miércoles, 20 enero 2021

Salud y los hosteleros se enzarzan tras la “ruptura del diálogo”

Este miércoles, la consejera Santos Induráin afirmó que su departamento no había recibido ninguna comunicación sobre la ruptura de las conversaciones anunciada veinticuatro horas antes por los hosteleros, en declaraciones a NavarraCapital.es. Incluso dijo que, por la mañana, había habido contactos con representantes del sector. Pero la Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería (Anapeh) y la Asociación de Hostelería y Turismo de Navarra (AEHN) desmintieron oficialmente este extremo y añadieron que ni siquiera existe una fecha convocada para una nueva reunión con Salud Pública.

Gorka Moreno
Pamplona - 2 diciembre, 2020

En la manifestación del martes, los hosteleros escenificaron la entrega de las llaves de sus locales a Induráin. (Foto: Maite H. Mateo)

La consejera de Salud, Santos Induráin, dijo recibir con “un poco de sorpresa” el anuncio realizado este martes por la presidenta de la Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería (Anapeh), María Ángeles Rodríguez, y un representante de la Asociación de Hostelería y Turismo de Navarra (AEHN). En declaraciones a NavarraCapital.es, ambos comunicaron su decisión de “romper el diálogo” con Salud Pública. Una noticia que, tras la polémica suscitada, trató de suavizar la presidenta de este segundo colectivo, Ana Beriáin: “No sé si me atrevería a decir que se han roto las conversaciones, es que tampoco ha habido muchas”. La falta de consenso a nivel interno en este sentido quedó de manifiesto.

Santos Induráin: “No hemos recibido ninguna notificación con esa expresión (de ruptura del diálogo). Esta mañana, ha habido contacto de representantes del sector con Salud.

“No es lo que se nos ha transmitido. No hemos recibido ninguna notificación con esa expresión (de ruptura del diálogo). Esta mañana, ha habido contacto de representantes del sector con el Departamento de Salud. No creo que sea una realidad”, apuntó la consejera de Salud tras la sesión de Gobierno del miércoles, a pesar de que no facilitó los nombres de dichos responsables.

Horas después, sus palabras provocaron la indignada respuesta de Anapeh y AEHN, esta vez unánime. En un duro comunicado, acusaron directamente a Induráin de haber mentido a la ciudadanía. “No es cierto que haya habido ese contacto con representantes del sector. No tenemos ni fecha para una reunión, en la que de todos modos no nos dejan negociar nada. Porque la postura del Gobierno de Navarra en tales reuniones se limita a comunicarnos las decisiones que previamente ha tomado sin escuchar nuestras demandas y necesidades ni valorar otras alternativas, como las que ya se están adoptando en todas las autonomías”, denunciaron.

Anapeh y AEHN: “No es cierto que haya habido ese contacto con representantes del sector. No tenemos ni fecha para una reunión, en la que de todos modos no nos dejan negociar nada”.

Por otro lado, Induráin indicó que aún es pronto para valorar si la apertura de las terrazas está teniendo alguna incidencia en el número de contagios por Covid-19 y no dio ninguna fecha aproximada de cuándo podrán abrirse los interiores de bares y restaurantes. Una vez más, supeditó la desescalada de los locales a la evolución de la situación sanitaria: “Estamos analizando los indicadores epidemiológicos. No sabemos si la evolución de estos va a ser muy rápida o más lenta. Esa es la base sobre la que trabajamos. La orden foral tiene su finalidad, habría que renovarla el 16 de diciembre. Pero siempre ponemos en la propia orden que habrá que ver la evolución de los indicadores epidemiológicos”.

La indefinición de la consejera también provocó la réplica airada de las asociaciones hosteleras. “Nos trasladan que trabajan siempre sobre datos epidemiológicos. Sobre esa base, ¿podemos concluir que mientras exista riesgo de contagio van a mantener cerrada la hostelería?, ¿hasta cuándo?, ¿dónde esta el límite?, ¿aunque haya solamente diez contagios al día?, ¿hasta que estemos todos vacunados? Hay que hacer frente a la pandemia, de acuerdo, pero no a costa de arruinarnos”, cuestionaron.

TRAMITACIÓN DE LAS AYUDAS

El pasado 24 de noviembre, el Gobierno foral dijo en un comunicado oficial que el Departamento de Desarrollo Económico y Empresarial resolvería las peticiones de ayudas directas a la hostelería, cuyo importe total asciende a 20 millones de euros y que empezaron a solicitarse este martes, “por orden de llegada”. Pero tras la sesión de Gobierno, el vicepresidente primero de Navarra, Javier Remírez, cambió de criterio radicalmente: “No importa el orden de llegada. Van a entrar todas las solicitudes hasta el día 15”.

Javier Remírez: “No importa el orden de llegada (de las peticiones de ayudas). Van a entrar todas hasta el día 15″.

En la primera jornada para tramitar las ayudas, se contabilizaron 1.782 peticiones hasta las 21:30 horas, de las que 255 (el 14 %) se vieron afectadas por los problemas técnicos registrados a lo largo de la mañana en la web del Gobierno navarro (deben presentarse de manera telemática, a través de la ficha correspondiente, en el catálogo de trámites de dicho portal). Remírez especificó que la solución llegó en torno a las 13:00 horas y que todo se debió “a la confusión entre el NIF y el CIF”. “Ya se está contactando con los afectados para regularizar su situación”, aseguró.

A pesar de que las asociaciones de hosteleros siguen exigiendo “un plan de rescate serio”, el vicepresidente primero defendió una vez más las ayudas concedidas a estos negocios, aunque dijo entender el malestar de los empresarios y trabajadores. Y, para hacerlo, no solo se refirió a los 20 millones de euros en subvenciones directas, sino también a las prestaciones nacionales fruto de los ERTE (según él, la hostelería regional “se benefició con 37,06 millones de euros”, el 23 % de los 162 millones destinados a este fin en la Comunidad foral); a los 5 millones recibidos por autónomos del sector, dentro de la convocatoria lanzada por el Ejecutivo navarro para los profesionales por cuenta propia (concedió 24 millones en total); o a los avales gestionados en la región (de los 140 millones formalizados, 12,6 corresponden a negocios de hostelería), entre otras medidas.

Anapeh y AEHN: “Suponemos que en el Gobierno de Navarra saben que las prestaciones de los trabajadores en ERTE son un derecho de los trabajadores, no una ayuda”.

El análisis de Remírez en este punto terminó por encender los ánimos de los representantes de Anapeh y AEHN. “Esto es directamente para echarse a reír o a llorar de rabia e impotencia. Meter en esa cifra los 37 millones a trabajadores de la hostelería (por los ERTE) es manipular a sabiendas. Suponemos que en el Gobierno saben que las prestaciones de los trabajadores en ERTE son un derecho, no una ayuda. Es un insulto a la inteligencia”, enfatizaron.

Así mismo, respecto a los 5 millones en ayudas al autónomo hostelero, “aproximadamente la mitad” de los profesionales por cuenta propia del sector se quedaron excluidos “por diferentes motivos”. Entre estos, citaron “algunos tan lógicos o justos como estar en situación de baja por incapacidad o de baja maternal en el momento en que se decretó el estado de alarma, así como por los ingresos de la pareja”.

Sobre los avales, los colectivos insistieron en que tampoco deben computar como ayudas. “Pueden servir para obtener un préstamo, de acuerdo, pero ese préstamo hay que devolverlo”. Y, por último, las dos asociaciones aseveraron que “una importante cantidad” de hosteleros no podrán recibir una parte de los 20 millones habilitados en ayudas directas, debido a “los requisitos y supuestos no contemplados” en la convocatoria: los que “por una razón u otra” no fueron beneficiaros de las ayudas a los autónomos en los casos de negocios que tributan por módulos porque, por ejemplo, estaban de baja por incapacidad o solicitaron ayuda de autoempleo en 2020; los que superan los seis millones de facturación anual; quienes han cambiado su “forma jurídica”; las empresas de actividades; los distribuidores de comida…

Entra aquí para leer más sobre el impacto del coronavirus en Navarra.

 


To Top