jueves, 21 octubre 2021

Navanor aumentará un 30 % su flota para dar servicio en quince países

El impacto del Covid-19 en el sector del transporte y la logística ha sido dispar. De hecho, algunas empresas navarras han implementado estrategias acertadas, que les han llevado a crecer en plena pandemia. Una de ellas es Navanor Logistics, que actualmente opera con 60 camiones y factura ya más de 6 millones de euros al año gracias, en gran medida, a sus operaciones en el extranjero. Su CEO, Marisa Alonso, explica a NavarraCapital.es las claves de este hito y desglosa los principales desafíos a los que se enfrentan tanto la compañía como su sector.

Cristina Mogna
Pamplona - 8 febrero, 2021

Navanor Logistics ya factura unos 3 millones de euros gracias a sus operaciones en el extranjero. (Fotos: cedidas)

En 2015, la consultora Marisa Alonso recibió una llamada que la llevaría a reorientar su futuro profesional. Quien estaba al otro lado del teléfono buscaba a alguien de confianza que lo ayudara a dirigir su empresa. Era Javier Iriarte, fundador de Navanor Logistics. Alonso aceptó su propuesta y, en julio, ambos comenzaron a trabajar “codo a codo” mientras ella adquiría nuevos conocimientos sobre el sector. Desgraciadamente, un año más tarde el empresario navarro falleció. En esas circunstancias, a la actual CEO de la compañía le tocó asumir el mando. Y lo hizo aferrándose al recuerdo de un colega “entusiasta, vital, divertido, brillante y valiente como pocos”, con un objetivo particular: “volver a la esencia” del proyecto, fundado en 1997.

Después de un proceso de reorganización interno, en apenas tres años Navanor Logistics ha pasado a operar en quince países. Además, gracias a su actividad en el extranjero ya factura más de 6 millones de euros al año. El éxito cosechado responde, en primer lugar, a una estrategia enmarcada en el trato personalizado hacia el cliente: “A la hora de relacionarnos, seguimos siendo una entidad familiar. Es la manera de diferenciarse dentro de un sector en el que hay poco margen para la imaginación”.

La empresa se ha visto beneficiada por el auge de la agroalimentación, uno de los pocos sectores que presenta un saldo positivo en las exportaciones.

Alonso apunta bromista que “los astros también han sonreído” a la organización. Con la irrupción del coronavirus en España, las firmas del sector sufrieron un impacto heterogéneo según los tipos de transporte y de carga, así como de los productos y servicios.

En este sentido, el hecho de que Navanor Logistics no trabajase de manera significativa con la industria de la automoción contribuyó igualmente a los buenos resultados cosechados por la firma. La compañía está “muy diversificada en clientes y sectores” y ahora mismo vive de forma muy positiva el auge de la agroalimentación, una de las pocas industrias que está resistiendo la crisis. De hecho, es la única que presenta un saldo positivo en las exportaciones. “Aparte de estar muy bien posicionadas y contar con una materia prima excelente, las compañías de este ámbito están atravesando procesos de expansión brutales en estos momentos”, puntualiza Alonso.

INTERNACIONALIZACIÓN

A pesar del actual escenario económico, los buenos resultados obtenidos durante el último ejercicio han propiciado que la empresa de Irurtzun tome una decisión de calado: incrementar su flota en un 30 % –actualmente opera con 60 camiones– y cambiar la mayoría de sus cabezas tractoras en 2021. Esta operación les permitirá seguir apostando por alianzas con clientes “que a su vez están creciendo” y que se mantienen firmes en su empeño de seguir atravesando fronteras. Por motivos de proximidad, los mercados más importantes para Navanor Logistics en este momento son Francia, Reino Unido, Países Bajos, Bélgica, Alemania y, “en menor escala”, Italia. Eso sí, Alonso remarca con entusiasmo que, “de la mano de sus clientes”, la corporación cada vez va ganando más presencia en países de Europa del Este como Polonia, República Checa, Eslovaquia y Ucrania.

Las principales operaciones de Navanor se centran en Francia, Reino Unido, Países Bajos, Bélgica y Alemania, pero también está ganando presencia en Europa del Este.

Esa misma energía es la que también ha conseguido contagiar a un equipo “comprometido”. Tras incorporar a un nuevo integrante en 2020, son nueve personas las que trabajan en las áreas de Administración, Tráfico y Gerencia, siete de ellas mujeres.

La cifra resalta por sí sola dentro de un sector muy masculinizado, donde ellas “no suelen desempeñar cargos de gran responsabilidad”. Con la reestructuración de los horarios escolares como consecuencia del Covid-19, el teletrabajo se ha convertido en un gran aliado para su plantilla, sobre todo para las madres con niños menores de cinco años. De todas formas, Alonso cree que la presencialidad con garantías para la conciliación sigue siendo un terreno a conquistar en España, donde las mujeres “sí concilian, pero no desconectan”.

REINO UNIDO, UN DESTINO “COMPLICADO”

La dureza del trabajo, unida a la reivindicación por unos salarios más elevados, es precisamente uno de los aspectos que más influye en la escasez de chóferes disponibles para cubrir ciertos trayectos. Esta problemática se hizo especialmente visible en las últimas semanas de diciembre. La necesidad de transportar mercancías antes de que se materializara el Brexit con el fin de acumular ‘stock’, unido al bloqueo del Canal de la Mancha por parte del Gobierno francés, generaron un colapso entre Calais (Francia) y Dover (Reino Unido). Ante este escenario, que dejó a chóferes varados durante días en las carreteras, muchos transportistas se negaron a viajar.

La sede de la empresa dirigida por Marisa Alonso tiene su sede en Irurtzun.

La sede de la empresa dirigida por Marisa Alonso tiene su sede en Irurtzun.

Sin embargo, la flota de Navanor sí se mantuvo operativa en territorio británico, aunque también sufrió por el atasco registrado en la frontera. Alonso recuerda un episodio concreto, en el que “un gran profesional que solo había pedido estar en casa para Nochebuena” se quedó varado y no pudo retornar a la Comunidad foral hasta una semana después de Navidad: “Lo acompañamos en todo lo que pudimos y, cuando regresó, tuvo vacaciones hasta Reyes”.

“Las compañías grandes tienen unas necesidades que ninguna de las empresas de logística en Navarra podría cubrir por sí sola. Por eso es necesario crear sinergias”. 

Sin perder el optimismo que la caracteriza, la CEO de Navanor Logistics estima que, lejos de tratarse de un caso aislado, el problema en la frontera con Reino Unido solo está comenzando.

Ya se trataba un destino “complicado” antes de su salida de la Unión Europea porque, “por temas administrativos, hay un perfil de chófer procedente de países extracomunitarios que no podía acceder al territorio”. El incremento de los trámites obligatorios después del Brexit y la consecuente pérdida de productividad hacen que “no haya más remedio” que incrementar sustancialmente los costes.

No es este el único reto que enfrenta el transporte y la logística en la actualidad. La “creciente” tendencia hacia la burocratización en el sector provoca que los países comunitarios aprueben normativas por su cuenta, “que entorpecen y añaden costes sin aportar valor”. Por eso, Alonso reclama que se impulse una legislación homogénea aplicable a todos los Estados miembros de la Unión Europea.

Ante este panorama, la directiva saca “el espíritu de consultora” que lleva dentro y señala una de las debilidades a corregir en el sector de la logística navarra: la tentación de ver, en el rostro del vecino, a un enemigo. Los “miedos y recelos” deben dar paso a una visión amplia que genere sinergias: “Las compañías grandes tienen unas necesidades que ninguna de las empresas de logística en Navarra podría cubrir por sí sola. Me da pena que esos trabajos se los lleven organizaciones de fuera, cuando aquí lo podríamos hacer igual de bien o mejor si formáramos una plataforma colaborativa”.

Entra aquí para saber más sobre la empresa en Navarra.


To Top