jueves, 13 mayo 2021

“Todavía estamos muy a tiempo de salvar muchos sectores”

Iñigo Fernández de Mesa, vicepresidente de la CEOE, visitó Pamplona para participar en un encuentro de APD Navarra. Tras el acto, concedió una entrevista a Navarracapital.es, en la que se mostró convencido de que la vacunación abrirá la vía de la reactivación económica antes del verano. De hecho, apuntó que el sector industrial, clave para la Comunidad foral, ya se encuentra en niveles preCovid-19 "en muchas áreas". Eso sí, también tiró de crítica al señalar que el país debe aprovechar la crisis actual para acometer reformas de calado y reclamó la puesta en marcha "cuanto antes" de las ayudas prometidas por Pedro Sánchez.

Iranzu Larrasoaña
Pamplona - 10 marzo, 2021

Íñigo Fernández de Mesa visitó Pamplona para participar en un encuentro empresarial. (Foto: cedida)

Íñigo Fernández de Mesa, vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), visitó Pamplona el pasado viernes para analizar los retos a los que se enfrenta la economía española y dar las claves que, a su juicio, dirigirán los pasos hacia la reactivación económica tras la pandemia del Covid-19.

Ex secretario de Estado de Economía en el Gobierno de Mariano Rajoy entre 2014 y 2016, Fernández de Mesa charló sobre estos y otros temas con NavarraCapital.es, poco después del encuentro que mantuvo con importantes representantes del tejido productivo local. Miembro del Cuerpo Superior de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado, huyó de los mensajes catastrofistas en todo momento e incidió en la importancia de activar ya las ayudas directas a las empresas anunciadas recientemente por el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

“A pesar de que la crisis del Covid-19 está siendo muy dura, tenemos la oportunidad de hacer las reformas que necesita el país y de utilizar los fondos europeos de forma eficiente”.

Este viernes, dio algunas claves para la reactivación económica. En una época tan turbulenta como la que vivimos, ¿podría sintetizar cuáles cree más importantes?
El mensaje que he querido transmitir es que tenemos una buena oportunidad, a pesar de que la crisis del Covid-19 está siendo muy dura, para hacer las reformas que necesita el país y para utilizar los fondos europeos de forma eficiente, así como para modernizar las empresas españolas. Existen tres grandes retos muy claros. En primer lugar, tenemos una tasa de paro muy elevada, por lo que recobrar el empleo es fundamental. El segundo reto es el déficit público. Aunque España no tendrá que cumplir el Pacto de Estabilidad con la Unión Europea hasta el año 2023, en algún momento tendrá que ajustar las cuentas públicas.

¿Alguna más?
Por otro lado, me preocupa el envejecimiento de la población porque, en los próximos años, vamos a ver un incremento en la presión en pensiones y en la sanidad. Hay que ir pensando en cómo reactivar las cuentas públicas a medio plazo y considero que se debería de llevar a cabo a través de una mayor eficiencia en el gasto, o lo que es lo mismo, ofrecer los mismos servicios con más calidad, pero gastando menos. En esa línea, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estima que, si tuviéramos la misma eficiencia que la media de los demás países que pertenecen a este organismo, podríamos ahorrarnos un 14 % del presupuesto.

“En algún momento, España tendrá que ajustar las cuentas públicas”.

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España reclamó el miércoles ayudas directas para las empresas y no quitas de sus deudas. ¿Está de acuerdo con esta petición? ¿Hasta qué punto es importante el respaldo del Banco de España para las organizaciones empresariales?
El Banco de España es una institución independiente, que hace juicios muy acertados en muchos casos. En este concreto, apoyamos completamente estas valoraciones. De hecho, lo comenté también en la charla. En aquellos países que han puesto en marcha ayudas directas a las empresas, el impacto de la pandemia ha sido mucho menor. Alemania, Francia o Italia han instaurado un sistema de apoyo a las empresas que se han visto afectadas por el Covid-19. Pero esto no es un problema de liquidez. Cuando una organización cierra durante un año y tiene que pagar gastos fijos, no ingresa. En Francia, por poner un ejemplo, se ha optado por pagar parte de la caída de las ventas. Pienso que muchos de los créditos ICO que se dieron en marzo tenían que haber sido ayudas directas a empresas porque estas van a ser fundamentales para que, cuando la pandemia se quede atrás, muchas compañías puedan volver a producir.

En esa línea, el Gobierno central anunció hace unos días un fondo de 11.000 millones de euros para ayudar a negocios de sectores como el turismo, la hostelería o el pequeño comercio. El debate ahora se centra en qué parte de ese dinero se destinará a ayudas directas no reembolsables. Un tema que está generando tensiones internas en el Gobierno central. ¿Estamos a tiempo de recuperar estos sectores?
Hubiera sido mejor tenerlas antes, pero estamos todavía muy a tiempo de recuperar muchos sectores. Eso sí, sería conveniente ponerlas en marcha cuanto antes para que seamos capaces de aprovechar el tirón cuando la economía empiece a recuperarse.

Parece que las ayudas no se activarán hasta bien entrado el segundo trimestre. ¿Ha recibido la CEOE información oficial sobre cuándo se harán efectivas y los requisitos que deberán cumplirse para acceder a ellas?
No, no hemos recibido ninguna noticia y tampoco tenemos pistas de por dónde podrían ir esas ayudas. No obstante, desde la CEOE estaremos encantados de colaborar y de dar ideas para que tengan un impacto positivo.

“Muchos de los créditos ICO que se dieron en marzo tenían que haber sido ayudas directas a empresas”.

Aunque los periodos de carencia y vencimiento de los créditos ICO se han ampliado, algunos bancos ya han alertado de un aumento exponencial de la morosidad en los próximos meses. ¿Nos vemos abocados a un escenario de impagos masivos en el futuro?
Bueno, efectivamente, el Banco de España cree que un 20 % de empresas están en riesgo de insolvencia y han desaparecido 45.000 organizaciones. Las empresas son las grandes perjudicadas de esta crisis. De ahí que sea muy importante que la vacunación se lleve a cabo cuanto antes y dar ayudas directas para aquellos negocios que han tenido que cerrar por el bien común. De hecho, aquellos países que han dedicado mayor dinero de su presupuesto a estos temas han tenido un impacto mayor en el crecimiento.

Son muchas las voces en el tejido empresarial y entre los directivos que abogan por ser más selectivos a la hora de conceder ayudas para poder apostar por empresas viables y evitar mantener organizaciones zombies. ¿Comparte esta opinión?
Hay muchos países que ya están poniendo en marcha ayudas vinculadas a que las empresas continúen con la actividad y con el empleo o dan compensaciones. Hay muchas estrategias y ayudas directas que se pueden vincular para apoyar a las empresas viables.

El 31 de mayo finaliza la prórroga de los ERTE. ¿Es partidario de pedir otra prórroga? ¿Hasta cuándo?
Los ERTE son necesarios y dan estabilidad. Al final, un ERTE es un bien para todos porque la alternativa, muchas veces, es un ERE. Dicho esto, pienso que a ningún empresario le gusta tener a sus trabajadores en ERTE, quiere emplearlos y que se pongan a trabajar. Por eso, cuanto antes se normalice la economía y no hagan falta los ERTE, mejor.

“Al final, un ERTE es un bien para todos porque la alternativa, muchas veces, es un ERE”.

En Navarra ya se están produciendo varios procesos de ERE. Ahora que muchas organizaciones cumplen medio año desde que dieron por finalizados sus ERTE, el periodo marcado como mínimo para comenzar a aplicar despidos, ¿vislumbra una oleada de ERE?
Los ERTE, sin duda alguna, han servido para preservar parte de ese empleo. Hay sectores que no han recuperado los niveles de actividad previos al coronavirus. Por eso, es lógico que también haya empresas que planteen procesos de ERE. La economía funciona así. Lo que es importante es que esas personas sigan teniendo una oportunidad y ahí la formación va a tener un papel fundamental.

Esta crisis económica, al derivar de una sanitaria, no ha afectado por igual a todos los sectores. Por ejemplo, el sector agroalimentario es el único que ha crecido este año en exportaciones y en Navarra hemos informado de empresas que están ampliando sus turnos de producción y contratando a más personal. ¿Hasta qué punto va a tirar de la economía navarra y española?
El sector agroalimentario siempre ha sido muy importante y muy exportador. En Navarra es un sector muy puntero y que genera empleo. De todas formas, hay muchos sectores que no se han comportado del todo mal en esta crisis. Por ejemplo, el industrial está ya en niveles previos al Covid-19 en muchas áreas. Hay que tener en cuenta que esta es una crisis que fundamentalmente ha afectado a los servicios, como la hostelería el turismo o el ocio nocturno.

“Hay sectores que no han recuperado los niveles de actividad previos. Por eso, es lógico que también haya empresas que planteen procesos de ERE. La economía funciona así”.

También hemos visto un auge del sector tecnológico, que ha tenido que atender las nuevas necesidades generadas por la pandemia. En este sentido, Navarra ha pasado de tener 3.098 desempleados de menos de 25 años en febrero de 2020 a 5.180 este año. ¿Es más necesario que nunca potenciar las vocaciones STEM entre los jóvenes, especialmente entre las mujeres, donde sigue habiendo una importante brecha?
Para mejorar los datos de empleo, lo más importante es que haya empresas y que estas contraten. En ese sentido, en Navarra hay magníficas organizaciones. La digitalización es clave y para ello la formación es muy importante. Es cierto que España no sale muy bien parada en materia de habilidad en el manejo de las nuevas tecnologías. Los fondos europeos pretenden hacer especial hincapié en ese sentido. También es verdad que estamos a la vanguardia mundial en el desarrollo de redes como el 5G y las grandes empresas están muy digitalizadas. No ocurre lo mismo con la pequeña y la mediana empresa, por lo que hay que trabajar en ello.

¿Pueden estos sectores compensar las pérdidas de otros, como la hostelería o la aeronáutica, y reflotar la economía?
Lo lógico es que los sectores más afectados se vayan recuperando poco a poco. Como he mencionado antes, hay otros a los que la crisis les ha afectado menos. Esas tendencias estaban ahí antes del Covid-19, pero se han visto aceleradas. Los hábitos de consumo y comportamiento han cambiado y España está bien posicionada para fomentar estas nuevas tendencias.

“El sector agroalimentario siempre ha sido muy importante y muy exportador. De todas formas, hay muchos sectores que no se han comportado del todo mal. Por ejemplo, el industrial está ya en niveles previos al Covid-19 en muchas áreas”.

Parece que las administraciones públicas gozan de libertad para endeudarse en esta crisis. ¿Hasta cuándo podrán hacerlo?
Bueno, creo que hay que tener gasto público eficiente y efectivo. El dinero tiene que ir destinado al que realmente lo necesita. Por eso, el gasto público tiene que estar muy bien enfocado. Hay que apoyar a las personas y las empresas más afectadas. Los más castigados por esta crisis no han sido los pensionistas o los funcionarios, sino los empresarios que se han visto abocados al cierre. Y estos son claves para la recuperación económica.

La fábrica de Volkswagen en Landaben se postula como candidata para fabricar un coche eléctrico pequeño de la marca. ¿Cómo ve situada a la factoría navarra en esa carrera?
El hecho de que haya multinacionales que decidan instalarse en España para desarrollar el coche eléctrico significa que estamos en un país competitivo. Hay que aprovecharlo y dar facilidades para que esto ocurra, así como contar con una regulación adecuada. De lo contrario, no vamos a conseguir atraer empresas de la valía de Volkswagen.

“Espero que la presión sanitaria caiga y se puedan aliviar las restricciones de la movilidad antes del verano para que la temporada turística sea positiva”.

Nadie duda de que la recuperación depende de cómo avance la vacunación. Con los datos que tenemos, ¿se atreve a augurar una fecha para una recuperación sostenible en el tiempo?
La vacunación va a hacer que el número de hospitalizaciones caiga de forma significativa y eso, a su vez, llevará a que caiga mucho la presión y se puedan aliviar las restricciones de la movilidad. Espero que esto se produzca antes del verano para que la temporada turística sea positiva.

¿Cómo ve a Navarra en ese proceso?
Navarra tiene una gran ventaja porque es una región industrial y estas se han visto menos afectadas por las consecuencias económicas de la pandemia. Además, el consumo se va a recuperar con cierta rapidez porque la precaución ha llevado a que crezca de forma significativa el nivel de ahorro.

Entra aquí para leer más sobre el impacto del coronavirus en Navarra.


To Top