, estamos trabajando con un sustrato de buena calidad”, valora Emparanza.

DESPERDICIO ALIMENTARIO

Con esta iniciativa, el Grupo Barilla quiere dar respuesta a uno de los principales problemas en la transformación de alimentos: el desperdicio. En este sentido, el Gobierno de España dio luz verde esta semana durante el Consejo de Ministros al proyecto de Ley de Prevención de Desperdicio Alimentario, por el que todos los agentes de la cadena alimentaria “deberán informar anualmente de las pérdidas alimentarias, así como del cumplimiento de sus planes de prevención”.

La empresa prevé ganar presencia en Asia y América y ampliará la plantilla de sus cinco empleados actuales a un total de catorce.

Según esta ley, impedir mediante estipulación contractual la donación de alimentos, no donar o distribuir los excedentes a empresas o entidades de iniciativa social puede conllevar multas de hasta 150.000 euros. “El 40 % del conjunto de los alimentos son desperdiciados en su transformación en la industria; el 5 %, en la distribución; un 40 %, en los hogares; y un 15 %, en el canal Horeca”, subrayó el ministro Luis Planas durante la presentación de esta nueva ley.

RONDA DE INVERSIÓN SEMILLA

Por otra parte, la startup navarra ha llevado a cabo su primera ronda de inversión semilla por valor de 1,5 millones de euros, que ha sido liderada por ViscofanClave Capital. Gracias a estos recursos, la empresa podrá cumplir los objetivos que se ha marcado para 2022 (como el lanzamiento al mercado de un primer producto), ganar presencia en Asia y América y ampliar su plantilla de sus cinco empleados actuales a un total de catorce. De ese cantidad, Sodena ha concedido un préstamo participativo a la empresa de 100.000 euros.

Además, en la ronda han colaborado el Banco Sabadell, Eatable Adventures y Big Idea Ventures, el fondo neoyorkino de referencia en proteínas alternativas. Esta captación de recursos viene tras un primer año en el que la firma ha acumulado muchos hitos. Por citar algunos ejemplos, en octubre de 2020 fue seleccionada dentro del programa de aceleración Spain Foodtech, promovido por Eatable Adventures y el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA) como socio tecnológico. Así mismo, en junio de este año fue seleccionada como finalista para Tastech by Sigma, programa en el que colaborará con la multinacional mexicana dueña de Campofrío.

También fue finalista en el Match Point VI, impulsado por la aceleradora agroalimentaria de Sodena, Orizont, en el que además ganó el premio a la startup más Innovadora. En ese sentido, su proyecto cuenta con el respaldo de dos empresas líderes como Sanygran e Iberfruta, con las que tendrá la opción de firmar contratos por un mínimo de 25.000 euros. 

Entra aquí para leer más sobre el sector agroalimentario de Navarra.


To Top