martes, 16 agosto 2022

TedCas duplica su plantilla en un año para afrontar nuevos proyectos

Instalada en la Comunidad foral desde 2013, la 'startup' capitaneada por el ingeniero Jesús Miguel Pérez experimentó un aumento significativo de su plantilla durante el anterior ejercicio y tiene planes de seguir creciendo. "El año pasado éramos cinco o seis, en la actualidad somos doce y tenemos previsto contratar a otras dos personas", desglosa el fundador de la empresa a Navarra Capital. Actualmente, la firma tiene entre sus clientes a empresas como KYB, Volkswagen Navarra, Rockwool Peninsular y SKF y participa en un proyecto puesto en marcha por Telefónica España y la multinacional Boston Scientific. En el marco de esta iniciativa, TedCas ha desarrollado una solución que da cobertura a hospitales de Europa, África y Oriente Medio y dotará de tecnología al Centro de Soporte Clínico Remoto (RhythmCARE).

Cristina Mogna
Pamplona - 27 julio, 2022

Jesús Miguel Pérez es el CEO y fundador de TedCas, dedicada al desarrollo de soluciones tecnológicas. (Foto: Víctor Ruiz)

La empresa TedCas, con sede en Pamplona y proveedora de desarrollos tecnológicos en los sectores médico e industrial, participa en un proyecto capitaneado por Telefónica España y Boston Scientific. La compañía de telecomunicaciones y la firma de ingeniería biomédica y biotecnológica -que a su vez es fabricante de dispositivos médicos- se han aliado para implementar una solución basada en el 5G que facilite la labor de profesionales sanitarios durante procedimientos en pacientes con problemas cardíacos. Este desarrollo dará cobertura a hospitales de Europa, África y Oriente Medio y dotará de tecnología al Centro de Soporte Clínico Remoto (RhythmCARE) de la multinacional estadounidense, que se ubicará en Madrid.

Tras competir “con empresas de Estados Unidos y otras zonas”, la startup invertida por Wayra y participada por Sodena fue finalmente elegida para desarrollar el dispositivo que permite recoger la información técnica registrada en diferentes sistemas médicos y enviarla después a técnicos especialistas instalados en la capital española. “Nuestro aparato -explica Jesús Miguel Pérez, fundador y CEO de TedCas, a Navarra Capital– posibilita recoger vídeos de hasta ocho equipos distintos del quirófano, transmitir audio y dar un soporte total. El técnico que está en Madrid puede ver hasta seis pantallas distintas y controlar los equipos en remoto sin necesidad de trasladarse, mejorando la eficiencia y reduciendo el tiempo y la huella de carbono”.

De una “versatilidad tremenda”, Pérez asegura que la iniciativa se irá implementando “poco a poco” en distintos hospitales de la región de EMEA y “muy pronto”, además, dará el salto hacia la industria. “El proyecto se ha puesto en marcha en cuatro meses y está funcionando muy bien. Tenemos un plan de expansión de este producto hacia muchas otras áreas y, de hecho, ya estamos hablando sobre esto con una empresa vasca que tiene una planta en China“.

Jesús Miguel Pérez (TedCas): “Tenemos un plan de expansión de este producto hacia muchas otras áreas y, de hecho, ya estamos hablando sobre esto con una empresa vasca que tiene una planta en China”.

Este es uno de los últimos hitos conseguidos por TedCas, que entre 2018 y 2021 albergó sus instalaciones en el Vivero de Innovación del Centro Europeo de Empresas e Innovación de Navarra (CEIN) y que durante el pasado ejercicio duplicó su plantilla. “Estamos creciendo orgánicamente. El año pasado éramos cinco o seis, en la actualidad somos doce y tenemos previsto contratar a otras dos personas. Muchos entran con un programa de becas y se crea mucho sentimiento de equipo”, desglosa Pérez.

Aunque el grueso de sus empleados reside en la Comunidad foral, dos de ellos desarrollan su actividad desde el País Vasco, otro de ellos trabaja desde la delegación de la empresa en Cantabria y el último lo hace desde Madrid.

Creada en Santander y enfocada originalmente al campo de la biomedicina, en 2013 TedCas dio el salto a Noáin. Dos años más tarde amplió sus líneas de actividad, adentrándose así a a trabajar con sectores como el de automoción y la aeronáutica. Desde entonces mantiene sus dos áreas -la médica y la industrial- y ha conseguido amasar una cartera de clientes entre los que figuran Rockwool Peninsular, Aernova, ITP Aero, SKF Española, BSH Electrodomésticos España y Volkswagen Navarra, entre otros. Tras conseguir entrar “por primera vez” en China durante el pasado ejercicio, la empresa mantiene hoy en día relaciones comerciales con clientes procedentes de once países distintos.

PROYECTOS RECIENTES

En la actualidad, la startup está desarrollando un sistema para la planta de KYB en Ororbia (Navarra), así como otro de reconocimiento de voz para el Grupo Cosmos liderado por Alejandro Jiménez, uno de los trabajadores más jóvenes del equipo. Por otra parte, TedCas prevé formar “próximamente” un acuerdo para llevar sus soluciones a institutos de Formación Profesional. “La idea es que nuestra plataforma permita a los alumnos diseñar programas de Inteligencia Artificial, reconocimiento de voz y control remoto de robots colaborativos”, avanza Pérez.

Recientemente, la compañía fundada y dirigida por Pérez participó junto a Fundación Aspace, ADItech, NAITEC y las empresas MMAEN, TID, NNBI y Volkswagen Navarra en la creación de AiRob, un robot que busca ayudar a los trabajadores con diversidad funcional en las fábricas. “Una de las cosas de trabajar con personas que tienen algún tipo de limitación es que te llevan a conseguir una exigencia tecnológica que no tienes en otros entornos. Esto hizo que tuviésemos que mejorar mucho nuestro sistema de reconocimiento de voz, para adaptarnos y reconocer así palabras pronunciadas por gente con dificultades de dicción, por ejemplo. Fue un desafío superchulo”, rememora el CEO de TedCas.

Además, la firma está implementando una plataforma de ayuda virtual en el Hospital Universitario de Navarra, llevado a cabo en colaboración con las propias enfermeras del centro. El proyecto, que forma parte del Trabajo de Fin de Máster (TFM) del estudiante Javier Mérida, nació de una necesidad detectada por el propio colectivo. “Ellas tenían un problema: rotan mucho de especialidad, reciben a profesionales de otros hospitales y a alumnos en prácticas que no saben de memoria dónde están los instrumentos dentro de los quirófanos. Empezó en el Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología, pero les ha gustado tanto que ellas mismas lo están llevando a otras áreas”, concluye.

Entra aquí para leer más sobre innovación en Navarra.


To Top